×
×
Red Internacional

El 21 de noviembre, Thomás Agustín Ramos, de 22 años de edad recibió una bala de plomo de parte del sargento Pedrozo. El policía dijo a la madre del joven que "se le escaparon tres tiros", según publicaciones de la Correpi.

Liliana Vera IbáñezRedacción LID @liluzlisam / IG: @Pisotomia

Martes 14 de diciembre de 2021 | 17:58
Foto: IG Correpi.

Ocurrió en la localidad de Isidro Casanova, partido de La Matanza. El 21 de noviembre, a las 6:30, Thomás Agustín Ramos de 22 años de edad, salió de un boliche "Jesse James" cuando un vehículo que circulaba por la zona lo atropelló y lo dejó tirado en el asfalto. "A raíz de esto comienza un conflicto entre chicxs, a lo que el sargento Gustavo Pedrozo sacó su arma reglamentaria, disparó contra quienes participaban de la discusión, efectuó tres tiros. Uno impactó en la entrepierna de Thomás, dejándolo gravemente herido y hospitalizado por 10 días" señala el comunicado de Correpi.

En estos momentos, Thomás se encuentra en su casa, a la espera de una posibilidad de reconstrucción de su uretra. La madre del joven contó que cuando llegó al lugar donde se encontraba su hijo aún tirado en el piso, increpó a Pedrozo. "Este le contestó con soberbia que “se le escaparon tres tiros” y que si quería podía ir a la comisaría. El oficial, tratando de justificar su accionar, aseguró luego que “se puso nervioso” según la misma fuente.

Te puede interesar: Entrevista. María del Carmen Verdú: “El Presupuesto 2022 destina más fondos para represión que a construir escuelas”

Lucas González en la Ciudad de Buenos Aires, Luciano Olivera de 16 años en Miramar, y el caso Lucas Ismael Galván, de 16 años, asesinado por un prefecto cuando salía de una fiesta en Almirante Brown. los mataron los efectivos, las balas y los patrulleros de la Bonaerense. También a Esteban Vella (15) en Chivilcoy, a Agustín Méndez (15) en General Rodríguez y a Alejandro Martínez (39) en San Clemente. De no haber sido por las familias de las víctimas, esos casos hubieran pasado rápidamente a presentarse como “delincuentes abatidos” por la fuerza. El propio Berni se jacta de que en su gestión ya fueron asesinadas unas 200 personas en “enfrentamientos”.

Nuevamente en La Matanza, donde el año pasado fue asesinado Lucas Verón también por la policía bonaerense. Municipio donde vivía Luciano Arruga cuando fue desaparecidos y luego asesinado por la misma institución. Ésta es la Bonaerense a la que Kicillof le deposita toda su confianza, es la fuerza que le entregó a Berni para que la empodere y la haga sentir cobijada por las políticas del Frente de Todos, nada progresistas y muy acordes a la propia historia del peronismo bonaerense. El gobierno provincial y Berni son responsables de estos policías que tiran tiros a los pibes como si sus vidas no importaran. El Estado es responsable.

Te puede interesar: Crisis y arenga.Kicillof habló para la tribuna (policial): “Es fundamental reconciliarnos con el pueblo”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias