×
×
Red Internacional

Crisis económica.  Guerra en Ucrania, seguridad alimentaria global y métodos extorsivos

La reaccionaria invasión de Rusia a Ucrania y las respuestas de las potencias imperialistas están preparando una catástrofe alimentaria de escala planetaria, que será pagada sobre todo por los países más pobres.

Domingo 29 de mayo | 16:19

En cuanto a las posibles consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, uno de los sectores que debe ser monitoreado cuidadosamente es el de la producción agrícola. De hecho, tanto Rusia como Ucrania son productores de primera clase mundial. Además, la guerra está golpeando duramente a este sector y se estima que alrededor de 20 millones de toneladas de semillas están bloqueadas en Ucrania.

De hecho, la fuerza naval rusa ha estado bloqueando los puertos ucranianos desde el comienzo de la guerra y ha logrado aislarlos del mundo. Sin embargo, recientemente hemos entrado en una situación muy delicada en la que se está acabando el tiempo ya que es necesario liberar la infraestructura de almacenamiento para dejar espacio para la cosecha de este año. Por lo tanto, existe un riesgo real de perder millones de toneladas de alimentos, lo que pondría en peligro la seguridad alimentaria de las poblaciones en varias regiones del mundo. Este chantaje "gangster" es un arma que el poder ruso ya no duda en utilizar en su guerra reaccionaria.

Rusia y Ucrania son responsables de casi un tercio de la producción agrícola mundial. Antes de la invasión rusa, Ucrania exportaba 4,5 millones de toneladas de productos agrícolas, o el 15 % de la producción mundial de maíz, el 12 % de la producción de trigo y el 50 % del aceite de girasol. Se estima que el precio del maíz ha subido un 28 % desde el inicio de la guerra y el del trigo, que había subido un 53 % desde principios de año, experimentó un aumento adicional del 6 % el 16 de mayo, después de que India anunciara una suspensión de las exportaciones tras condiciones meteorológicas desfavorables.

Sin embargo, este aumento de precios, consecuencia de la invasión rusa, en realidad no hace más que acentuar y acelerar la dinámica alcista de los precios de los productos agrícolas que se viene produciendo desde principios de año. Como decía un artículo de Foreign Policy a principios de marzo: "incluso antes del comienzo de la guerra, los mercados globales ya estaban bajo presión por la pandemia en curso y las sequías regionales, que están comprimiendo la producción y alimentando la inflación en todo el mundo. En los primeros meses de la pandemia, los precios del trigo subieron un 80%, según el Fondo Monetario Internacional. Los precios de futuros de trigo alcanzaron los 10,59 dólares el bushel (…), el precio más alto desde 2008”.

Esta situación ahora se ve agravada por la política rusa de bloquear los puertos ucranianos, impidiendo que su producción se venda en los mercados mundiales. Por lo tanto, millones de toneladas de semillas y productos agrícolas ucranianos están hoy bloqueados y la capacidad de almacenamiento del país está saturada. Pero el problema más importante es que en unas semanas debería comenzar el período de cosecha y si no se liberan las infraestructuras de almacenamiento y los puertos, la producción se perderá poniendo en peligro a millones de personas en todo el mundo.

Los líderes de las instituciones internacionales y los gobiernos son conscientes de los riesgos que esto podría implicar en términos humanitarios, pero también en términos económicos y sociopolíticos. António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, advirtió el 18 de mayo que los próximos meses amenazan "el espectro de una escasez mundial de alimentos" que podría durar años. El alto costo de los alimentos básicos ya ha elevado el número de personas que no tienen lo suficiente para comer, de 440 millones a 1600 millones. Casi 250 millones de personas están al borde de la inanición. Si, como es probable, la guerra se prolonga y los suministros de Rusia y Ucrania son limitados, cientos de millones más podrían verse empujados a la pobreza. El malestar político se extenderá, los niños sufrirán retrasos en el crecimiento y la gente morirá de hambre ”, se lee en un artículo reciente de The Economist.

Este bloqueo criminal de los puertos ucranianos es sin duda una de las únicas “hazañas” de las que puede presumir el ejército ruso durante su reaccionaria pero no menos desastrosa invasión de Ucrania. Lógicamente, ahora Putin está usando su ventaja en este campo para sacar concesiones a las potencias occidentales. Así, el gobierno ruso ya ha hecho saber que podría acceder a la petición de apertura de un “corredor humanitario” y el desbloqueo de puertos ucranianos a cambio de una flexibilización de determinadas sanciones.

Todo esto está sujeto a regateos obscenos. Como podemos leer en el Wall Street Journal, La idea de que Rusia abra puertos en el Mar Negro a cambio de exenciones de sanciones ya ha sido planteada por el secretario general de la ONU, António Guterres, quien ha sugerido que podrían levantarse los embargos sobre las exportaciones de fertilizantes de Moscú y Bielorrusia (...) Si se adopta la propuesta de la ONU para reducir las sanciones a los fertilizantes rusos y bielorrusos podría ayudar a aliviar la actual crisis de precios de los alimentos. Las sanciones a fertilizantes como la potasa, de los cuales Rusia y Bielorrusia son el segundo y tercer mayor proveedor del mundo, respectivamente, han ayudado a elevar sus precios. Por lo tanto, los agricultores repercutieron el costo de estos fertilizantes o usaron menos, lo que redujo el rendimiento de los cultivos en tiempos de escasez”.

Sin embargo, estas negociaciones tropiezan con la oposición de ciertos gobiernos occidentales que prefieren pensar en alternativas como que los cargueros sean escoltados por barcos de la OTAN, en particular los de Turquía, que tienen derecho ilimitado a navegar en las aguas del Mar Negro. Sin embargo, esto implicaría que Ucrania retire las minas que ha esparcido alrededor de sus puertos para evitar un ataque ruso, pero también para evitar las minas que las propias fuerzas rusas han colocado cerca de las aguas ucranianas. Otros funcionarios de los estados miembros de la OTAN temen enfrentamientos con la fuerza naval rusa, lo que podría tener consecuencias aún más dañinas. Estas son básicamente las mismas reservas que frente a la imposición de una zona de exclusión aérea solicitada por Kyiv al comienzo del conflicto.

Precisamente las autoridades de Kyiv parecen mantener su posición "dura" frente a Rusia, incluso en este terreno. Así, su ministro de Exteriores, Dmytro Kuleba, declaró que ante este “súper problema” había una solución militar: “derrotar a Rusia”; luego insistió en enviar armas pesadas para el ejército ucraniano: "Si recibimos aún más apoyo militar, podremos hacerlos retroceder (...) para derrotar a la Flota del Mar Negro y desbloquear el paso de los barcos". También revela la dificultad de encontrar rutas y medios de transporte alternativos para las exportaciones agrícolas. De hecho, el transporte ferroviario a otros puertos de la UE se complica por el hecho de que el ancho de vía de los rieles ucranianos es diferente al de los ferrocarriles europeos. El transporte por carretera parece ser una alternativa, pero muy limitada por la falta de disponibilidad de camiones, puestos aduaneros, demoras adicionales (que aumentan aún más los costos), entre otras cosas. A todo ello hay que añadir el hecho de que, según las autoridades ucranianas y la OTAN, Rusia ha concentrado sus ataques en las últimas semanas en infraestructuras ferroviarias, puentes, silos hangares.

Vemos la naturaleza totalmente reaccionaria del régimen de Putin, que utiliza verdaderos "métodos extorsivos" para obtener ganancias "jugando" con la comida de millones de personas en todo el planeta. Pero todo esto no puede hacernos olvidar que, a pesar de los discursos hipócritas de hoy, la política reaccionaria de sanciones contra Rusia implementada por las potencias imperialistas tiene exactamente la misma lógica: chantajear las necesidades de las poblaciones. Inevitablemente, la prolongación de la guerra conduce a situaciones nefastas como la que se desarrolla actualmente.

Y las consecuencias pueden ser muy graves para cientos de millones de personas no solo en los próximos meses sino durante los próximos años. En efecto, la seguridad alimentaria de los trabajadores y los sectores populares de los estados más pobres ya se encuentra bajo presión por las consecuencias de la pandemia y el calentamiento global, de los cuales las corporaciones imperialistas son las principales culpables. La guerra de Ucrania y sus consecuencias acentúan este drama, que al final es resultado directo del normal funcionamiento del sistema capitalista.

Como venimos diciendo desde el inicio de la guerra, si no surge una alternativa independiente, de clase, guiada por los intereses de los trabajadores y los sectores populares, y no al lado de los bandos reaccionarios que combaten esta guerra, estos estancamientos económicos sólo se repetirán y profundizarán, amenazando al mundo entero con un abismo de barbarie y sufrimiento.

Para hacer frente a la amenaza que pesa sobre cientos de millones de personas en el mundo, el movimiento obrero debe luchar para detener la agresión rusa, sin confiar en la OTAN y en Zelensky, pero también exigir la expropiación de los grandes terratenientes de Ucrania y Rusia, así como del agronegocio y de todos los especuladores con el hambre de los pueblos para poner el sector bajo control obrero y planificar la producción en función de las necesidades alimentarias del mundo.

Artículo original en Révolution Permanente.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias