×
×
Red Internacional

Contraimagen. FMI o cultura

Este jueves 28 de abril se realizará en distintos puntos del país una jornada cultural contra el desfinanciamiento en la cultura. Después del triunfo logrado por la movilización en el INCAA, como seguir.

Carmela TorresContraimagen

Lunes 25 de abril | 10:04

Luego de años de ajuste del macrismo en toda la línea y a la salida de una pandemia, el sector del arte y la cultura a duras penas sobrevive. En medio de una crisis social con inflación, precarización laboral y aumento de la pobreza; la gran mayoría de las y los artistas y trabajadores de la cultura trabajan en condiciones precarias: como monotributistas y autónomos; condición que la pandemia no hizo más que acrecentar, las medidas de subsidios por el Covid-19 fueron insuficientes.

El gobierno de Alberto Fernández lejos de afectar las ganancias de los grandes empresarios, viene aumentando la desigualdad a favor de ellos y perjudicando a los sectores populares y de trabajadores; sosteniendo la continuidad del ajuste gracias al acuerdo con el FMI. Además de los planes de ajustes y la crisis social que eso genera tienen sus propias crisis políticas. El Ministerio de Cultura de la Nación, es una muestra más de la grieta en el Frente de Todos, si bien el kirchnerismo que en la cultura encontró en sus comienzos su caballito de batalla, hoy ya no enamora. Liliana Mazure, quién fue presidenta del INCAA entre 2008 y 2013 hizo un sincericidio al decir que: "A la hora de hablar de los desastres que dejó el macrismo, en políticas culturales, no tenemos nada que decir, ya que son peores las nuestras que las del macrismo". En el 2013, Cristina Kirchner decía que el PBI cultural alcanzó el 3,8% del total de la economía, generando 200 mil puestos de trabajo; pero la caída de los fondos de fomento a la producción cultural que votaron en el 2017 significaría la pérdida de 700 mil puestos de trabajo aproximadamente.

Evitemos el apagón cultural

Se empieza a sentir más fuertemente a lo largo y ancho del país a los distintos agrupamientos de artistas, trabajadores y docentes con el reclamo de #EvitemosElApagónCultural. “Unidxs por la Cultura” conforma un espacio de coordinación contra la caducidad de los impuestos destinados a cultura y se obtuvo un primer triunfo con la renuncia obligada de Luis Puenzo a la dirección del INCAA, pero aún queda mucho camino por recorrer. Tristán Bauer declaró luego de la salida de Puenzo: “En esto hay unidad absoluta en el Frente de Todos y hay varios diputados que están trabajando fuerte en el Congreso para evitar el desfinanciamiento de las producciones audiovisuales”, si bien hay una propuesta de ley, el tema es cómo conseguirla y qué sectores se beneficiarán con ello.

Las y los estudiantes de artes también expresaron su apoyo y en repudio a la represión llevada adelante en Ciudad de Buenos Aires se multiplicaron los comunicados y acciones como en la Universidad Nacional de La Plata, en el IDAC de Avellaneda y también en la Universidad Nacional de las Artes. Es que el ajuste, no sólo se expresa en un futuro incierto a nivel profesional y el achicamiento de la industria; sino que se ve día a día cuando quedan por fuera cientos de estudiantes que no pueden costear las cursadas, o cuando no hay franjas horarias para miles de jóvenes trabajadores, ni becas acordes.

En Mendoza, se realizó una asamblea convocada por Trabajadorxs de la Literatura, en la que participaron distintos sectores como la Asociación Argentina de Actores y Actrices, organizaciones de jóvenes freestylers y de Parkour, artistas, docentes y estudiantes. Se denunció al FMI y se discutió la coordinación y la organización democrática como estrategia para seguir. Se va a realizar el próximo 28 de abril una radio abierta en la explanada de Cultura, coincidiendo con la fecha del festival que se realizará en las puertas del Congreso Nacional. También la asamblea de artistas de Jujuy se sumó al rechazo del apagón cultural y el miércoles 28 realizará una marcha desde Plaza Belgrano.

El ajuste no pasa sin represión. Organicémonos desde abajo

A la batalla perdida contra la inflación, se le suma una gran campaña tanto desde la derecha como el gobierno, contra los movimientos sociales que busca criminalizar la protesta. La respuesta represiva de la policía de Larreta es una muestra más de que quieren las calles libres de todo reclamo o reivindicación por una mejor calidad de vida y por trabajo genuino; el ataque a la cultura también es parte del plan del FMI.

Para pelear contra la precarización laboral y el ajuste en la cultura, es necesario organizarse. En cada lugar de estudio, las Universidades de Artes y escuelas; en los lugares de trabajo, tenemos que reivindicar nuestro derecho a la protesta junto a los y las trabajadoras; y salir a la calle para conseguir lo que es nuestro. No confiar en las alternativas ni de la derecha, que poco tienen para ofrecer en la cultura; ni tampoco en el peronismo, ya que en su relato kirchnerista posa de progre pero con el acuerdo con el FMI nos hipoteca el futuro. La alternativa es apostar a un proyecto junto a la izquierda anticapitalista, para que el arte y la cultura dejen de ser un negocio. La cultura es un derecho, es FMI o cultura.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias