Política

POLÍTICA SOCIAL

Fernández lloró ante referentes barriales y les prometió un “bono” de $ 5.000 por única vez

El presidente estuvo en Moreno. En un centro cultural barrial anunció un bono para quienes trabajan en comedores y merenderos, equivalente a $ 166 diarios durante un mes. Al hacerlo se mostró emocionado. Del robo a jubilados, del crecimiento de la pobreza y de su “homenaje” al FMI, ni una palabra.

Viernes 18 de diciembre de 2020 | 13:52

El presidente Alberto Fernández anunció este viernes el pago de un bono de $ 5.000 para quienes hayan trabajado durante el año en comedores, merenderos y otros centros barriales. Lo hizo durante un acto en el centro cultural “La Chicharra” del municipio bonaerense de Moreno, junto al ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo y la intendenta Mariel Fernández.

Moreno es uno de los partidos del Gran Buenos Aires con mayores índices de pobreza e indigencia. Y vale recordar que de los 37 años de período constitucional desde 1983 hasta hoy, el peronismo gobernó el Municipio 33 años.

Casi en un acting pensado para los flashes, al Presidente en un momento del evento “se le escapó un lagrimón” al agradecer “el esfuerzo” de esas trabajadoras y trabajadores, a quienes calificó de protagonistas de “una epopeya que evitó la muerte de muchos argentinos”.

“Gracias, esencialmente gracias por lo que ustedes fueron capaces de hacer”, señaló Fernández en su discurso. Y añadió: “ustedes hicieron una epopeya, se salvaron muchas vidas en la Argentina por el compromiso y la responsabilidad de ustedes. Este bono es el mínimo reconocimiento que ustedes merecen”. Un “reconocimiento” que representa $ 166 por día durante un mes, por única vez.

El Presidente agradeció “a Dios” por la existencia de las llamadas “organizaciones sociales, porque si no todo hubiese sido más difícil. En cada lugar que hay gente que necesita, hay una organización social tendiendo la mano. Esto pone en evidencia la mayor solidaridad y el compromiso que tiene la gente humilde con su vecino”.

Lo que no dice Fernández, ni mucho menos lo emociona, es que esas organizaciones son la expresión directa de las políticas estatales de empobrecimiento masivo de la población a través de los planes económicos aplicados por los gobiernos de todo color. Gobiernos de los que él fue parte durante años, con Menem, con Kirchner y ahora como presidente.

Mirá también Se va el 2020: ganadores y perdedores de un año cargado de tensiones

En una vuelta de tuerca alimentada con cinismo, el Presidente dijo que lo “emociona mucho que los que menos tienen ponen lo poco que tienen al servicio del que tiene menos. Esa es la mejor Argentina porque se desprende de lo poco que tiene para darle al que menos tiene”. Una extraña apología del “cuanto peor, mejor”.

El discurso presidencial, obviamente, habilitó a que el resto de los funcionarios fueran por la misma línea. El ministro Arroyo dijo que son quienes componen las organizaciones sociales, “la mayoría mujeres, las que pusieron el cuerpo para sostener la realidad argentina este año durísimo”. Y la intendenta Fernández agregó que “siempre, en los momentos difíciles, el protagonismo en los barrios es de las mujeres, sin ellas hubiese sido muy difícil sostener el problema alimentario de la Argentina”.

Leé también La desocupación trepó al 11,7 % y ya alcanza a más de dos millones de personas

Sin dudas las miles de mujeres y hombres que diariamente se cargan al hombro el sostenimiento de comedores, merenderos y demás centros barriales realizan una tarea más que admirable, administrando recursos escasísimos para atender necesidades cada día más masivas y urgentes.

Pero que esas mujeres y esos hombres sean mostrados en un acto para recibir un “homenaje” de parte de quienes aplican los ajustes presupuestarios, quienes ajustan el bolsillo de jubiladas y jubilados, quienes con sus políticas aumentan el índice de pobreza e indigencia y rinden pleitesía al FMI y a los fondos buitre, es una bofetada a la inteligencia y una burla a la lucha cotidiana de esa misma gente.

Encima, se dice todo eso al momento de anunciar un bono de $ 5.000 por única vez, lo que en muchos casos representa el consumo de electricidad, gas y agua de un mes para una familia o dos o tres compras (cada vez más modestas) en el supermercado.







Temas relacionados

Movimientos sociales   /    organizaciones sociales   /    Alberto Fernández   /    Pobreza   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO