Mundo Obrero

FLORENCIO VARELA

GRI Calviño: los despedidos fueron reincorporados pero la UOM negocia mayor flexibilización

Luego de 3 meses de lucha y producto de la resistencia de los trabajadores, la patronal reincorporó a los 66 despedidos. La conducción de la UOM del Barba Gutiérrez y Caló acordó a espaldas de los trabajadores un plan de flexibilización y una "paz social" para barrer con la organización sindical, acuerdo que no fue refrendado por el Ministerio de Trabajo, según trascendió.

Noelia Bastías

Estudiante de Emergencias Sanitarias (UNAJ)

Leila Petra Herrera

Integrante de La Red de Trabajadorxs Precarizadxs

Jueves 17 de diciembre de 2020 | 11:17

Fotografía: Periódico El Progreso

Desde el inicio del conflicto los trabajadores de GRI Calviño decidieron enfrentar los planes de flexibilización laboral de la empresa multinacional. Este ataque lo llevó adelante mientras realizaba grandes exportaciones millonarias en dólares a los EE. UU, negocio celebrado públicamente por el gobernador Axel Kicillof en una visita durante la cuarentena. Tras realizar un lock out, la empresa fue radicalizando su ataque avanzando con telegramas de despidos, violando la ley nacional aún vigente que los impide y la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo. El Estado, lejos de defender a los trabajadores, convocó a audiencias que solo buscaban generar desgaste con el único fin de dar vía libre a la patronal. Esta orientación se plasmó incluso en la militarización de la planta con la Policía Bonaerense de Berni.

La conducción de la UOM atentó a lo largo de esta lucha contra toda iniciativa de los trabajadores, imponiendo como plan de acción la espera pasiva: no llamó a un solo paro seccional, se negó a coordinar con otros sectores en lucha y no fue siquiera capaz de denunciar públicamente el ingreso y permanencia de las fuerzas represivas en la planta. El acuerdo firmado por la burocracia sindical con la empresa a espalda de los trabajadores señala que la Comisión Interna no puede tomar medidas de acción directa por ningún reclamo, generando así un ataque brutal a la organización sindical. Si entra en vigencia, cualquier reclamo de los trabajadores deberá ser presentado por la directiva seccional a la empresa y, si no hay solución en 48 horas se conforma una “mesa de trabajo” de la patronal con Antonio Caló (Secretario General) y Francisco Barba Gutiérrez, quien dirige la seccional Quilmes que tiene jurisdicción en este caso. En el marco de una patronal totalmente a la ofensiva, el acuerdo es luz verde para la ofensiva patronal. Según explicaron los trabajadores, este acuerdo no fue refrendado por el Ministerio de Trabajo.

Que la patronal haya tenido que retroceder con los despidos es el resultado de la predisposición a la lucha que mostraron los trabajadores de Gri Calviño durante estos meses, movilizándose y manteniéndose organizados en asambleas. Por eso creemos que es necesario retomar fuertemente el camino de la organización democrática en base a asambleas que voten un plan de lucha para enfrentar el acuerdo flexibilizador, realizar todas las medidas necesarias para difundir el conflicto, rodearlo de solidaridad y coordinar con otros sectores en lucha para vencer. Es necesario dar una fuerte pelea por tirar abajo la paz social pro patronal y barrer el convenio flexibilizador.

El ataque de GRI Calviño es un síntoma de la ofensiva que las patronales quieren realizar sobre la clase trabajadora, en el escenario nacional de ajuste que impone el régimen del FMI y el gobierno de Alberto Fernández. Para dar una fuerte respuesta a estos ataques y recuperar los sindicatos, hoy en manos de los burócratas traidores, invitamos a todos los trabajadores a formar fuertes agrupaciones clasistas con esta perspectiva. El Movimiento de Agrupaciones Clasistas, que acompaña esta lucha, se pone a disposición de esta enorme tarea.







Temas relacionados

GRI Calviño   /    UOM   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO