×
×
Red Internacional

La encuesta ADIMARK vuelve a golpear a los partidos tradicionales del régimen político Chileno. Bachelet comienza el año con un 67% de rechazo, 74% para los partidos de derecha y el parlamento no lo hace nada de mal bordeando el 80% de desaprobación. Mostraron que no se podía confiar en ellos. No es casual que los “partidos emergentes” sean los mejor evaluados. ¿Qué política necesitamos en Chile?

Viernes 4 de marzo de 2016

Al igual que todos los meses, la encuesta Adimark hace un flash del estado de la coyuntura política. Cifras importantes, el rechazo a la Mandataria aumentó tres puntos con 67% su cifra más baja en 9 años. La desaprobación de la gestión del gobierno en su conjunto subió dos puntos y se alzó en 74%. Los más optimistas tendrán que estar alertas, se cuestiona la reforma educacional a pocos meses de implementar la gratuidad y los partidos tradicionales de la derecha y la Nueva Mayoría aparecen nuevamente cuestionados.

No hay confianza

La Nueva Mayoría obtiene un 22% de aprobación y un 68% de desaprobación. Por otro lado, la coalición “Chile Vamos”, nuevamente obtiene un 67% de rechazo. No es solo una cosa de cifras y lo saben. Despues de los casos de corrupción PENTA y SQM, tras ver como Cristian Riquelme hacia negocios con el gobierno, el caso Caval, le defensa de Longueria que realizaron desde figuras del Partido Socialista hasta la UDI y la impunidad en como son tratados los empresarios por casos de colusión son el historial de los partidos que ya no generan confianza.
Un 75% de rechazo y 17% de aprobación recibió la UDI, siendo nuevamente el partido político peor evaluado, aumentando su rechazo en 4 puntos porcentuales. El segundo lugar de la desaprobación es compartido por la Democracia Cristiana y el Partido Comunista, ambos con un 65% negativo. Al parecer todos los que estén relacionados con las partidos tradicionales que gobernaron durante 20 años el Chile neoliberal no son bien vistos. Todo alternativa que los critique es mirada con simpatía.

Aprobación a reforma educacional cae ocho puntos pese a entrada en vigencia de gratuidad

La gratuidad en la educación superior se promulgó en diciembre pasado y comienza a regir este año, beneficiando a cerca de 160 mil estudiantes universitarios, matriculados en una de las 30 universidades que adscribieron a la política. Así, dentro de las áreas de gestión ésta se ubica por segundo mes consecutivo en el segundo lugar con un 40%, lo que viene a confirmar la hipótesis del "efecto gratuidad".
Pero es contradictorio que apenas puesta en vigencia la “gratuidad” de Bachelet esta comience a ser cuestionada. Al parecer las expectativas son más fuertes que la realidad, pero como toda ilusión esta cae por su propio peso. Porque lo cierto es que con la implementación de la gratuidad queda en evidencia que las falencias del financiamiento en educación siguen sujetas a la arbitrariedad del mercado. Una familia con dos hijos en donde los padres ganan el salario mínimo, solo uno de ellos pudo acceder a la gratuidad y el otro fue rechazado, no pudo estudiar ¿Tiene alguna lógica? La educción no puede ser un beneficio arbitrario, tiene que ser un derecho y tiene que estar asegurado por el Estado.

Partidos emergentes son los mejor evaluados

El movimiento liderado por el diputado Giorgio Jackson, Revolución Democrática, aparece como el partido político mejor evaluado en la encuesta Adimark de febrero, contando con una aprobación del 45%, encabezando la lista al igual que en la medición de enero.
El segundo puesto es para Ciudadanos, organización de derecha encabezado por el ex candidato presidencial Andrés Velasco, que obtuvo un 42% de respaldo, lo que representa un aumento de 13 puntos porcentuales con respecto al sondeo anterior, subiendo del cuarto al segundo lugar.
Partido Humanista y el PRO ocupan el tercer y cuarto puesto, con un 37% y 32%
Los calificados “outsiders” de la política son los mejor vistos, todo lo que tome distancia de este régimen de partidos empresariales corruptos tiene simpatía por amplias capas de trabajadores y estudiantes.

¿Se renuevan las caras?

Lo cierto es que la política de los partidos tradicionales que sostuvieron el régimen durante la transición, son los más golpeados. Toda esa política es repudiada, inclusive el PC habiéndose incorporado hace unos años al gobierno para pelear por las reformas “desde adentro” con la DC incluida, también se ve golpeado.

Los “outsiders” de la política en Chile nos ofrecen caras nuevas, es cierto, cada uno ha denunciado a la corrupción en diferentes ámbitos pero sus propuestas son el reciclaje de viejas ideas políticas.

Andres Velasco, que ya fue ministro de Bachelet e implemento planes privatizadores. Ha sido parte de las dos coaliciones politica del regimen, ministro de hacienda del primer Gobierno de Bachelet, ahora reunido con un sector de la derecha, la ex RN como Lily Peres.

Los que vinieron del movimiento estudiantil Revolución Democrática de Girogio Jackson y la Izquierda Autónoma de Gabriel Boric, ¿Serán una renovación de lo viejo o abrirán nuevos caminos? Jakcson llegó como diputado en acuerdo con la Nueva Mayoría y este año busca repetirse el plato profundizando reuniones. Por su parte la izquierda Autónoma de Gabriel Boric busca volver a un Estado de “derechos sociales”, mas Estado para un capitalismo “ético.

¿Que política necesitamos en Chile?

Lo que no dice las encuestas y que la izquierda debe plantearse, es como fortalecemos una alternativa revolucionaria y anticapitalista. Necesitamos que la política no siga en manos de los empresarios, que la política la hagan los trabajadores para enfrentar sin vacilaciones a los empresarios y sus partidos de corruptos. Mientras la educación, las pensiones y nuestras necesidades están privatizadas. Hoy día 7 grandes familias se hacen millonarias saqueando nuestros recursos naturales. Cualquier alternativa realista debe saber que no hay forma de transformar el régimen heredado de la dictadura sin enfrentar a los grandes empresarios en Chile y eso implica expropiar y poner bajo control de los trabajadores para tener educación, salud y vivienda. Hoy se pide, hoy se necesita. Necesitamos una alternativa que este en cada lugar de trabajo, que se prepare, porque para conquistar los derechos que la dictadura nos robo vamos a necesitar que las nuevas caras de la política Chilena quieran dar la pelea por terminar con todo el legado de Pinochet. De esta crisis política tenemos que fortalecer una alternativa anticapitalista, una alternativa para la lucha de clases. Si vamos a renovar las caras no lo hagamos a la medida de los posible.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias