×
×
Red Internacional

Quién es Quién. Ferraresi: el ministro que le ganó a la inflación en lo peor de la pandemia y piensa en 2023

Según la declaración jurada del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, en 2020 su patrimonio creció un 50 %, de $27,7 millones a $41,6. Terrenos, especulación financiera y sociedades fantasma.

Juana Galarraga@Juana_Galarraga

Domingo 10 de abril | 15:41
Jorge Ferraresi es ingeniero y desde 2011 hasta 2020 fue intendente de Avellaneda, provincia de Buenos Aires | Foto: Argentina.gob.ar

En septiembre de 2021, consultado por la posibilidad de implementar un impuesto a la vivienda ociosa, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, dijo que "no estamos de acuerdo desde el Gobierno nacional porque los impuestos deben ser locales y cada jurisdicción debe resolverlo".

Te puede interesar: Inflación."Dejé de comprar ropa" y "ajusté la alimentación": qué sacrifica la juventud para poder alquilar

El tema volvió a instalarse esta semana, con el comienzo del debate en comisiones en el Congreso para modificar la ley de alquileres, algo que pedía con fuerza el lobby inmobiliario. El ministro rechaza la propuesta de las organizaciones inquilinas para crear ese impuesto y a su vez, presiona para que el mercado inmobiliario sea regulado a nivel local.

Ferraresi asumió como ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat el 19 de noviembre de 2020. Para hacerlo no renunció, sino que se tomó licencia de su cargo de intendente en Avellaneda | Foto: Télam

Qué motiva su postura, es una pregunta que puede responderse mirando su larga trayectoria como funcionario y su patrimonio familiar.

No todo estuvo tan mal: el patrimonio de Ferraresi en 2020

Su experiencia en el gobierno a nivel municipal y provincial comenzó a principios de los 90. El barón del conurbano fue intendente de Avellaneda desde 2011. El 19 de noviembre de 2020, después de un año plagado de represiones y desalojos a familias en situación de calle, la ministra María Eugenia Bielsa renunció. Ferraresi, kirchnerista, llegó al gabinete de Alberto como parte de un recambio. Para ello no renunció, sino que se tomó licencia en su cargo de intendente.

En la declaración jurada que presentó a la Oficina Anticorrupción (OA) recién en noviembre de 2021, informó que a fines de 2020 poseía un patrimonio de $41,6 millones. Esto es casi $14 millones más que los $27,7 que dijo tener a principios del período. Su patrimonio subió un 50 %, muy por encima de la inflación de ese momento, de 36,1 %.

Al ministro le iba muy bien, mientras en el segundo semestre del 2020 la pobreza alcanzó el 42 % y la indigencia llegó al 10,5 %. Esto fue una suba importante respecto de 2019, cuando esas cifras eran del 35,5 % y 8 %, respectivamente.

En la misma declaración jurada Ferraresi dijo poseer una casa en Avellaneda que ingresó a su patrimonio en 2006 y un terreno baldío en el centro de esa localidad, adquirido en 2019. También declaró tener 4 terrenos en Santa Rosa de Calamuchita, Córdoba. La suma de los valores que informó por estas propiedades supera los $18 millones. Los medios remarcan que se trata del valor fiscal de los inmuebles, el precio de mercado puede ser mucho más alto.

Canjes de títulos de bonos emitidos por el Estado explican la mayor parte del salto patrimonial del año, junto con el ítem “acciones, fondos comunes y fondos de inversión negociables”.

Inmuebles y acciones de Jorge Ferraresi, en su declaración jurada emitida el 25 de noviembre de 2021 ante la Oficina Anticorrupción

Entre tanto, la crisis laboral, social y habitacional ya en tiempos de su predecesora, demostraba ser cada vez más profunda. Poco antes de renunciar, el violento desalojo de Guernica en octubre de 2020 lo desnudaba con claridad.

Esta semana el ministro dijo que el FdT no debe perder la capacidad de poner sobre la mesa “las cosas buenas”: la pobreza bajó de ese 42 % al que la habían llevado, a un 37,3 %. Con un poco más de actitud positiva capaz que logran bajarla a los niveles de la pre pandemia y ponerse a la par de la herencia que les dejó Macri, otro de los factores a los que el Gobierno culpa del sufrimiento de los y las más pobres, junto con el coronavirus.

De los dos lados del mostrador

En una presentación anterior había omitido el dato, pero después de una investigación de Infobae que lo expuso, Ferraresi blanqueó que es dueño del 50 % de la constructora Saek SRL y de un 48 % de la empresa dedicada a actividades inmobiliarias, Prociv SA. Ninguna de las dos registra conexiones con otras empresas ni personal a cargo. Informan el mismo domicilio, la misma facturación anual estimada de entre $7 y $36 millones, y un último contrato con una aseguradora en 2019.

Saek SRL fue creada en 1995. Según el Boletín Oficial (BO) el arquitecto Guillermo Bruno Pesce fue socio fundador y se desempeñó como su gerente hasta octubre de 2003, cuando Ferraresi lo reemplazó. Siendo intendente Ferraresi nombró a Pesce como subsecretario de Recursos y Gestión Territorial de Avellaneda. El 3 de diciembre de 2020, a dos semanas de asumir como ministro de la Nación, Ferraresi designó a Pesce como secretario de Coordinación de su cartera.

Te puede interesar: Te leemos.“¿Cómo llegar al 20 de cada mes?”: ida y vuelta con nuestros seguidores

En una declaración jurada de 2019, su esposa, y actual jefa de gabinete de Avellaneda, Magdalena Sierra, declaró ser dueña del 52 % de Prociv SA. La inmobiliaria fue creada en 1994. En julio de 2021 reeligió como presidenta a Sierra. En la misma asamblea informada en el BO, fue nombrada directora suplente en reemplazo de Jorge Ferraresi, la hija del matrimonio, María Milagros Ferraresi.

Según pudo saber Infobae, Saek nunca presentó balances ante la Inspección General de Justicia (IGJ). Prociv SA tampoco registra actividad comercial y solo presentó balances ante la IGJ de 1995 a 1998. Ambas fueron incluidas en el Registro de Entidades Inactivas, aunque figuran como “activas” en AFIP.

Tanto Ferraresi como su esposa declaran haber aumentado su participación accionaria en Prociv SA en 2014.

La política es el garrote

Este martes Alberto y Ferraresi entregaron viviendas en Villa Azul, partido de Avellaneda, finalizadas a través del Programa Reconstruir, que se propone terminar unas 55 mil casas que dejó inconclusas el macrismo.

Ferraresi junto a Alberto Fernández, la diputada del FdT Tolosa Paz y el intendente interino que lo reemplaza en Avellaneda desde que se tomó licencia, Alejo Chornobroff, en una entrega de viviendas en el barrio precario Villa Azul.

El 17 de marzo, en Salta el ministro festejó haber alcanzado “un hito” de su gestión: “Ya entregamos 40 mil viviendas”. Es decir que en lo que va de gobierno el FdT ni siquiera entregó lo que Macri dejó sin terminar, con un déficit habitacional que alcanza a unos 3.5 millones de hogares (según el censo 2010).

Te puede interesar: Tierra para vivir.Para Ferraresi, el FMI no cambiará la política de vivienda del Gobierno: ¿siguen los desalojos?

Según dijo a la radio AM 530, la ley de alquileres actual "no funcionó porque hay tres millones de alquileres y se inscribieron en la AFIP no más de 230.000 contratos”. Reconoce que menos del 10 % de los contratos de alquileres fue registrado en AFIP, pero minimiza la cantidad de población inquilina. Para él no hay 8 millones, como se desprende de la Encuesta Permanente de Hogares. Pone en dudas las cifras del Indec, que arrojó para el segundo semestre del año pasado que el 19,7 % de los hogares y el 16,8 % de las personas son “inquilinos o arrendatarios”.

"No creo que una ley [nacional] resuelva, las que pueden resolver son las leyes locales”, aseguró esta semana. Este es un “problema muy menor” en el interior, dijo, por eso no considera correcto “que toda la nación tenga que hacerse cargo de las problemáticas de un Gobierno de la Ciudad que no resuelve absolutamente nada”. Mientras, el oficialismo y Juntos por el Cambio comenzaron este martes el debate en comisiones para la reforma de la ley de alquileres, a pedido del lobby inmobiliario en el Congreso.

El “hito” de la gestión del FdT también alcanzó la entrega del crédito para vivienda número 40 mil. Programas como Casa Propia, son créditos a los que puede acceder solo un sector de la clase trabajadora con cierto nivel salarial y condiciones de vida más estables. Esto excluye a la mayoría de quienes sufren el déficit habitacional, que se encuentran por debajo de la línea de la pobreza y no reúnen condiciones para que les den un préstamo. No hay crédito verdaderamente masivo para que puedan acceder a la casa propia los millones que dejan medio salario en un alquiler o que ya ni les alcanza para eso.

Mientras, el FdT repite los desalojos y la respuesta represiva contra las luchas por tierra para vivir en todo el país, a tono con lo que se vio en Guernica, antes de que Ferraresi se tomara licencia como intendente para asumir como ministro.

Funcionarios que funcionan al servicio de su clase

Ada María Magdalena Sierra, después de una trayectoria que también empezó en los 90, asumió como diputada nacional por Unidad Ciudadana en 2017. En fuentes consultadas por LID aún figura como empleada de la Cámara de Diputados de la Nación a pesar de que renunció a ese cargo para asumir como jefa de gabinete de Avellaneda, desde que su esposo es ministro.

Árbol de relaciones de Ada María Magdalena Sierra, esposa de Jorge Ferraresi | Informe en base a datos oficiales.

También aparece como empleada de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires y de la Municipalidad de Avellaneda donde fue concejal. También figura como empleada de la Anses, organismo en que ocupó un cargo al frente de la UDAI Avellaneda a partir de 2014.

María Agustina Ferraresi Egan, hija del primer matrimonio del ministro, figura como empleada de la Cámara de Diputados de la Nación, de la municipalidad de Avellaneda y de la Anses. En 2017, siendo intendente, su padre la nombró Directora General de Arte, Cultura y Espectáculos de la Municipalidad de la localidad.

Te puede interesar: Carestía de la vida.Alquiler y alimentos: armas letales en la guerra de la inflación contra el salario

Juan Manuel Ferraresi, el único hijo varón, figura como empleado de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires. María Milagros Ferraresi, estudiante de turismo que muestra sus viajes por el país y el mundo en su cuenta de Instagram, también aparece como empleada de la cámara alta bonaerense y de la Defensoría del Pueblo. Según la crónica periodística hay más familiares del clan Ferraresi-Sierra y amigos, como Pesce, que ocupan cargos en la administración pública.

María Agustina y Magdalena Sierra figuran a, a través de la Anses, como socias del Banco Hipotecario, Cresud, Ternium Argentina (grupo Techint), Irsa Inversiones y representaciones, Irsa propiedades comerciales, Grupo Supervielle y de la alimenticia Molinos Agro.

Ah pero Macri...

Según su balance, el Gobierno logró bajar la pobreza y la desocupación. Como contrapartida, dijo que “tenemos problemas con la inflación, es cierto, con el precio de los alimentos, pero Macri, más allá de no haber hecho nada de nada, tenía 54 % de inflación”, contrastó.

En 2018 el macrismo tomó el préstamo más grande de la historia del Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyo pago el FdT acaba de renegociar. Macri reconoció que pidió el préstamo para dárselo a los bancos que fugaron el dinero. El mismo año, Ferraresi declara haberse enriquecido con la especulación financiera. Como especulador, jamás cuestionaría la legitimidad del negocio de los especuladores mayores.

Actividad especulativa y financiera declarada por Jorge Ferraresi entre 2018 y fines de 2020, según la declaración jurada que presentó el 25 de noviembre de 2021 a la Oficina Anticorrupción

Por eso apoyó el proyecto presentado por el bloque de senadores del FdT para crear un impuesto que supuestamente pagarían los principales evasores. Esa recaudación se destinaría a pagar la deuda al FMI.

La propuesta es una migaja a cambio de legitimar la estafa macrista y el saqueo imperialista. El FMI exige más inflación, más tarifazos y reformas estructurales en el ámbito laboral y jubilatorio. También más extractivismo y contaminación. Eso amenaza con empeorar las condiciones de vida de las mayorías populares. Pero ¡ánimo! Hay 2023 y Ferraresi, quien gobernó una década de corrido la localidad donde se encuentra Villa Inflamable, uno de los territorios más contaminados de América Latina, ya dijo que está dispuesto a ser candidato.

Las medidas que podríamos tomar

En el Frente de Todos (FdT) se “castigan mucho” y existe “mucha autoflagelación”, dijo Ferraresi en Radio 10. “Nos matamos por las cosas que no podemos resolver o que todavía no pudimos hacer”, planteó.

El 28 de diciembre de 2021, la cartera que dirige envió una notificación digital a 117 trabajadores y trabajadoras en la que se les informaba que su contrato temporal no sería renovado a partir del 1° de enero. Entre las personas despedidas había algunas con años de antigüedad y madres con hijos a cargo. 15 días después, Ferraresi estaba de vacaciones en Cuba. Es que hay tanto que hacer aún…

Te puede interesar: Seis horas, cinco días a la semana.Trabajadores pobres y precarios: ¿y si se reduce la jornada laboral para trabajar todes?

Ningún funcionario como él plantearía soluciones de fondo al problema de la inflación, del empleo y habitacional, como un inventario de vivienda ociosa para poner las propiedades en esa condición a disposición de las necesidades populares. O el impuesto a la vivienda ociosa que ya rechazó. Para los gobiernos capitalistas la construcción de casas y la obra pública solo puede ser controlada por funcionarios como Ferraresi, que deciden qué empresa hace cada obra.

Ferraresi junto a Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Juan Manzur y el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, en una entrega de casas en Salta | Foto: Argentina.gob.ar

El resultado es el déficit habitacional actual. Ningún Gobierno desde el fin de la dictadura llevó a cabo un verdadero plan de obras públicas para construir las viviendas que faltan.

Para el FdT y la oposición de derecha, medidas como el no pago soberano de la deuda con el FMI, para destinar esos recursos a las necesidades sociales, es “imposible”. De allí podrían provenir los recursos para poner en pie el plan de obras públicas que se necesita, bajo control de trabajadores, trabajadoras y vecinos de las comunidades más afectadas por el déficit habitacional.

El clan Ferraresi, es solo un ejemplo de cómo funciona la casta política de todos los gobiernos, al servicio de la rapiña capitalista contra los trabajadores y las trabajadoras. La organización de la clase obrera ocupada y desocupada debe empujar a las direcciones de los sindicatos a salir a la lucha, junto al movimiento de mujeres, LGTBI, ambientalista, estudiantil, contra el pago de la deuda. Esa es la vía que propone la izquierda para imponer medidas que den solución de fondo a los problemas más acuciantes de las mayorías.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias