×
Red Internacional

Mientras rige la concialiación obligatoria tras el anuncio de un paro convocado por el sindicato de los trabajadores vitivinícolas en el marco de las paritarias del sector, se dio a conocer un informe que revela que las exportaciones de vino crecieron 46,3% entre enero y julio de este año

Martes 11 de agosto de 2020 | 00:00

Está claro que en la pandemia no todos pierden. Mientras miles de familias trabajadoras sufren las consecuencias de la crisis sanitaria y social desatada por el coronavirus, un puñado de empresarios vitivinícolas siguen ganando millones a costa de la explotación y precarización de los trabajadores y trabajadoras de viñas y bodegas.

Según informó el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, las exportaciones de vino crecieron 46,3% entre enero y julio de este año, en comparación con el mismo lapso de 2019. Con este crecimiento, Argentina se ubicó como el noveno país exportador de vino a nivel mundial, escalando dos posiciones con respecto al informe anterior.

Este crecimiento en la exportación de los grandes bodegueros tuvo también su correlato en el llamado "mercado interno". Según declaró al diario MDZ el Presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martín Hinojosa, "las tendencias también son buenas para el mercado interno donde ya se ha experimentado un crecimiento del consumo del mercado interno en un 6,9%".

Sin embargo, la otra cara de esta situación es la realidad salarial de los miles de trabajadores y trabajadoras de viñas y bodegas. Quienes verdaderamente sostienen la industria vitivinícola de la provincia, tanto en el campo como las bodegas, hace meses que vienen reclamando una recomposición salarial que las patronales vienen negando.

Te puede interesar: Trabajadores vitivinícolas: los silenciados por el negocio del vino

Mientras los grandes bodegueros facturaban millones durante la pandemia, pusieron la crisis sanitaria como excusa para postergar las paritarias del sector desde febrero (cuando deberían haber comenzado) hasta Julio. Con la complicidad de los gobiernos nacional y provincial, el lobby bodeguero consiguió que el vino se declarara actividad escencial para hacer trabajar a miles mientras regía la cuarentena, pero para discutir el salario.... había cuarentena.

La bronca en las bodegas de miles de trabajadores y trabajadoras, que solo recibieron el "aumento" de $ 4.000 del decreto presidencial cuando la Canasta Básica aumentó en la provincia mas de $ 5.500 en seis meses, sumada a las denuncias por las condiciones sanitarias en muchas empresas, hizo que el sindicato llamara a un paro de 24 hs para el jueves pasado. Esto se dio tras que Soeva rechazara la oferta de aumento presentada por las empresas del sector.

Finalmente, la conciliación obligatoria decretada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, dejó en suspenso la medida de fuerza convocada, pero la bronca se sigue acumulando en las bodegas.

También podes leer: Trabajadora de viña: "Les llenamos las bodegas y no tuvimos ni un barbijo"

Desde el sindicato se exigía un aumento $ 6.000 mil de bolsillo no remunerativos que pasarían progresivamente al básico desde julio a febrero y que los $ 4.000 que ya están percibiendo por decreto pasen al básico. Por su parte, las empresas ofrecieron el 9 % en agosto, el 10 % en Octubre y un importe de $ 2.150, que recién se empezaría a cobrar en enero.

En Mendoza, el sueldo inicial de un obrero de bodega es de $ 20.571,25, a lo que se suma una compensación por ítem refrigerio de $ 2.200. El de los trabajadores de viña es aún inferior, mientras que la Canasta Básica en la provincia es de $ 38.742. Para colmo, en algunas bodegas aún no se abonaron los aguinaldos, que se pagarán en cuotas a partir de este mes.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias