×
Red Internacional

Manzur y el sindicato anunciaron una ayuda que poco alcanza, se otorga de forma arbitraria y dejó a miles fuera de cualquier tipo de asistencia.

Juan Lobo@CanisLupus1917

Viernes 4 de junio | 13:00
Fotografía: Analía Jaramillo / LG

Cientos de trabajadores gastronómicos fueron al Hipódromo para recibir una ayuda que acordaron los sindicatos con el Gobierno de Juan Manzur. En un primer momento se habló de $3500 por cada trabajador, una ayuda en realidad a los empresarios para adelantar ese monto por los días sin trabajar a causa de las nuevas restricciones que anunció el gobierno nacional.

Finalmente se otorgó en concepto de ayuda excepcional, con la promesa de que no se va a descontar (recordemos como durante 2020 los empresarios cometieron todo tipo de abusos con las ayudas que otorgo el gobierno, como sucedió con el ATP). En los medios, UTGHRA y el SEOC festejaron que el monto a otorgar era de $10.000 para cada trabajador gastronómico, por un acuerdo gestionado a nivel nacional por “el compañero Luis Barrionuevo”.

La Izquierda Diario fue al lugar donde dialogó con algunos trabajadores y trabajadoras que en realidad masticaban bronca por detalles muy importantes que no fueron reflejados. Para empezar el gremio sólo envió un padrón de 6.000 trabajadores afiliados, a los que el gobierno sólo garantizó el bono para 3.000, la mitad entonces quedaba fuera. Pero esto es sólo hablando de los trabajadores que están afiliados al gremio y registrados, una verdadera burla ya que la aplastante mayoría de los empresarios de gastronomía tiene a sus empleados en negro o registrando sólo media jornada, o no realizando los aportes.

“Es una miseria. Aún así espero que se mantenga, por todo lo que perdimos en esta época”, “Es una mentira, no lo reciben ni siquiera todos los afiliados, apenas la mitad. No deberían jugar con la necesidad de la gente”. La indignación sobre todo se hizo presente entre muchos laburantes que madrugaron para darse con la noticia de no figurar en los padrones. Tampoco es cierto que el bono es de $10.000 para todos. De los $3.000 que están en ese padrón, sólo al 10% le corresponden los $6.500 extra que habría gestionado la UTGHRA nacionalmente. Otro compañero decía que había cobrado muy poca gente y que no estaba nada claro “por qué a algunos sí y a otros no”.

Estos anuncios, totalmente insuficientes para palear la crítica situación de los trabajadores más golpeados por la pandemia, no son sólo una burla, sino también parte de las peleas de los “de arriba”. Los partidos del Frente de Todos y Cambiemos compitieron para ver quién otorgaba más rápido beneficios a los empresarios del sector. Y hoy mienten con los alcances y características de un bono que, como están viendo los trabajadores gastronómicos, ni siquiera alcanza a la gran mayoría.

Desde el Gobierno lanzan estas medidas paliativas mientras la inflación, la pobreza y la desocupación hacen estragos en las familias trabajadoras. Quitó el IFE y las paritarias están todas perdiendo frente a la suba de precios. Hay que impulsar la organización de los trabajadores gastronómicos y aliarnos a los otros sectores que están saliendo a pelear, realizar asambleas o reuniones lejos de los buchones, como los autoconvocados de comercio, citrus, salud o docentes. Te invitamos a participar de la Red de Trabajadrxs de Precarizados que impulsamos junto a trabajadores de comercio, call center, gastronómicos, puesteros del Mercado del Norte, para luchar por trabajo con derechos y que esta crisis no la sigamos pagando los trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias