Sociedad

CONTRA LA COMUNIDAD SENEGALESA

Garro ataca a los trabajadores informales con una campaña racista y xenófoba

Pese a las múltiples denuncias y el repudio ante el accionar xenófobo del municipio platense, continúa el hostigamiento hacia la comunidad senegalesa y la venta ambulante.

Erica Sechi

Trabajadora Hospital El Dique

Domingo 13 de septiembre | 17:24

A través de un video plagado de racismo y xenofobia publicado por el intendente Julio Garro en su cuenta de Twitter, la muncipalidad de La Plata continúa su campaña de persecusión hacia la comunidad senegalesa, que ejerce la venta ambulante en la ciudad como método principal de susbsistencia, contexto agravado por la pandemia.

El contenido de dicha publicación viene en sintonia con la denuncia presentada por el municipio en la que, sin fundamentos reales, se acusa a los senegales de pertenecer a una “banda delictiva” atribuyendoles delitos de gran calibre como la trata de personas. “¿Son sólo vendedores ambulantes? No todo es lo que parece”, comienza el spot institucional que publicó el intendente platense. Inquisidor, sensacionalista, racista.

No tardó en aparecer y crecer con el correr de los minutos el repudio hacia esta ofensiva manifestación, que llevó hasta la intervención del Inadi bonaerense desde el cual mostraron su preocupación ante el avance racista, la estigmatización y las prácticas de la gestión del intendente Julio Garro hacia a la comunidad senegalesa.

“Los malos tratos verbales, la requisa de mercadería, labrar actas hasta la represión, no pueden más que entenderse como un trato discriminatorio. Contribuyen a reforzar un estereotipo respecto de los migrantes de Senegal utilizando como principal vía la persecución y punitivismo”, señaló Natalia López, titular de la Delegación Buenos Aires del Inadi.

Desde el Centro de Profesionales por los derechos humanos repudiamos la política de criminalización del gobierno de...

Publicado por Ceprodh La Plata en Domingo, 13 de septiembre de 2020

Hace apenas una semana atrás desde este medio acompañamos la declaración de la Coordinadora- Consejeria migrante de La Plata, Berisso y Ensenada, en la que citaban el fuerte repudiuo de la colectividad senegalesas hacia la ofensiva racista desde el estado municipal.

El agravante de esta situación que venimos denunciando es, que desde otras esferas del Estado, aparte de hacer oídos sordos al reclamo de que se termine de una vez con la violencia policial ejercida contra esta comunidad migrante en particular y hacia la xenofobia que se reproduce desde diferentes ámbitos de la sociedad teniendo muchas veces al Estado como principal perpetrador, es la connivencia con el Gobierno provincial que se suma a esta política de persecución y amedrentamiento a través de participación de la Policía bonaerense.

Fuerte ofensiva municipal contra vendedores senegaleses en La Plata

No podemos dejar de expresar que esa no es cuestion aislada, sino que responde a un contexto particular en el que el gobierno de Axel Kicillof cedió a la presión ejercida por las fuerzas represivas del Estado ante una supuesta exigencia de mejoras salariales, triplicándoles el sueldo mientras la provincia sigue hundiéndose cada vez en una preocupante crisis socio sanitaria.

Funcionarios del Estado provincial expusieron, en las últimas semanas, que el sistema sanitario se encuentra al borde del colapso. Trabajadores de la salud denuncian desde hace meses el agotamiento que padecen, las largas y extenuantes jornadas laborales a las que se ven expuestos y los bajos salarios que perciben, muy lejos de los que pasarán a cobrar las fuerzas de seguridad; diferenciadas de la clase obrera, por fuera de esta y cumpliendo un rol central en la reproducción del sistema capitalista imperante, legitimando y defendiendo la popiedad privada y el ejercicipo del poder en manos de una minoria.

Desde La Izquierda Diario, nos solidarizamos con la comunidad senegalesa y denunciamos fuertemente el insesante hostigamiento racista hacia ella por parte del intendente Julio Garro y todos sus funcionarios, denunciamos la desprotección en la que los colocan el Estado. Un ejemplo de ello es la escasa cantidad de senegaleses que pudieron acceder al cobro del IFE como así también la compleja (y costosa) trama para acceder a la documentación reglamentaria para acreditar residencia y tener acceso a diferentes políticas públicas y de la seguridad social.

Levantamos fuerte la consigna “Ningún ser humano es ilegal. Migrar no es delito, trabajar es un derecho”.







Temas relacionados

trabajadores ambulantes   /    Senegal   /    Julio Garro   /    Racismo   /    Migrantes   /    Provincia de Buenos Aires   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO