Juventud

UNAM

FFyL: Linares pasa de ignorar la violencia de género a ignorar la pandemia

El director de la Facultad de Filosofía y Letras, Linares, tras casi 6 meses de paro, anuncia recalendarización y evaluación del semestre, como primera necesidad en medio de la pandemia del Covid19.

Joss Espinosa

@Joss_font

Viernes 24 de abril | 13:50

"Nadie se quedará sin la posibilidad de cursar sus materias y de ser evaluado adecuadamente”, es la promesa con la que el director Jorge Linares busca arrancar el semestre el próximo 4 de mayo luego de medio año de la toma de la FFyL.
En medio de la crisis sanitaria y económica que atravesamos a raíz del Covid-19, la apuesta de las autoridades de la UNAM y muchas más instituciones es la virtualización de las escuelas para no “perder” el ciclo escolar.

Linares después de medio año en paro estudiantil, ha tomado la decisión de imponer un regreso a clases virtual; “olvidando” que esta universidad, más allá de su elitización, es una universidad que atiende a los sectores precarizados del país que van a vivir más duramente la crisis sanitaria, eso incluye por supuesto a una población que, aunque vive en una zona urbana, no cuenta con acceso a internet o no cuenta siquiera con una computadora, o necesitan salir a trabajar para traer insumos a casa.

Te puede interesar:Después de cinco meses de toma, se entregan las instalaciones de la FFYL

Las clases en línea son inviables, las autoridades quieren las clases en línea para evaluar, no para que aprendamos, menos posterior al paro y los 6 meses perdidos de clases. Las autoridades tienen premura por “regresar a la normalidad”, mientras lo cierto es que, luego de meses sin clases no se ha resulto de fondo el verdadero problema de violencia hacia las mujeres que se vive en la universidad. La universidad y los planes de estudio están diseñados para clases presenciales, no en línea, por eso los cursos serían pésimos, y antipedagógicos.

La imposición de clases en línea, tampoco contempla la precarización laboral a la que estan expuestos, las y los docentes. Es evidente que, luego de meses sin clases, la presión de las autoridades va a apuntar a mayor productividad por parte de lxs academicxs, que no necesariamente se condice con el aprendizaje. Replicando la lógica en la que forzaron a docentes a cerrar el semestre pasado, en pocos días.
Evaluar el semestre no tendría que ser una prioridad en este momento en el que enfrentamos una crisis sanitaria que golpea a nivel mundial y principalmente a familias que tienen menos recursos y claramente no pueden acceder a clases en línea, de verdad no hay medios reales y sí hay estudiantes que tienen que salir a chambear para traer insumos a casa.

Queda claro que a la universidad solo le importan los números, y no nuestro desarrollo académico y profesional.

Te puede interesar: ¿Clases en línea? 6 razones para evitarlas y organizarnos contra la pandemia

¡Universidad al servicio de las necesidades!

No dejemos que las clases en línea y sus evaluaciones impidan organizarnos para enfrentar esta crisis sanitaria como lo hicimos en la emergencia del sismo del 2017.
Hoy podemos también organizarnos para que la universidad ponga todos sus recursos e infraestructura para enfrentar de lleno a esta crisis, exijamos a las autoridades, proporcionar todos espacios, herramientas físicas e intelectuales, de recursos e infraestructura universitaria para enfrentar el COVID-19.

Debemos salir de la burbuja académica en la que nos buscan encerrar, hay que prepararnos y realizar asambleas online por colegio, por escuela, para organizarnos entre estudiantes, maestrxs y académicxs, exigiendo que no haya ningún despido, ni suspensión laboral, y que se garanticen las medidas necesarias para trabajar y para cuidarnos, garantizando el sueldo y el acceso a nuestros derechos básicos de salud. Y este marco, exigir la suspensión de las clases online.







Temas relacionados

Covid-19   /    FFyL UNAM   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO