×
Red Internacional

Dicen que en cada cambio de época, de estación, nos afloran aquellos recuerdos aletargados en las profundidades de la memoria. Puede ser que sea así. Hace días, con las primeras hojas del otoño se me vinieron a la cabeza dos momentos: 24 de Marzo aniversario del golpe genocida y 17 de abril, 7 años de aquella gesta en la que un grupo de trabajadores de una fábrica textil ubicada en las afueras de La Plata hiciera retumbar por todos los rincones el grito de Jamás Esclavos.

Lucas Passa@LucasPascuale

Martes 24 de marzo de 2015 | 10:54

No a la impunidad de ayer…

Como venimos viendo en diferentes notas en La Izquierda Diario el golpe genocida estuvo impulsado y comandado en conjunto por militares y empresarios. Las patronales más importantes como la Ford, los industriales de la alimentación como Terrabussi, Pedro Blaquier dueño del Ingenio Ledesma, etc. junto a la burocracia sindical entregaron a miles de compañeros que hoy se encuentran desaparecidos.
La familia Curi, histórica propietaria de la empresa Textil Mafissa de la ciudad de La Plata, fue colaboradora ferviente de la dictadura militar.

El 4 de setiembre de 1975, 5 jóvenes militantes del PST se dirigían a la fábrica a llevar lo recaudado para el fondo de huelga. Fueron interceptados y secuestrados.

Aparecieron en la madrugada del 5 acribillados a balazos en el paraje La Balandra de Berisso. Tres compañeros que enterados de su secuestro salieron a denunciar el hecho fueron secuestrados a metros del local central del PST en pleno centro de la ciudad de La Plata, y aparecieron horas después también fusilados. Este aberrante hecho pasó a la historia con el nombre de Masacre de La Plata. Ya bajo la dictadura genocida esta misma patronal infiltro con servicios la planta y entregó a 15 trabajadores, hoy desaparecidos.

En 1977 Jorge Curi escribía “Arriba Argentina”, libro homenaje donde saluda eufóricamente el golpe de estado genocida y mantiene en una de sus páginas que “A los Argentinos nos consta que nuestro actual gobierno ha derrotado ampliamente a la subversión y ha obligado a muchos de sus componentes a emigrar a lejanos países donde, bien pertrechados de dinero, descansan y esperan...”.

… y de hoy

Casi 40 años después y en democracia las patronales colaboracionistas siguen manteniendo el poder y actuando con métodos similares. Ayer secuestraban y desparecían trabajadores, hoy los despide, los infiltra y los reprime de la mano de las mismas fuerzas represivas.

En una entrevista en la revista Lucha de Clases de junio de 2008, Hernán García, Delegado General de la Comisión Interna de Mafissa planteaba que “La continuidad entre los empresarios que impulsaron el golpe del ‘76 y los que hoy no quieren perder los niveles de explotación que les permitió ese genocidio sobre la clase obrera, en Mafissa es una continuidad directamente generacional. Jorge Emilio Curi suele decirnos: ‘voy a terminar con ustedes como hizo mi padre...’”

La semana pasada en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires el Diputado Christian Castillo del PTS en el Frente de Izquierda denuncio que “los empresarios que comandaron el golpe mantienen el poder” y repudió los recientes fallos de la justicia que dictaron falta de mérito a los empresarios Blaquier, Massot y Bottinelli, responsables de crímenes de luchadores y delegados combativos durante el genocidio.

Entre el 17 y 18 de abril de 2008, la policía bonaerense, asedió violentamente durante horas la planta de Mafissa y desalojó violentamente a los trabajadores que venían peleando contra los despidos y suspensiones masivas. Fueron 18 los trabajadores detenidos.

El inmenso operativo que incluyó más de 500 efectivos de la policía, de infantería y caballería, la utilización de helicópteros, incluido el grupo Halcón, fue el puntapié para que la patronal en alianza con el gobierno nacional de Cristina F. Kirchner y provincial de Daniel Scioli, junto a la burocracia de AOT pudiera avanzar sobre la organización de los trabajadores dentro de la fábrica e imponer la política de flexibilización laboral, contratos temporarios y salarios de miseria que hoy pesan sobre la fábrica.

¡Jamas Esclavos!

Como escribe, uno de los despedidos, Raúl González en uno de los aniversarios de esta gesta enorme que fue la lucha de Mafissa: “De la derrota se vuelve si se sacan las lecciones correctas de estas batallas, y sobre todo si se sigue organizado voluntariamente buscando el camino a construir ese ejército de esclavos revolucionarios, que guíe al Verdugo de la clase capitalista para que salga del umbral de la historia y termine con la explotación. No nos vencieron y esta también es una verdad”.

Hoy una gran parte de los trabajadores que estuvieron al frente de esta pelea, junto a la comisión de mujeres que estuvieron codo a codo en la lucha, junto a aquellos jóvenes universitarios que se acercaban por primera vez a llevar la solidaridad recuperando lo mejor de la tradición del Cordobazo, la unidad obrero-estudiantil, seguimos militando y organizándonos en otros lugares de trabajo y en las facultades , porque queremos que el grito que hace ya 7 años retumbo en cada rincón de la ciudad, vuelva a escucharse con todo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias