×
×
Red Internacional

El ministro de Economía defendió la reestructuración de la deuda con los especuladores, pero solo postergó la hipoteca. También el funcionario denunció el endeudamiento de Macri. Ni oficialistas, ni opositores patronales se hacen cargo de las consecuencias de pagar una deuda ilegal cuyas consecuencias recaen sobre la clase trabajadora.

Jueves 26 de agosto | 18:42
Foto: Télam.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso este jueves ante la Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda Exterior en el Congreso, en una reunión presidida por el senador José Mayans.

En el comienzo de su exposición, el ministro afirmó que “la deuda es un tema de fundamental importancia para el desempeño de la sociedad y nuestra economía”.

El funcionario señaló que cuando el Gobierno de Alberto Fernández asumió en diciembre de 2019 tenían "un endeudamiento insostenible en moneda extranjera. La carga de la deuda estrangulaba toda posibilidad de crecimiento económico y desarrollo".

El ministro se metió en el debate sobre quién endeudó más al país y señaló que durante los 4 años del macrismo, "el endeudamiento en moneda extranjera creció en más de 100 millones de dólares, que es de una enorme magnitud" y que vino junto "a un cambio de la composición de esa deuda en moneda -aumentó significativamente la participación de la deuda en moneda extranjera y bajó la local- y cambió la composición de los tenedores -crecieron los externos y bajaron los locales". Desde el macrismo y el oficialismo se acusan por el aumento de la deuda, pero todos coinciden en honrarla.

Te puede interesar: El Gobierno recibió fondos del FMI y los destinará a pagarle al mismo FMI

Además, Guzmán denunció que de los casi U$S 45 mil millones que ingresaron del préstamo FMI durante el gobierno de Macri, "21 mil millones fueron usados para pagar deuda insostenible y 24 mil millones financiaron la formación de activos externos". "Esos dólares se fueron todos", agregó. A pesar de que la deuda con el Fondo financió la fuga de capitales, el Gobierno está dispuesto a renegociar un nuevo acuerdo con el organismo que incluiría una reforma laboral, impositiva y un mayor ajuste fiscal.

Acuerdo con los lobos de Wall Street

El Ministro defendió la reestructuración de la deuda en moneda extranjera emitida bajo ley argentina y ley extranjera. Sin embargo, el acuerdo solo logró postergar la hipoteca. Los lobos de Wall Steet lograron arrancarle al ministro U$S 17.000 adicionales con respecto a la primera oferta de abril.

Sobre la reestructuración de la deuda con acreedores privados, Guzmán celebró que el alivio financiero fue de U$S 42.000 millones en 2024, y U$S 35.000 millones en período 2020-2030. Pero en su presentación el funcionario mostró un gráfico que revela cómo crecen los vencimientos de la deuda en moneda extranjera (ley local y ley extranjera) desde 2025, solo ese año, alcanza a U$S 7.300 millones. Entre 2025 y 2030 el país enfrenta vencimientos por U$S 50.800 millones. Para tener una dimensión del monto, representa el 93 % de las exportaciones del país del 2020. Esto sin considerar los pagos al FMI cuando se llegue a un acuerdo. Una mochila muy pesada.

Pacto con el Fondo

Guzmán también destacó la necesidad de alcanzar un acuerdo con el FMI pero "de manera equitativa" porque "los acreedores son responsables cuando un deudor entra en una situación insostenible". "Más que un buen acuerdo (con el Fondo) lo que necesitamos es un acuerdo sostenible", insistió.

Te puede interesar: El FMI contraataca: las condiciones del acuerdo que el Gobierno cerrará post elecciones

En tanto, el diputado oficialista Carlos Heller le dijo a Guzmán “usted habló de las responsabilidades compartidas. En todas las operaciones cuando hay un acreedor y deudor, hay una responsabilidad. No puede prestarle a un deudor insolvente que no le va a poder pagar”. El diputado agregó que “como esto lo vamos a tener que tratar en el Congreso, le digo ministro: nosotros necesitamos que en ese acuerdo que usted está trabajando y que estoy seguro que vamos a lograr, la otra parte también asuma un poco del costo de las responsabilidades compartidas”.

El ministro Guzmán le respondió “lo hemos manifestado, hay un asunto de responsabilidades compartidas. Tenemos que resolverle el problema a la Argentina entendiendo que hay que mirar hacia adelante sin olvidar el pasado”.

Si los acreedores son responsables, ¿por qué el Gobierno decidió reconocer la deuda sin realizar ninguna investigación? El préstamo con el FMI, como confirmó el exasesor de Trump Mauricio, Claver Carone, se impulsó para financiar la candidatura de Macri a su reelección. Así como también, el organismo permitió la utilización de reservas del Banco Central para financiar la fuga de capitales, algo que está prohibido en los propios estatutos del organismo multilateral. A pesar de estas irregularidades el Gobierno pactará un acuerdo de facilidades extendidas por diez años, una década bajo el régimen del FMI.

Un nuevo acuerdo con el FMI solo significará posponer los vencimientos unos años, pero seguirá la hipoteca de la deuda. El Gobierno ya ajustó jubilaciones y salarios públicos, eliminó el Ingreso Familiar de Emergencia para contentar al Fondo. Los costos de seguir pagando una deuda ilegal recaen sobre el pueblo trabajador. En esto no hay grieta, oficialistas y opositores patronales votarán un nuevo pacto con el Fondo en el Congreso, que implicará más ajuste y mayores penurias para los trabajadores y los sectores populares. Por eso, hay que rechazar el acuerdo con el FMI y movilizarse por el desconocimiento soberano de la deuda junto a un conjunto de medidas para reorganizar la economía a favor de las mayorías populares.

Te puede interesar: Deuda y dependencia: 7 mitos y verdades sobre su rol en el hundimiento del país




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias