×
×
Red Internacional

Sostienen una trabajo fundamental, una tarea ardua y sacrificada bajo las inclemencias del tiempo. Un sector que no se quedó conforme con el trabajo en negro y la precarización y lucharon por mejorar sus condiciones laborales y el servicio que prestan.

Guillermo AlemánConcejal del PTS-FIT en San Salvador de Jujuy

Domingo 3 de octubre | 18:33

A nivel nacional se constituyó el 2 de octubre como el día nacional del trabajador recolector de residuos en 1997. Aquí en la provincia, se reconoció este día a través de un proyecto presentado por el bloque del Frente de Izquierda-Unidad.

Durante el día de ayer, lo celebraron los recolectores de toda la provincia, tanto municipales como los privados, los recolectores de LIMSA.

En San Salvador de Jujuy, la capital de la provincia, el servicio de recolección se divide en dos partes: una es realizada por la empresa privada LIMSA, cuyo dueño es ni más, ni menos que el presidente del PJ provincial, Rubén Rivarola, cuyo negocio creció a través de las licitaciones que le fue garantizando el gobierno radical de la municipalidad capitalina.

La otra parte es tomada por el propio municipio, cerca del 70% de la ciudad, donde se encuentran los barrios más extensos y populares de la misma: Alto Comedero, cuyo servicio depende de la delegación de este sector, Malvina Argentinas, Mariano Moreno, Cuyaya, San Pedrito, El Chingo, Punta Diamante y asentamientos, lugares donde ni siquiera hay asfalto o cordón cuneta.

Los trabajadores municipales que realizan el servicio de recolección, no tan solo se destacan por su sacrificada labor, sino por la lucha que encabezaron por sus derechos laborares y en defensa del servicio.

Hasta hace pocos años, más de la mitad de ellos trabajaba en negro, cobrando distintos planes del gobierno nacional o lo hacían bajo formas precarias de contratación del municipio, como los jornales.

Los trabajadores debían realizar sus tareas sin la indumentaria necesaria de la tarea, con botines comunes, con grafa común y con camiones volquetes comunes. Para poder cargar toda la basura de los recorridos debía haber un trabajador ir arriba del camión en movimiento estivado, armando verdaderas pirámides de bolsas de basura, pisando la basura. No faltaban los accidentes, las lastimaduras, e incluso caídas, lamentando incluso la perdida de la vida de compañeros.

Sin embargo, con el método de asambleas y la unidad entre los dos edificios municipales y todos los turnos para pelear, los recolectores de San Salvador de Jujuy lograron conseguir el pase a planta permanente de todos los trabajadores, siendo, una de las pocas áreas sin tener trabajadores precarios. De esta misma manera, lograron que se fueran reemplazando los camiones volquetes por camiones compactadores.

Hoy sigue habiendo pendientes, sigue creciendo la ciudad y nuevos trabajadores se incorporan de manera precaria, los recolectores al ser tomado como trabajadores administrativos al ser municipales, deben esperar hasta los 65 años para jubilarse, muchos fallecen sin antes llegar a poder retirarse.

De este sector, es que surge Alejandro Vilca, principal referente del Frente de Izquierda Unidad, quien sacó un 23% de los votos en la última elección, quien fuera delegado de recolección de la Delegación Municipal de Alto Comedero.

Pese a los pendientes, motivos sobran para festejar y sentirse orgullosos, desde estas páginas, saludamos una vez más a todos los trabajadores de recolección.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias