×
×
Red Internacional

El miércoles 17 de noviembre, Gabriela Molinero de 46 años falleció de leucemia. Trabajó durante 23 años en la empresa. Era una de las tantas trabajadoras que Garbarino dejó en la calle hace meses, sin salario y sin los derechos laborales básicos.

Viernes 19 de noviembre | 19:53

Este miércoles 17 de noviembre, Gabriela Molinero de 46 años, trabajadora durante 23 años de la empresa Garbarino, y 15 años en la sucursal de Monte Grande de la zona sur de la Provincia de Buenos Aires, falleció luego de pelear contra un cáncer de mama y donde el último mes se agravó su salud cuando le diagnosticaron leucemia.

Gabriela era una más de las 4 mil familias que hace 7 meses que no cobran sus sueldos por decisión de Garbarino, porque la empresa mantiene los locales cerrados, y los trabajadores que accedieron al retiro voluntario aún no han cobrado. Recientemente la patronal envío 1800 telegramas de despidos en los que además la empresa pretende pagar el 50% de la indemnización que corresponde.

En plena pandemia, no solo les adeudaban y pagaban en cuotas los salarios, también les quitaron la cobertura médica, lo cual tuvo sus consecuencias lógicas. Soledad Barzola, trabajadora de Garbarino de la zona oeste, transitaba un embarazo de riesgo mientras la patronal le quitaba la obra social. Esta situación solo se hizo conocida luego de que Soledad haya hecho una denuncia por redes y sus compañeros hicieran una gran campaña para que la compañera pueda acceder a la atención adecuada.

Te puede interesar: Garbarino los dejó sin obra social: "Mientras tanto estoy sin cobertura para mi bebé"

Alejandro, trabajador de la sucursal de José C Paz, escribió para sus compañeros unas palabras de bronca ante una muerte evitable: "a lo largo de estos 7 meses de esperar a ver qué pasa con nosotros, toda esta problemática trajo desalojos, imposibilidad de cubrir las cuotas alimentarias de nuestros hijos, stress, depresión por no saber qué hacer...". Más adelante continúa: "hoy se confirmó que se llevaron una vida, sí sí, como lo leen, una vida".

Este viernes en Alerta Spoiler amplió la información y nos confirma lo mismo que se replica en cientos de casos, ante la quita de los aportes y la cobertura médica, los trabajadores acceden a un sistema de salud público colapsado y desfinanciado.

Te puede interesar: Trabajadores de Garbarino marcharon nuevamente a la Federación de Empleados de Comercio

Ante la pregunta de qué opina sobre el rol de la patronal, sindicato y gobierno, nos dice: "tenemos un Estado totalmente ausente que viene de promesas en promesas y que últimamente no esta interviniendo en nada, tenemos una patronal negrera, antiobrera y, ahora encima está siendo cómplice del fallecimiento de una compañera. El sindicato de comercio está totalmente ausente, no fue capaz de brindarle algún tipo de ayuda al menos a sus afiliados que tienen enfermedades crónicas".

Son muchos los testimonios de trabajadores donde cuentan que sufrieron desalojos, corte de los servicios, donde no les quedó otra que agarrar la bicicleta para repartir para una app o incluso vender sus propios muebles para alimentar a la familia.

La empresa y sus cómplices

Desde los primeros meses de este año, La Izquierda Diario ha dado cuenta de la evolución de este conflicto. Desde la organización de autoconvocados hasta el rol y el accionar que cumplieron, no solo el empresario Carlos Rosales, sino también del Sindicato de Comercio de Armando Cavallieri y el Gobierno Nacional en el que el mismo Alberto Fernández estuvo cara a cara con los trabajadores. Desde ya que hay que mencionar el cerco de los grandes medios de comunicación, interesados en que la voz de los trabajadores no se escuche ya que muchos de estos medios contaban con la pauta publicitaria de Garbarino.

La impunidad con la que cuenta Carlos Rosales, dueño de Garbarino, es garantizada por un sindicato que nunca llamó a un paro ni tampoco presentó un plan serio de lucha nacional, logrando así aislar y dividir a los trabajadores de todo el país.
El Gobierno aportó con reuniones en el ministerio de trabajo en el que no se resolvía nada, dándole tiempo al empresario para lograr su plan de vaciamiento. Sumado a la negativa de los grandes medios que siempre se negaron a difundir la voz de los trabajadores, fueron el cóctel necesario para llegar a la situación actual.

Te puede interesar: Garbarino se presentó en concurso de acreedores: agrava la situación de los despedidos

La Izquierda Diario se solidariza con la familia de Graciela y con todos los y las trabajadoras de Garbarino que vienen dando la pelea por sus puestos de trabajo. Nuestras vidas valen más que sus ganancias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias