Sociedad

CONURBANO BONAERENSE

Guernica: “Lo único que pedimos es el derecho a alimentarse para todas estas familias”

En el marco de la cuarentena y el aumento de la pobreza, el comedor “Lágrimas de hoy, sonrisas del mañana” no llega a cubrir la demandada alimentaria en el barrio Villa Numancia.

Sandra Saucedo

Trabajadora de casas particulares

Nacho Vitulli

Estudiante de Ciencias Políticas - UNLa . Juventud del PTS

Martes 28 de abril | 19:15

Día a día empeoran las condiciones de vida de miles de familias; cada vez más se ven imposibilitadas de cubrir su alimentación y deben recurrir a comedores o a buscar bolsones de productos. Esto se ve reflejado en que cada vez son más las personas que buscan un plato de comida fuera de sus hogares. La ayuda que brinda el Estado es insuficiente.

Desde que empezó la cuarentena se profundizó la crisis por el parate económico, agravada aún más por el pago de la deuda externa. Nuestro medio viene recibiendo decenas de denuncias por falta de alimentos en todo el país, principalmente desde el conurbano de la Provincia de Buenos Aires. Se trata de una de las zonas más golpeadas por los contagios de Covid-19, que viene a agravar la situación de décadas de pobreza, hacinamiento, desempleo y pésimas condiciones de salud. Reflejamos esto en varias notas publicadas anteriormente, como en zona sur, oeste y zona norte.

Una colaboradora del comedor “Lágrimas de hoy, sonrisas del mañana” ubicado en el barrio de Villa Numancia -donde concurren alrededor de 40 familias todos los días- se comunicó con La Izquierda Diario planteando que no dan abasto con la creciente demanda alimentaria. El gobierno nacional se negó a proveer de más raciones.

En palabras de quien realizó la denuncia: “Ya no sabemos qué hacer, cada día llega más gente, ayer nos quedamos sin comida, más de 8 familias se quedaron sin alimento porque no nos alcanzó”. Esta colaboradora participa en la ONG local DAMI que ayuda a más de 400 familias y comentó que llamaron al Ministerio de Desarrollo “para pedirle más raciones y nos dijeron que no, porque los alimentos secos que nos enviaron el 6 de abril deberían de alcanzar; pero mandaron 2.000 Kilos nada más, y son más de 400 familias que debían recibir un bolsón de mercadería con 13 productos, no alcanza para tanta gente (…) Desde el Ministerio nos dijeron que no porque supuestamente las familias reciben ayuda social, pero no es así, en el barrio la mayoría de las personas que acuden al comedor son inmigrantes, no tienen DNI y no pueden acceder a la ayuda social. En el comedor tampoco tenemos acceso al agua, ni a una cocina para poder cocinar los alimentos, todo es a fuego en el patio”. “Lo único que pedimos es el derecho a alimentarse para todas estas familias, ya no sabemos a quién acudir”, aseguró.

Al preguntar si el comedor recibía alguna ayuda desde el municipio y la gestión de Blanca Cantero relató que no contaban con ayuda, y que cuando quisieron acercarse a la Municipalidad les dijeron que “iba a permanecer cerrada por la cuarentena”. Agregó que “en campaña se han acercado a prometernos cosas desde distintos espacios, pero luego de las elecciones nunca más vino nadie”.

El gobierno estima que con la pandemia y la crisis económica los niveles de pobreza podrían llegar a un 50% (similares a los del 2001); el mismo presidente Alberto Fernández planteó una falsa dicotomía al decir que "prefiere tener el 10% más de pobres y no 100 mil muertos en Argentina”. ¿Por qué no 10% menos de ricos con tal de salvar miles de vidas? Según los últimos datos recabados por este medio en muchos comedores la demanda de alimentos llegó a triplicarse, y el propio Ministerio de Desarrollo reconoce que alrededor de 11 millones de personas estaban solicitando ayuda alimentaria hasta hace una semana atrás.

Te puede interesar: Un cuarto de la población: casi once millones de personas piden comida en Argentina

Kicillof, gobernador de la Provincia de Buenos Aires, dijo que duplicará el presupuesto por cada niño de $25 a $50 por día. ¿Quién podría comer algo con ese monto y qué calidad nutricional tendría? Ante esta crisis alimentaria el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) presentó una medida cautelar acompañada por el diputado provincial del Frente de Izquierda Unidad Claudio Dellecarbonara. Esta cautelar exige al Estado provincial la provisión de bolsones de alimentos, así como también de elementos de higiene y limpieza.

Ante el crítico panorama de lo que se está viviendo es sumamente necesario un salario de cuarentena de $30.000 para todas y todos aquellos que tengan que cumplir aislamiento y no tengan acceso a una licencia laboral paga. Dicho salario también debe extenderse a las y los jubilados que perciban menos de ese monto. Los recursos estarán al alcance de la mano si se cobra un impuesto progresivo del 3% a las grandes fortunas y ricos del país; con ese impuesto se podría garantizar un salario de cuarentena para 7.000.000 de personas. También se podría realizar un plan de obras públicas fundamentales para la prevención de la extensión de la pandemia y su correcto tratamiento.







Temas relacionados

Comedores populares   /    Presidente Perón   /    Crisis alimentaria    /    Guernica   /    Alimentos   /    Claudio Dellecarbonara   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO