×
×
Red Internacional

A propósito de una entrevista picante de la Revista Crisis a Martín Guzmán. Un gobierno con ideas cada vez menos atrevidas. Ya está el newsletter de Economía de La Izquierda Diario y El Círculo Rojo.

Pablo Anino@PabloAnino

Miércoles 4 de agosto | 05:03

La Revista Crisis publicó una entrevista muy interesante al ministro de Economía, Martín Guzmán. Se tituló “un lobo suelto en el país punk”. Lo primero que uno piensa es que hace referencia al fanatismo del ministro por Gimnasia y Esgrima, el “lobo” del bosque de La Plata ¿Será así?

El dialogo fue picante. Es una de las pocas veces, a excepción de alguna entrevista con Alejandro Bercovich, que el ministro no está mano a mano con periodistas muy afines al Gobierno o con periodistas de la oposición mediática que le corren la agenda hacia la derecha y le dan la oportunidad de quedar cómodamente ubicado un poquito a la izquierda. De ahí lo atrayente de esta conversación con Mario Santucho, quien ofició de entrevistador de Crisis: no ofreció concesiones en los temas más agudos.

Las preguntas fueron incisivas en temas urticantes al relato oficial: redistribución del ingreso, ajuste y deuda. Como señala Santucho, al ministro se lo notó “a la defensiva y austero en materia autocrítica”. No obstante, eludió con cierta audacia y varios rodeos a los temas calientes. La habilidad de declarante de Guzmán no es equivalente a su habilidad para gambetear con éxito los problemas profundos de estar sometido al FMI. Y eso quedó en evidencia. Veamos.

La Argentina es uno de los países que menos gasto público desembolsó para atender la emergencia sanitaria del Covid. El ministro, casi recordando los rasgos semicoloniales de nuestro país, lo justificó en que en estas pampas no existen los recursos que tiene las economías avanzadas: “Argentina no tiene hoy los recursos de Alemania o Estados Unidos”. Pero el ministro eludió explicar, como le señaló Santucho, porqué gastó menos que Jair Bolsonaro, el reaccionario presidente del vecino país.

Además de culpar, con razón, de las restricciones para acceder al crédito que heredó de Juntos por el Cambio, Guzmán dijo que hay que tener cuidado con la emisión monetaria porque si bien impulsa la actividad económica, al mismo tiempo presiona sobre el dólar.

El razonamiento es llamativo en tanto no distingue entre el gasto social, por ejemplo, en el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), para contener una situación de miseria generalizada, de los recursos con los que el Gobierno asistió a las empresas para pagar salarios o de los créditos subsidiados que muchas grandes compañías volcaron a la compra de dólares.

Cerca de las elecciones de medio término, en tiempos de balance de lo actuado, Santucho recuerda que “Allá lejos, en aquella era que hoy recordamos como el ‘antes de la pandemia’, quedaron los grandes enunciados de la campaña presidencial: encender la economía, o aumentarles a los jubilados con los intereses de las Leliq (Letras de Liquidez)”.

Los salarios atraviesan el cuarto año de caída en su poder de compra, el ajuste de los jubilados comenzó antes de la pandemia con la suspensión de la movilidad y el recorte de los programas sociales ronda el 41 % interanual, en términos reales, en el primer semestre de 2021. Son datos, no opinión.

Ahora el Gobierno intenta regenerar cierta expectativa de futuro de cara a las elecciones, pero al final del túnel está el Fondo, organismo con el cual se cocina un acuerdo a fuego lento.

Hasta aquí un anticipo. Si te interesa leer completa esta entrega de El juguete rabioso o que te lleguen los newsletters del programa radial El Círculo Rojo y La Izquierda Diario ingresa en este link




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias