×
×
Red Internacional

Pese a la campaña del Gobierno de Kicillof contra la familia del joven de Pedro Luro y al intento oficial de hacer encajar las conclusiones de la autopsia en la absurda hipótesis de un “accidente”, está a la vista que quienes gobiernan encubren a la Bonaerense y sus secuaces. Por eso Cristina Castro viajó a Buenos Aires a exigirle al Gobierno que no avale la impunidad.

Daniel Satur@saturnetroc

Domingo 15 de agosto | 05:56
A un año del hallazgo del cuerpo de Facundo | Hablamos con Cristina Castro - YouTube

Producción audiovisual: Lucho Lucero, Javier Brat, Neto y Flor Sciutti

Viernes a la tarde. La conferencia de prensa en el Centro Cultural San Martín lleva casi una hora y media, pero el auditorio sigue escuchando atento. Cristina Castro ya dio varias respuestas a periodistas. Ahora es ella quien interroga. “Tengo una pregunta atragantada acá (se toca la garganta) desde el mismo momento en que desapareció mi hijo. Es una pregunta a Cristina Fernández de Kirchner”, dijo con firmeza.

“¿Qué hubiera hecho ella? ¿qué piensa ella de todo esto? Mi hijo la defendió con uñas y dientes, se peleó con su mamá por defender a esta señora. ¿Qué piensa ella? ¿Qué hubiera hecho estando en mi lugar? ¿Qué hubiera hecho ella si le hubieran tocado a su Máximo, como me tocaron a mi Facu, como me mataron a mi Facu?”, preguntó Cristina.

Sábado a la tarde. Familiares de víctimas de la violencia estatal se reúnen en Parque Patricios. Es una jornada homenaje a la China Cuéllar, la joven asesinada en 2012 por el Servicio Penitenciario Federal en un supuesto “suicidio” en el penal de Ezeiza. La plaza lleva su nombre. En uno de los paredones cercanos se está haciendo un mural por Facundo.

Cristina Castro interrumpe su conversación con otras madres y se hace un momento para hablar con La Izquierda Diario . Le preguntamos si en todo este tiempo recibió algún tipo de comunicación de parte del gobernador bonaerense.

“Kicillof hace mucho tiempo dejó de comunicarse conmigo, por eso no espero absolutamente nada de él, no espero respuestas, porque está a la vista que está bancando a Berni, que no tiene problemas en salir con armas a desalojar a un montón de familias con criaturas. Si como gobernador bancás eso, ya tendrías que haber renunciado”, sentenció.

Este domingo a la tarde se cumple un año del hallazgo del cuerpo de Facundo Castro en un cangrejal de Villarino Viejo, al sur de la provincia de Buenos Aires. Con motivo del aniversario, Amnistía Internacional organizó la conferencia de prensa del viernes donde participaron Cristina, sus abogados Leandro Aparicio y Luciano Peretto y la abogada Margarita Jarque de la Comisión Provincial por la Memoria.

La madre de Facundo aprovechó el viaje para reunirse con el procurador general de la Nación (interino), Eduardo Casal, y con la ministra de Seguridad Sabina Frederic. A ambos les entregó información precisa del entramado de encubrimiento a los responsables del crimen y les pidieron medidas concretas de acuerdo a sus responsabilidades. Gran parte de esa información se comenta en otra nota de este diario.

Te puede interesar: Informe: la mamá de Facundo Castro viajó a Buenos Aires a exigir que el Gobierno no avale la impunidad

Pese al cerco mediático de varios medios oficialistas y opositores, la presencia de Cristina en la capital no pasó desapercibida. Sobre todo para el Gobierno, a quien fue personalmente a llevarle pruebas de la impunidad y a exigirle acciones concretas para conjurarla. “El Estado argentino no asistió para nada a la familia”, dice a quien le pregunta. Y es así.

Paola García Rey (Amnistía Internacional), Cristina Castro, Luciano Peretto, Leandro Aparicio y Margarita Jarque (CPM)
Paola García Rey (Amnistía Internacional), Cristina Castro, Luciano Peretto, Leandro Aparicio y Margarita Jarque (CPM)

Que parezca un accidente

Hace justo un año nuestros ojos estallaron de bronca al leer la noticia. Un cadáver esqueletizado había sido encontrado por un pescador en el mismo cangrejal en el que la Policía Federal y la Prefectura habían realizado rastrillajes días antes con resultados negativos. A metros de él, una de las zapatillas de Facundo, intacta 107 días después de haber desaparecido.

Te puede interesar: Según expertos, la zapatilla de Facundo Castro no pudo estar intacta 107 días en el cangrejal

Hace un año quisimos patear el televisor al escuchar a Sergio Berni decir muy suelto de cuerpo cuanta burrada se le cruzó por la cabeza, mintiendo al decir que junto al cuerpo de Facundo estaba la mochila (aparecida un mes después a cuatro kilómetros). Mientras el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos provincial, conducido por Julio Alak, mantenía un abyecto silencio, el Ministerio de Seguridad echaba más y más tierra sobre la verdad.

La demagogia de los funcionarios provinciales y nacionales, con gran capacidad de simular congoja y preocupación, alcanzó niveles récord. Pocos días después Alberto Fernández en Olivos y Axel Kicillof en La Plata le prometieron a Cristina, mirándola a los ojos, que no encubrirían a nadie.

Luego vendría la publicación de los resultados de la autopsia y el intento del Estado, apelando a todos sus recursos y con colaboración de cómplices mediáticos, de convencer a todo el mundo de que el joven fue víctima de un accidente desdichado y de que ni la Bonaerense ni nadie tuvo nada que ver con su trágico final.

Te puede interesar: Claroscuros de la autopsia de Facundo Castro: ¿que parezca un accidente?

Represión “sanitaria”

Hoy sabemos que durante esos meses de angustiante y dolorosa búsqueda de Cristina, mientras diversos actores estatales procuraban liquidar todo rastro o prueba, en la Quinta Presidencial de Olivos Alberto Fernández armaba festejos y reuniones con decenas de personas (que de esenciales no tenían nada) violando el DNU que él mismo había firmado.

¿Hace falta recordar que Facundo desapareció después de que, al menos, tres policías bonaerenses lo detuvieran cumpliendo la orden presidencial de reprimir a quien, sin importar la causa, transitara por calles y rutas sin permiso del Gobierno?

Te puede interesar: Caso Facundo Castro: cuando la Policía empoderada hizo de la cuarentena una máquina de matar

Entre abril y julio de 2020 las denuncias por violencia policial y penitenciaria se multiplicaron por seis, según datos de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Si se contabilizaran represiones como la ejecutada en Guernica (avalada por el secretario Horacio Pietragalla) y miles de casos no denunciados por sus víctimas, ese aumento sería mucho mayor.

Gracias a la lucha incansable de Cristina y quienes la apoyan, Facundo fue una de las víctimas más visibilizadas de ese proceso represivo ordenado por el Frente de Todos con acuerdo de Juntos por el Cambio. Pero las policías desatadas y con impunidad garantizada hicieron estragos.

A las decenas de muertos deben sumarse infinidad de personas torturadas, hostigadas y perseguidas en las barriadas populares por canallas de uniforme dispuestos a cualquier cosa. Fernández y Kicillof no sólo lo saben. Ellos dieron la orden.

Te puede interesar: En 2020, 411 personas fueron asesinadas por el Estado

Estado bien presente

Está comprobado que el 14 de julio entre la Policía Federal, la Bonaerense, el fiscal federal Ulpiano Martínez (entonces a cargo de la causa) y los operadores mediáticos Germán Sasso y Érica Benítez metieron de prepo en el expediente el testimonio de una septuagenaria productora rural.

Sin el relato de la testigo E.R. (ellos le dicen “H”, de Hortensia) no existiría ningún elemento para suponer siquiera que Facundo se trasladó más allá de Teniente Origone. Pero encima ese relato es inconsistente y no alcanza para explicar ni cómo, ni dónde ni cuándo murió Facundo.

Está también probado que ese mismo 14 de julio el Municipio de Villarino entregó al fiscal Martínez un informe de las lectoras de patentes del puesto de control fitosanitario ubicado en el kilómetro 714 de la Ruta 3. Según ese informe, el día de la desaparición de Facundo por allí pasó E.H.R., lo que ayudaría a hacer creíble su relato.

A su vez en ese informe no figura el vehículo de los tres testigos clave que vieron al joven ser conducido hacia un patrullero en Origone. Testigos que fueron hostigados y perseguidos por la Policía Federal. Testigos que sabiendo que tenían mucho por perder decidieron contar la verdad de lo que vieron. Testigos que pueden documentar sus dichos con pruebas que los ubican en tiempo y espacio. No como E.R., cuyo relato está muy flojo de papeles.

Te puede interesar: Diez testigos claves que Berni preferiría que no existan

Ese mismo 14 de julio Alberto Fernández se reunió por Zoom con diputados oficialistas y opositores, a quienes les reiteró su decisión de controlar que nadie saliera de su casa y reprimir a quien lo hiciera sin permiso. Allí Máximo Kirchner dijo que el Frente de Todos no iba “a encubrir a nadie” y que se iba “a investigar” qué pasó con Facundo.

Esa noche del 14 de julio, como ya sabemos, el Presidente brindó, rió y bailó sin protocolos con Fabiola Yáñez y una decena de amigues. “Fue un error y no lo voy a volver a hacer”, dijo este viernes, en el mismo momento en que Cristina Castro denunciaba las mentiras de su Gobierno en la conferencia de prensa junto a Amnistía Internacional.

Te puede interesar: Declaró el pescador que halló el cuerpo de Facundo Castro: complicó más a Berni y a la Federal

Reunión con Sabina Frederic | Foto Presidencia
Reunión con Sabina Frederic | Foto Presidencia

Versos de Sabina

Este sábado, minutos después de reunirse con Cristina y sus abogados, la ministra de Seguridad habló por radio AM 750. Además de equivocarse en la fecha del hallazgo del cuerpo de Facundo, Frederic dijo que en la reunión le plantearon “algunas inquietudes” que tienen “sobre la actuación de las fuerzas federales en su momento”. Curiosa “inquietud” la de pedirle expresamente, con nombres, apellidos y prontuarios, que se aparte de la Federal a comisarios y oficiales probadamente cómplices.

Te puede interesar: A un año de la desaparición de Facundo Castro: las pruebas y las incógnitas del expediente

Frederic también dice que la querella le presentó información que ella no conocía sobre la actuación de la fuerza en el caso. “Son datos que están aparentemente ahora y no estaban antes”, afirmó en referencia a la denuncia contra la delegación Bahía Blanca. Y prometió analizar esa información para actuar en consecuencia. Curioso que no sepa la ministra que toda esa información la conoce de primera mano la Jefatura de la Federal. ¿Nunca se la pidió?

Además, como si se tratara de un mérito propio, la funcionaria aclaró que la Federal no participa de las diligencias en la causa desde el 13 de septiembre de 2020 y que en su reemplazo actúa la Gendarmería. Pero no dijo que ese cambio fue a pedido de los fiscales Iara Silvestre, Horacio Azzolin y Andrés Heim, quienes comprobaron la complicidad de los federales con los bonaerenses y con el anterior fiscal Ulpiano Martínez.

Frederic se comprometió a recibir de la familia documentación que avala lo que denuncian. Como si ella no pudiera investigar a su propia tropa, le pide pruebas a las víctimas. Como si su cargo (muy bien remunerado) fuera algo decorativo, la ministra ostenta una llamativa ignorancia y transmite una pasmosa impotencia. ¿Pero cuánto dista la ignorancia de la complicidad si se está al frente del Estado?

Axel Kicillof y Sergio Berni
Axel Kicillof y Sergio Berni

Te puede interesar: En “la plaza de Facu”: la tarde que compartieron Cristina Castro y Nicolás del Caño

¡Facundo Presente!

En breve saldrá a la calle un libro sobre desapariciones forzadas de personas bajo gobiernos constitucionales, desde 1983 a la fecha. Allí Adriana Meyer hace un recorrido profundo y documentado de historias de víctimas, pero también de lógicas y modus operandi del Estado, gobierne quien gobierne.

Este cronista colaboró con Meyer en parte de esa investigación. Es un trabajo periodístico serio, no como el recientemente publicado (por encargo de Sergio Berni) Operación Facundo del operador Germán Sasso. En breve habrá aquí una reseña de esa publicación con tufo a podrido, pero algo adelantamos en esta nota.

La Izquierda Diario lleva publicados más de 400 artículos sobre el caso de Facundo Castro. En ese cúmulo de noticias, entrevistas y columnas venimos dando cuenta de los pormenores de la causa y también demostramos con información chequeada qué de todo lo que se dice es verdad y qué es mentira.

A un año del hallazgo de su cuerpo, te invitamos a leer (o volver a leer) esa cobertura, donde cada denuncia está fundamentada y cada palabra se sostiene por sí misma.

Este sábado, mientras pintaban el mural por Facundo en Plaza China Cuéllar, Cristina dijo a este diario: “Cuando decís la verdad te atacan, a nosotros nos atacan porque estamos cerca, Facu decía que la verdad surge por sí sola y la mentira necesita de muchos cómplices”.

Hace un año que el Estado le miente a Cristina (y a toda la sociedad). Hace un año que el mismo Estado que no buscó a su hijo tampoco le dice cómo, cuándo y dónde lo mataron y quiénes son los culpables. Entonces, el Estado es responsable. Que se hagan cargo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias