Política

DESAPARICIÓN Y ENCUBRIMIENTO

Facundo Castro: la jueza Marrón se negó a detener a los policías más comprometidos

Sigue la impunidad. La familia y la CPM habían pedido detener a los agentes que estuvieron con Facundo antes de que desaparezca. Pese a las pruebas, el fiscal Martínez “no acompañó” el pedido y la jueza se lavó las manos. Los bonaerenses seguirán haciendo de las suyas.

Daniel Satur

@saturnetroc

Miércoles 12 de agosto | 15:13

Foto Enfoque Rojo

Este miércoles la jueza federal de Bahía Blanca María Gabriela Marrón había convocado a una audiencia por Zoom para analizar el pedido de recusación del fiscal Ulpiano Martínez, realizado por la familia de Facundo Astudillo Castro y con el acompañamiento de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) como querella institucional.

Pero durante la mañana de este miércoles se cortó la electricidad en la zona del Juzgado Federal 2 de Bahía Blanca. Con ese incidente como excusa, la jueza Marrón decidió postergar la audiencia para este jueves a 10:30.

Sin embargo, Marrón parece no querer “perder tiempo” y, este mismo miércoles, comunicó a las partes su decisión de rechazar los pedidos de detenciones de los agentes de la Policía Bonaerense Mario Sosa, Jana Curuhuinca, Siomara Flores y Alberto González.

En otros artículos de este diario se detalló cuáles son las pruebas y las firmes sospechas que pesan sobre esos agentes de la Policía Bonaerense que conduce el ministro Sergio Berni.

Seguí toda la cobertura del caso de la desaparición de Facundo Astudillo Castro

Como se recordará, ese pedido había sido realizado formalmente por la madre de Facundo, Cristina Castro, junto a sus abogados Leandro Aparicio y Luciano Peretto el martes 4 de agosto. Dos días después acompañaría el pedido la otra querella, representada por la CPM.

En esa misma solicitud, la familia de Facundo pidió que se impute, indague y procese por “asociación ilícita” a otras once personas, entre policías, funcionarios del Municipio de Villarino e incluso personas que trabajan en medios de comunicación y habrían colaborado intencionalmente con la trama de encubrimiento en el caso.

Dos días después de recibir el pedido, el cuestionado fiscal Martínez le comunicó a la jueza Marrón que él no acompañaría ese pedido. Por un lado, se negó a pedir las detenciones de Sosa, Curuhuinca, Flores y González.

Sobre los dos primeros, irónicamente Martínez se escudó en una resolución previa de la jueza contra un pedido que él mismo hizo para detenerlos. Sí, así como se lee. Primero el fiscal, de forma unilateral, consideró que había suficientes pruebas para detener a Sosa y Curuhuinca. Pero la jueza le dijo que era “prematuro” y lo rechazó. Luego, cuando con más elementos de prueba la familia de Facundo y la CPM hicieron el mismo pedido, él mismo dijo no estar convencido de que hubiera suficientes pruebas. ¡Qué poder de convencimiento de la jueza Marrón! ¿O una maniobra (entre tantas) para hacer como que, pero al final nada cambia?

Sobre Flores y González, más comprometidos incluso que los otros dos, sobre quienes se sospecha firmemente de haber mentido, directamente Martínez le dijo a la jueza Marrón que no encontraba ninguna prueba que amerite detenerlos. Menos aún que puedan fugarse o entorpecer la investigación. Aha, así como se lee.

Y como el fiscal se abstuvo de acompañar el pedido de los querellantes, la jueza tuvo el camino allanado para lavarse las manos y no resolver nada. O, mejor dicho, resolver la continuidad de la impunidad, sin imputados, procesados ni mucho menos detenidos a 104 días ya de la desaparición forzada del joven de 22 años.

En su resolución de este miércoles, de 24 páginas y sobrecargada de largos párrafos dedicados a justificarse en jurisprudencias y fallos precedentes, la jueza Marrón decidió compartir los considerandos de Martínez y dar la espalda (una vez más) a los fundados pedidos de las querellas.

Marrón dice textualmente que, “frente a la manifiesta inexistencia de impulso y promoción de la acción penal por parte del Ministerio Público Fiscal”, ella se ve “directamente impedida de adentrar avalorar la solicitud de las querellas, bajo inobservancia de aspectos esenciales” para darle curso.

Leé el informe de nuestro Observatorio Social Antirrepresivo Las fuerzas represivas del Estado mataron a una persona cada dos días en cuarentena

En diálogo con La Izquierda Diario el doctor Leandro Aparicio manifestó que Marrón “dispuso la no detención de los policías aduciendo que, como el fiscal no acusó, sería inválida una resolución suya al respecto. La jueza afirma que la querella por sí misma no tiene la facultad de acusar pero sí de recurrir esta decisión”. Sobre ese último recurso, Aparicio afirmó: “veremos si lo hacemos o pediremos las detenciones cuando haya otro fiscal en la causa”.

La posibilidad de que haya otro fiscal a cargo de la causa se abrirá nuevamente este jueves en la audiencia de recusación de Martínez convocada para este jueves. “Ahí vamos a plantear todas las circunstancias que subyacen en la resolución de la jueza de hoy” y que ameritan el apartamiento del fiscal de la investigación, aseguró Aparicio. “Entendemos que la prueba colectada es más que suficiente para pedir esas detenciones (y el resto de las imputaciones que hicimos), pero acá el obstáculo es la actividad, la inactividad o la actividad ya dolosa del fiscal Ulpiano Martínez”, sentenció.

Entre las maniobras del fiscal que la familia de Facundo viene denunciando se encuentra la división del caso en varias causas paralelas, lo que implica no solo dilaciones temporales y diversificación de recursos para investigar los mismos hechos, sino también la revictimización de los seres queridos del joven desaparecido, obligándolos a declarar muchas veces las mismas cosas y concurrir a más fiscalías y juzgados.

“En el caso de Ulpiano Martínez esto no es ninguna novedad”, aseguró el doctor Aparicio. “En la causa por los crímenes de la Triple A en Bahía Blanca, donde él intervino como fiscal, se encargó de abrir infinidad de expedientes que debían estar unificados. No nos asombra para nada que en el tiempo que lleva manejando la causa de la desaparición forzada de Facundo ya haya abierto cinco expedientes paralelos”, dijo indignado el letrado.

En efecto, Martínez ya impulsó la apertura de expedientes que tratan sobre hechos, protagonistas y lugares que se vienen investigando en la causa madre. Por caso, ya se abrieron en el Juzgado Federal 1 de Bahía Blanca (a cargo de Walter López Da Silva) una causa paralela por la denuncia de “asociación ilícita” y otra más por la denuncia de adulteración de documentación pública que la familia de Facundo hizo contra el intendente de Villarino y funcionarios del Municipio, como el secretario de Seguridad Ciudadana Martín Pacheco.

¿Se animará una vez más la jueza Marrón a menospreciar y rechazar los argumentos, fundamentos y pedidos de la familia de Facundo y de la Comisión Provincial por la Memoria? Si este jueves decide mantener al frente de la “investigación” a Ulpiano Martínez, será una nueva afrenta a las víctimas.

Por sus recientes acciones y, sobre todo, por su calidad de destacada representante de una casta judicial consustanciada con el mismo poder que mata y desaparece a los hijos del pueblo trabajador, no sería nada extraño que lo haga. Se verá.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO