×
×
Red Internacional

¿Mais Democracia? Fernández viajó a encontrase con Lula Da Silva y lo siguieron las presiones para que anule las PASO

Wado De Pedro, desde Brasil y Sergio Massa en Argentina, continuaron con la presión hacia Alberto Fernández para que se eliminen las PASO. El Presidente reivindicó el triunfo de Lula desde un discurso democrático, que pareció contestarles "de coté".

Escuchá esta nota
Lunes 31 de octubre | 21:16
Alberto Fernández y Lula da Silva, con De Pedro, Scioli, Cafiero, Heller y otros.

La última vez que Alberto Fernández había visitado a Lula Da Silva, éste último se encontraba preso por el lawfare; y Fernández aún estaba en campaña, prometiendo llenar la heladera de los argentinos.

Éste lunes, Fernández viajó al país hermano, para felicitar a quién ganó las elecciones presidenciales de Brasil, por muy poco margen, frente al derechista Jair Bolsonaro.

Lula ganó la presidencia pero el bolsonarismo salió fortalecido: hay que derrotarlo en las calles

Del encuentro entre Alberto Fernández y Luiz Inácio Lula da Silva, participaron también Eduardo "Wado" de Pedro (Interior), Daniel Scioli (embajador), Santiago Cafiero (Relaciones exteriores), Carlos Heller (diputado del Frente de Todos), entre otros.

Pero mientras el Presidente se mostraba en gestos fraternales con el líder del PT brasileño: Wado De Pedro, desde Brasil y el ministro Sergio Massa, desde Argentina, aprovecharon para continuar con la campaña de presión interna para que se elimine la instancia de Primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO), en las elecciones presidenciales del 2023. Propuesta que Alberto Fernández rechaza y debate que viene esquivando abrir hacia el interior del Frente de Todos.

¿Mais democracia?

Fernández optó por un discurso reivindicativo de las instituciones democráticas, en línea con la campaña política que desplegó Lula da Silva, para conquistar el voto de quienes rechazan la gestión del todavía presidente Jair Bolsonaro.

“Con Lula compartimos la mirada sobre la necesidad de integración en América Latina, de que la democracia se consolide en todo el continente, que los procesos electorales sean debidamente respetados y de poder crecer como región en conjunto”, expresó frente a las cámaras.

La frase puede leerse como una indirecta frente al kirchnerismo, que viene insistiendo, junto con los gobernadores peronistas, para que se eliminen las PASO -que fueron incorporadas por el propio kirchnerismo en el año 2009.

Este lunes, el ministro Sergio Massa, principal figura del Gobierno en la actualidad, sumó su "volumen político" a la presión. Instó públicamente a que el Presidente llame “a la mesa política del Frente de Todos para fijar una única posición” sobre el tema, porque "hay cosas que en la coalición las tenemos que discutir cara a cara en una mesa, a puertas cerradas”.

Y se atajó: “Traigo una opinión respecto de cómo funcionan las primarias que es pública, basta con googlear qué dije en el 21, en el 19, en el 17. Google me manda en cana en ese sentido”. Así, dejó en evidencia que es una propuesta oportunista, de conveniencia coyuntural.

Primer plano de Eduardo "Wado" De Pedro
Primer plano de Eduardo "Wado" De Pedro

Por su parte, Wado De Pedro, aprovechó las cámaras en Brasil para redoblar la apuesta. Hace pocos días, había planteado que la mayoría del Frente de Todos no quiere PASO; frente a lo que Alberto Fernández contestó, pidiendo "no tergiversar los procesos electorales en marcha".

Éste lunes, De Pedro, propuso eliminar las elecciones legislativas de medio término; ya que, según sus palabras, "cada gobierno, fuerza política o coalición que ofrece una gestión tiene que tener los cuatro años para desarrollarla" y desde su perspectiva, elegir por voto popular diputados y senadores cada dos años, entorpecería esto.

Recordemos que la mala elección del Frente de Todos en 2021 -producto, en gran medida, de que el Gobierno no había cumplido con sus promesas electorales y ya venía aplicando un ajuste- fue el inicio de la guerra interna entre el kircherismo y el oficialismo dentro de la coalición gobernante. Y de la decadencia en la legitimidad del Gobierno.

Esta propuesta de De Pedro, es muy difícil de llevar a cabo, ya que implica un cambio del texto constitucional. Más parece estar cantando un vale cuatro, por la discusión de las PASO, que encara con el apoyo los gobernadores peronistas.

Aún así, el planteamiento de quitar el voto popular de en medio, para gobernar cuatro años sin ningún tipo de "plesbiscito": habla de la crisis política de representatividad que atraviesan no solo el Gobierno y la oposición de derecha en Argentina, si no distintos regímenes políticos en todo el mundo.

Basta de buscar ventajitas

"Basta de buscar ventajitas", twitteó, éste lunes, la diputada Myriam Bregman. Los cuatro diputados nacionales del Frente de Izquierda -Bregman, Del Caño, Vilca y Del Plá- anticiparon su posición ante un posible debate dentro del Congreso.

"De ningún modo nosotros aceptamos que primero Juntos por el Cambio, con la Boleta Única y ahora el oficialismo con las PASO manipulen el sistema electoral al solo efecto de beneficiar sus posiciones en las elecciones", plantearon desde el Frente de Izquierda Unidad.

Aunque continúan rechazando el piso proscriptivo y la forma de financiamiento de las campañas electorales, que perjudica a las minorías y a las fuerzas políticas de trabajadores, por ser aspectos antidemocráticos del sistema electoral argentino.

Desde la otra vereda: el Frente de Izquierda despliega una personalidad propia e independiente en los debates nacionales. Frente a la votación del Presupuesto 2023, fue la única fuerza en denunciar que ésta planificación económica beneficia a los grandes empresarios y ajusta en salud, vivienda y educación, a pedido del FMI.

Te puede interesar: Desde el norte a la Patagonia: sumate a las 100 asambleas abiertas del PTS en el FIT

Por estas horas, a los operadores del Frente de Todos, les toca seducir el voto de los diputados de Javier Milei, el liberal que se negó a repudiar el atentado a la vicepresidenta. Mientras continúan presionando al presidente, para que afloje en su idea de competir en las PASO con otros candidatos, de cara a las elecciones 2023.

La crítica de Lula

Fernández, Scioli y da Silva
Fernández, Scioli y da Silva

Probablemente Daniel Scioli tenga los días contados como embajador argentino en Brasil. Su manifiesta cercanía con Jair Bolsonaro, durante su gestión diplomática, plantean un nuevo rumbo para quien fue el candidato del kirchnerismo en las elecciones del 2015.

Pero las críticas más contundente de Lula da Silva, fueron para su amigo Alberto Fernández.

Hace pocos días, en un encuentro con empresarios de Brasil, en el marco de su campaña electoral, Lula Da Silva se despegó de la gestión presidencial de Fernández.

"¿Cuál es el problema de nuestro amigo Alberto Fernández en Argentina? ¿Por qué ganó las elecciones? Porque el FMI animó a Muaricio Macri a pedir prestados u$s40.000 millones", planteó.

"Alberto Fernández ganó las elecciones criticando el préstamo, criticando al FMI. Ahora, cuando gana, ¿Qué hace? Empieza a perder puntos queriendo solucionar el problema del FMI", señaló.

"Cuando se dio la crisis estadounidense de Lehman Brothers, la crisis europea, ¿El FMI dio conjeturas? No, desapareció", apuntó Lula.

Y agregó: "Fernández está estancado. La inflación está al 70% y no sé qué pasará en Argentina. El hambre es muy alto. Era un país poderoso, alguna vez fue la quinta economía del mundo. Lo que le falta es una elección política sobre para quiénes quieren gobernar. Es simple, solo hay que elegir", concluyó.

Habrá que ver cómo encara Lula da Silva esta "simple elección", cuando comience un nuevo mandato al frente de Brasil. Lula gobernará con el neoliberal Geraldo Alckmin como vicepresidente y junto a otras fuerzas de derecha. Por otro lado, impulsó una campaña electoral hacia el centro, buscando, por ejemplo, seducir el voto cristiano conservador al rechazar el derecho al aborto.

En un país divido por la polarización, y con un bolsonarismo fortalecido en el Congreso y en gobernaciones importantes: se verá hasta qué punto este nuevo mandato de Lula se plantea enfrentar a la derecha antidemocrática o negociar con ella.

Sin dudas, es necesario organizar la lucha contra el bolsonarismo y la herencia golpista, deplegando la fuerza organizada del pueblo trabajador y pobre de Brasil, de manera independiente del Gobierno. Sin conseciones.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias