Juventud

CÓRDOBA // COORDINADORA DE FAMILIARES DE VÍCTIMAS DE GATILLO FÁCIL

Gatillo fácil: denuncian la lentitud de la justicia

Este viernes 13 de marzo integrantes de la Coordinadora de Familiares de Víctimas de Gatillo Fácil, junto a la madre de Ismael Sosa, brindaron en la Legislatura una conferencia de prensa. Expusieron el estado de las causas que implican a miembros de las fuerzas policiales.

Sábado 14 de marzo de 2015 | Edición del día

Estuvieron acompañados por la Legisladora del PTS, Laura Vilches, miembros del CeProDH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos) y referentes del Frente de Izquierda y los Trabajadores en la provincia.

La conferencia tuvo lugar en la Sala 1, del edificio anexo de la Legislatura provincial. Estuvieron presentes Viviana Alegre, madre de Facundo Rivera Alegre, joven desaparecido hace más de 3 años, Nancy Sosa, madre de Ismael Sosa, muerto hace un mes a la salida de un recital de La Renga, Ezequiel Reinoso, joven que hace pocas semanas fue víctima de Gatillo Fácil, junto a su padre Ramón Reinoso. En la conferencia participaron además Sandra Torres, Felisa Castaño y Lorena Barraza, integrantes de la Coordinadora de Familiares de Víctimas del Gatillo Fácil, quienes se vienen organizando y movilizando desde el año 2014 ante la gran cantidad de casos de Gatillo Fácil que acontecen en la provincia.

Estuvieron acompañados por la legisladora Laura Vilches del PTS-FIT, Leticia Celli abogada del CeProDH y otros referentes del FIT como Liliana Olivero y Eduardo Salas. En la conferencia se expuso cuál es el estado de las causas que implican a agentes de las fuerzas policiales y que, como denuncian los mismos familiares, se encuentran cajoneadas en instancias judiciales.

No son casos aislados

El llamado gatillo fácil es parte del accionar cotidiano de la policía de Córdoba, de este modo naturaliza que “si sos joven, pobre, conducís una moto, asistís a un recital o a un baile sos un delincuente que merece un tiro”. A lo que se le debe sumar la demora de los funcionarios de la justicia para llevar adelante las investigaciones o dictar sentencias. Esta situación no difiere de la que se da nivel nacional. Según los datos de la Correpi de noviembre de 2014, desde 1983 hasta 2014, el 63,31% de los casos de violencia institucional, gatillo fácil y muertes por represión en la protesta social se produjo en la década de los tres gobiernos kirchneristas.

En la conferencia Laura Vilches señaló “convocamos a esta conferencia para que se conozca el verdadero estado de las causas y denunciar que estas muertes no son casos aislados sino que ponen de manifiesto una política de parte del gobierno provincial de De la Sota que le da vía libre e impunidad a las fuerzas policiales para actuar. Por eso el gatillo fácil se cobró la vida de casi un joven por mes a lo largo del 2014. En lo que va de este año ya son dos los casos”.

A dos meses y semanas de inicio del 2015, Córdoba sigue manteniendo la estadística de un caso por mes. A fines de enero, Ismael Sosa concurrió a un recital de La Renga. Después del primer control de la entrada no se supo nada más de él hasta que, días después, su cuerpo apareció en el lago de Embalse, a 5 kilómetros de la localidad donde fue visto por última vez.

Su madre, Nancy Sosa, quien viajó especialmente a esta conferencia, denunció que “a un mes de realizada, todavía yo no tengo los resultados de la autopsia. En el momento en que a mi hijo lo detuvieron no volvió a salir a la calle. En un primer momento, el abogado que tomó el caso me dijo que mi hijo estaba totalmente golpeado, luego lo negaron y aparecieron los testigos que decían que andaba deambulando drogado.”

Ezequiel Reinoso es un sobreviviente. El 14 de febrero La policía le disparó por la espalda cuando pasaba por un control de motos no señalizado, como denunciaba su padre Ramón en La Izquierda Diario. “Le tengo más miedo a la policía que a los delincuentes. Trataron de hacer un montón de cosas para embarrar a mi hijo, dijeron que el llevaba un arma, que se había resistido al control, presionaron a testigos para que declararan que habían escuchado más de un disparo, lo esposaron y le pusieron una consigna en la puerta de la habitación en el hospital. El policía que le disparó, el sargento Cisneros está libre bajo fianza. Y recién ahora dicen que le van a solicitar una pericia psicológica. ¿Cuantos años hace que está en la policía y nunca se la pidieron?” denunció Ramón.

Policía asesina, justicia lenta, poder político corrupto

Lorena Barraza, hermana de Ezequiel Barraza, sostuvo “hay desaparecidos como Facundo Rivera Alegre o como Yamila Cuello. Vivimos como en épocas militares por eso tenemos que estar en la calle este 24 de marzo. Dicen que a los chicos les hacen las autopsias y no se las hacen dicen que mi hermano tenía un solo tiro y tenía 6, yo tuve que presentar las pruebas, sacar fotos al cuerpo de mi hermano para mostrarles que estaba golpeado y había sido arrastrado por el policía que lo mató”

Leticia Celli, abogada del CeProDH, cerró la conferencia marcando el peso del lento accionar de la justicia en los casos de gatillo fácil. Afirmó que “la denuncia de los familiares a la policía y al gobierno está clara. Hay que agregar el rol que cumple la justicia en estos casos al cajonear las causas en las que hay policías implicados, el caso de Lorena (Barraza NdR) es emblemático, el fiscal que dilata los tiempos en el caso de su hermano es el mismo que en menos de 7 meses elevó a juicio las causas de los trabajadores de Valeo, imputados por tomar la fábrica en el marco de una protesta por mejoras salariales y que, además, imputó a los trabajadores del Hospital de Niños. En las causas que están implicados pibes, hijos de trabajadores, en esas causas no se avanza nada. La justicia es cómplice”

La conferencia finalizó con la invitación de las madres de la Coordinadora a marchar este 24 de Marzo







Comentarios

DEJAR COMENTARIO