×
Red Internacional

El ministro de Economía tendrá actividades desde este jueves en Nueva York y luego viajará a Washington para continuar las negociaciones por la deuda con el FMI ¿Por qué mientras investigan el acuerdo con el Fondo se preparan para pagar todo el préstamo?

Matías Hof@HofMatias

Miércoles 17 de marzo | 22:56

El ministro de Economía, Martín Guzmán, partió este miércoles hacia Nueva York para iniciar una agenda de encuentros con el FMI (Fondo Monetario Internacional), el Banco Mundial y fondos de inversión. Son parte del plan del Gobierno para acordar con el organismo dirigido por Kristalina Georgieva un cambio en los plazos de pago del préstamo solicitado por Mauricio Macri. La discusión al interior del Frente de Todos es sobre si firmar con el FMI antes o después de las elecciones, insisten en que no pagar no es una opción.

Luego de pasar por New York (ciudad donde Guzmán vivió varios años), el ministro de economía tendrá reuniones oficiales en Washington: con el FMI, el titular del Banco Mundial, David Malpass y el del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone. Allí escuchará las condiciones exigidas para brindarle al Estado solo un respiro en su necesidad acuciante de dólares.

Guzmán viene de manifestar que: “Debemos actuar con responsabilidad, hace falta un acuerdo porque no tenemos los dólares para pagarle al Fondo, para hacer frente a los vencimientos”. Afirmó que hasta el momento deberían abonarse 2.700 millones de dólares al Club de París y otros 4.600 al FMI durante este año. Alberto Fernández había dicho que no había apuro en llegar a un acuerdo y anunció una investigación de todos los responsables del préstamo con la entidad que estaba bajo el mando de Christine Lagarde.

El encuentro con el Fondo será el 23 o el 24 de marzo, pudiendo coincidir con el aniversario del golpe genocida que inició la multiplicación de la deuda externa argentina. Gerry Rice, vocero del FMI, declaró: “Esa reunión tratará en cómo enfocar una mayor estabilidad para la economía de ese país basado en el crecimiento, apuntalado por el empuje del sector privado y tomando muy en cuenta a la población más vulnerable”, repitiendo el discurso de preocupación por los pobres que vienen teniendo en los últimos años. Sin embargo, las políticas de ajuste aplicadas en países como Costa Rica o Ecuador a pedido del FMI, son muy similares a las recetadas por el organismo para Argentina a lo largo de las últimas décadas.

Te puede interesar: Alberto: “Con la mitad de lo que hay que pagar al FMI podríamos construir 260 000 viviendas”

Alberto Fernández también se mostró orgulloso por iniciar una causa judicial contra Macri y funcionarios de su gestión por las ilegalidades en el proceso que derivó en el otorgamiento del préstamo por parte del FMI. Además de haber puesto como novedad una querella que ya existía hace más de un año, su discurso choca con la decisión concreta de devolver hasta el último dólar al Fondo, pese a que las familias trabajadoras no recibieron ni uno sólo.

El Gobierno se niega a utilizar la doctrina internacional de la deuda odiosa que permitiría realizar desconocimiento soberano, liberando al país de la estafa perpetrada por el macrismo. Según la misma, las deudas tomadas en perjuicio del pueblo, con complicidad de los acreedores, pueden ser desestimadas.

Como explica la legisladora del Frente de Izquierda, Myriam Bregman: “Esta doctrina ha sido usada por diversos países, desde México hasta el propio Estados Unidos. Pero algunos intentan señalar que se aplica solo para deudas contraídas por Gobiernos dictatoriales. Más allá de que eso en Argentina haría tambalear gran parte del endeudamiento que somete el país (porque la deuda contraída por la dictadura genocida se fue renegociando e integrando con los futuros préstamos), debemos señalar claramente que ese no es un requisito para aplicar esta doctrina. No importa el carácter de la administración que contrae la deuda, sino que de un lado haya un Gobierno que la utilizó en contra de los intereses de la nación (y vaya si lo hizo el macrismo) y que del otro lado se actúe con conocimiento de esa ilegalidad, cuestión que está clara porque contamos con el reconocimiento del FMI de que eran conscientes de que se violaba la propia legislación del organismo y que se quería beneficiar a Macri electoralmente. En el mismo período en que entraron USD 44 000 millones por el crédito del FMI, se fugaron unos USD 45 000 millones. Una vez más, no hay dudas: la deuda financió una política para enriquecer a unos pocos y empobrecer a las mayorías trabajadoras.”

En lugar de repudiar la deuda tomada por la dictadura de Videla a 45 años de su comienzo, el Gobierno envía a uno de sus principales funcionarios a reunirse con el FMI y el Banco Mundial que apoyaron y fueron cómplices de los genocidas. Una decisión política en sintonía a su oposición a la organización de una masiva marcha este 24 de marzo para continuar luchando contra los crímenes del golpe militar que desapareció a 30.000 compañeros para garantizar, entre otras cosas, el sometimiento del país a organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial.

También podes leer: Tu presencia es necesaria: este 24 de Marzo, seamos miles en las calles




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias