×
×
Red Internacional

Filo UBA. Un primer paso para conseguir un espacio de cuidado infantil

El consejo directivo de la Facultad de Filosofía y Letras votó la creación de un dispositivo de cuidado infantil para les hijes o niñes a cargo de investigadores que participarán de las jornadas que se realizarán entre el 22 y 25 de noviembre. Es un gran punto de apoyo para avanzar en la implementación de un jardín materno-paternal para facilitar el curso de estudios superiores a las madres y padres de la comunidad educativa.

El Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Letras resolvió por unanimidad la creación de un “dispositivo de cuidado infantil” a cargo de profesionales pedagógicos que garantiza el cuidado de les hijes de les investigadores que participarán de las VII Jornadas Nacionales y V Latinoamericanas de Investigadorxs en Formación de Educación: las X Jornadas de Investigación de Antropología Social “Santiago Wallace” y las IV Jornadas Nacionales de Filosofía que se realizarán en Puan 480 del 22 al 25 de Noviembre.

Según establecen los artículos del proyecto, se propone el armado ad hoc del dispositivo de cuidado infantil para estas actividades académicas puntuales, con horarios más extensos y destinada a niñes de 2 hasta 12 años.

Se dividirá en dos grupos: el primero, para niñes entre 2 y 5 años y el segundo para niñes de entre 6 y 12 años. Según el número de asistentes, podrá subdividirse en tres grupos: 2 a 4; 5 a 8 y 9 a 12 años. Los horarios del espacio de cuidado infantil serán de 9 a 13 hs y de 14 a 19 hs, que es la duración estipulada en los programas de las respectivas jornadas.

Tendrán prioridad de uso, en primer lugar, las personas organizadoras de los eventos académicos; luego quienes coordinen mesas o paneles y/o sean expositores y por último, las personas asistentes.

A su vez, funcionará únicamente para hijes de investigadores (y no así hijes de estudiantes y trabajadores de la facultad). Desde En Clave Roja (PTS y compañeres independientes), además de acompañar este proyecto, venimos planteando la necesidad de que estos jardines sean permanentes y contengan al conjunto de les hijes de la comunidad educativa.

El proyecto fue aprobado en el marco de una discusión más amplia que se da en nuestra Facultad. Desde la Comisión de Mujer y Diversidad Sexual y de Géneros, así como también en las aulas y pasillos de nuestra institución, estudiantes y trabajadoras nos venimos organizando para visibilizar el trabajo no remunerado de las tareas de cuidado que emprendemos quienes maternamos dentro de la comunidad educativa de filo y cómo esto se vuelve un obstáculo a la hora de terminar una carrera de grado de la Universidad de Buenos Aires. Ni hablar de quienes investigan y también trabajan.

Creemos que la implementación de este “dispositivo de cuidado infantil” reconoce esta demanda y avanza en este sentido. Por eso es necesario ir por más: un verdadero jardín materno-paternal permanente dentro de la Facultad.

Este proyecto demuestra que la capacidad edilicia y humana para poner en pie este espacio existe. ¿Por qué no tenerlo todos los días?

Enfrentemos el ajuste en educación y género

En el año 2010, después de meses de organización estudiantil y de toma de la Facultad, les estudiantes conseguimos el compromiso firmado del decano de la Facultad para la construcción de un nuevo edificio donde se especificaba que debería funcionar un jardín materno-paternal.

Hoy en día, con un edificio listo para estrenar sobre la calle Bonifacio, quienes habitamos Puan aún no sabemos si este espacio estará habilitado o no. Es por eso que desde la minoría estudiantil en el Consejo Directivo, nuestro consejero Luca Bonfante presentó diversos proyectos y pedidos de informes en el Consejo Directivo para que las autoridades expliquen si van a cumplir con su compromiso o no. Por ahora, el silencio es lo que prima.

Este debate se da en medio de un contexto de ajuste, crisis económica y social con índices de pobreza del 36,5% e inflación del 76,6% alcanzada en octubre del 2022, donde muchas mujeres jóvenes (del país y nuestra Facultad) trabajan precarizadas. Es el 70% de la población femenina entre los 20 y 24 años.

Hace tan sólo tres semanas la Cámara de Diputados de la Nación aprobó el proyecto de Presupuesto del 2023 propuesto por Massa con el apoyo de Juntos Por El Cambio. Si miramos la letra chica, encontramos un ajuste del 10,2% en políticas a favor de las mujeres y las diversidades. Y con el objetivo de cumplir las metas del Fondo Monetario Internacional, el presupuesto destinado para las universidades en 2023 (sobre la hipótesis de un índice de inflación anual del 75%) sufriría un ajuste de entre el 20 y 22%.

Desde En Clave Roja entendemos estos números no sólo como meras cifras, sino como la respuesta a los derechos que faltan en nuestra casa de estudios, consecuencia de las políticas de ajuste que mantienen gobierno tras gobierno en pos de garantizar el pago de la deuda. El jardín materno-paternal que facilitaría la estadía de muchísimas compañeras estudiantes y trabajadoras de Filosofía y Letras, requiere profesionales de la educación contratados por el Estado que cobren salarios igual a la canasta básica.

Requiere materiales didácticos, pedagógicos, juegos y viandas para les niñes que concurran que por supuesto demanda un presupuesto a la altura. Presupuesto que el gobierno del Frente de Todos de Massa, Alberto y Cristina decidió recortar y que las autoridades de nuestra Facultad al estar alineadas con el Gobierno Nacional no están dispuestos a reclamar.

Por su parte, El Colectivo (conducción del Centro de Estudiantes integrado por La Cámpora, Patria Grande y el Movimiento Evita) lejos de sumarse a esta pelea, opta por mostrar en sus redes sociales lo “moderno” que sería el nuevo edificio. Adjudicándose su construcción al ser parte del bloque político de las autoridades e invisibilizando la lucha educativa que lo consiguió y las demandas que fueron firmadas en ese momento. De denunciar el ajuste presupuestario a las universidades, mejor no hablemos…

Durante las elecciones de la UBA, nos dijeron a todes les estudiantes que íbamos a poder utilizar el edificio a principio del segundo cuatrimestre del 2022… para ganar un par de votos más. Ya que hoy por hoy -ya finalizando el año lectivo- continuaron aún faltando aulas disponibles para materias de grado, así como una respuesta efectiva acerca de si contaremos con comedor universitario y el jardín para les hijes de les estudiantes y les trabajadores.

¿Y ahora qué hacemos?

Estamos en una Facultad con muchas conquistas en materia de género, pionera en desarrollo ideológico feminista y por eso queremos pelear por más avances en este terreno. Seguimos teniendo algunas deudas pendientes como la creación de un espacio para las infancias en el nuevo edificio de nuestra facultad. Pero también queremos debatir otro ejes como la formación profesional en ESI como futuros profesionales y docentes que nos egresamos de esta casa de estudios. Por eso creemos que el arancelamiento que se hizo a la única diplomatura en ESI que se dicta en nuestra Facultad es un gran problema y un eje a debatir si queremos avanzar en tener una verdadera universidad feminista que incluya a todes.

Desde En Clave Roja ponemos a disposición nuestros cargos en el Consejo Directivo y las Juntas de Carreras, presentando proyectos para avanzar en la puesta en marcha del jardín materno-paternal. También impulsamos petitorios y juntadas de firmas que presentamos a las autoridades. Además, nos organizamos junto a decenas de compañeras y compañeres de la Facultad con les que viajamos al Encuentro Plurinacional de Mujeres y Diversidades llevando esta demanda. Fortalecemos la Comisión de Mujer y Diversidades Sexuales y de Género de Puan para armar planes de lucha para ser cada vez más levantando estas demandas.

Nosotres queremos que la construcción y planificación de jardines materno-paternales se extiendan a todas las universidades y lugares de trabajo del país, y es por eso (entre muchas otras demandas) que venimos impulsando asambleas barriales desde comienzo de este año donde nos organizamos y coordinamos entre estudiantes, trabajadorxs, mujeres y disidencias para darle fuerza a nuestros reclamos.

Te puede interesar: En todo el país. 100 asambleas abiertas del PTS-FITU: conocé todas las fechas y lugares para poder participar

Nos apoyamos en ejemplos como la comisión de mujeres de Madygraf, cooperativa gráfica que pelea por la expropiación definitiva, donde hace 8 años funciona una juegoteca puesta en pie por las mujeres (familiares de los obreros que peleaban por sus puestos de trabajo en 2011) para poder acompañar y tomar un rol protagónico en la lucha contra la patronal por la recuperación de la fábrica.

Te puede interesar: Juegoteca Madygraf: luchar y garantizar derechos para las infancias

Queremos apostar no sólo a visibilizar todo lo que impactan en nuestras vidas las tareas de cuidado no remuneradas para nosotras y nosotres, sino a debatir cómo podemos lograr conquistar esta demanda tan elemental para las grandes mayorías de mujeres y disidencias que todos los días hacemos malabares para sostener nuestros trabajos y/o cursadas, tomando las mejores tradiciones de lucha que lograron conquistar el derecho a este espacio de cuidado de forma permanente.

La vía es la pelea por el presupuesto contra los planes del gobierno nacional y la oposición de derecha de ajustar en beneficio del pago de deuda al FMI. Seguiremos organizándonos de forma democrática en asambleas, buscando coordinación con otros sectores, como los residentes y los obreros del neumático que marcan el camino habiendo conquistado recientemente aumentos salariales por encima de la inflación a partir de la lucha.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias