×
Red Internacional

Han sido dos días candentes para los trabajadores de FedEx-TNT en Italia y en toda Europa. Mientras la multinacional estadounidense de transporte de mercancías anunciaba un plan que implicaría hasta 6.300 despidos, los trabajadores de los almacenes han dado lugar a una oleada masiva de huelgas en Lieja (Bélgica) y en toda Italia, de Milán a Piacenza, de Bolonia a Florencia, de Roma a Nápoles.

Jueves 21 de enero | 17:31

Sin embargo, la decisión de la empresa no es una sorpresa, ya que desde que FedEx adquirió TNT se viene hablando con frecuencia de reducciones de personal y reestructuraciones corporativas, y en Italia ya hubo una primera oleada de este tipo hace cuatro años.

En concreto, en la planta belga de Lieja, en la que actualmente trabajan 1.700 personas y en la que se han producido 671 despidos, se paralizaron todas las actividades durante 48 horas, por lo que los aviones de carga no pudieron llegar a su destino.

En Italia la situación es aún más confusa, de hecho, los despidos a los que se refiere la multinacional estarían dirigidos a los trabajadores directos. ¿Y los miles de trabajadores subcontratados, o la gran mayoría de los trabajadores de almacén y conductores? No hay respuesta definitiva, ayer en el segundo día de la huelga convocada por el sindicato Si Cobas también se han unido los adherentes al sindicato ADL Cobas presente principalmente en el Véneto, mientras que de las organizaciones confederales CGIL CISL y UIL todavía no saben nada.

Durante dos días se celebraron asambleas y huelgas en toda Italia.

En cuanto a la huelga dentro de las fronteras nacionales [En Italia, N. del T.], puede decirse que ha tenido un éxito total, hasta el punto de que hoy la empresa ha emitido un comunicado en el que declara que los servicios de recogida y entrega nacionales e internacionales quedan suspendidos temporalmente en las sucursales atendidas por los almacenes de Bolonia, Brescia, Módena y Nápoles. Evidentemente, la responsabilidad vuelve a recaer en los trabajadores en huelga, y no por primera vez.

No, la realidad es otra: la empresa multinacional desde hace años, después de la adquisición de TNT, está perdiendo posiciones frente a la competencia cada vez más feroz de otros gigantes del sector y esta crisis la quiere descargar sobre miles de trabajadores a los que hasta hace unos años no se les reconocía ningún derecho básico, que a menudo son extranjeros (al menos en Italia), siempre sobreexplotados con el sistema de contratos y subcontratos, confiados a cooperativas cuanto menos ambiguas. Desde entonces los tiempos han cambiado y muchos de esos derechos negados los han ganado los trabajadores con días y días de huelga, resistiendo la represión y las amenazas.

Ahora hay que utilizar esta combatividad para organizar la resistencia a los mortíferos planes de reestructuración de la empresa. Exigir la unidad de todos los trabajadores subcontratados y directos dispuestos a luchar con o sin carné sindical y apelar a la solidaridad internacional de todos los trabajadores de Italia, Bélgica y de cualquier lugar donde FedEx intente despedir.

* Artículo publicado originalmente en La Voce Delle Lotte de Italia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias