×
×
Red Internacional

Los ministros del Interior y de Agricultura, Ganadería y Pesca, junto a otros funcionarios, cenaron con la Sociedad Rural y demás entidades agropecuarias en San Nicolás durante el lanzamiento de la feria del sector que organizan Clarín y La Nación. “Nuestro campo es constitutivo de nuestra identidad”, le dijo Domínguez a las patronales que explotan, facturan y fugan.

Martes 8 de marzo | 10:14
Wado de Pedro, Manuel Passaglia, Omar Perotti, Julián Domínguez y Martín Schvartzman | Foto Marcelo Manera / La Nación

Expoagro es una exposición de maquinaria y tecnología para el sector de la agricultura y la ganadería organizada anualmente por los suplementos ruralistas de los diarios Clarín y La Nación. La edición de este año, que se realiza una vez más en la localidad bonaerense de San Nicolás de los Arroyos, lleva la firma de una empresa estatal: Expoagro Edición YPF Agro.

Este lunes se realizó en esa ciudad del norte de la provincia de Buenos Aires la “cena de bienvenida” que da inicio al evento. Allí estuvieron Marcos Pereda, vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina, Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina, Elbio Laucirica, vicepresidente de Coninagro, Daniel Funes de Rioja, presidente de la Unión Industrial Argentina y demás exponentes de las más grandes patronales del país.

Junto a ellos, participaron diversos exponentes del régimen político nacional, como el ministro del Interior y referente de La Cámpora, Eduardo “Wado” de Pedro, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca Julián Dominguez, el gobernador de Santa Fe Omar Perotti, el ministro de Seguridad bonaerenses Sergio Berni y su par de Desarrollo Agrario Javier Rodríguez, e intendentes de Juntos por Cambio como Manuel Passaglia (San Nicolás), Gustavo Perié (Ramallo), Ramón Salazar (San Pedro) y Diego Valenzuela (Tres de Febrero).

Cuando tomó la palabra el ministro Domínguez, reconocido funcionario que siempre actuó en favor del empresariado rural y contra la clase trabajadora del campo y los agricultores familiares, no tuvo más que palabras de elogio para gran parte de los comensales. Primero, tal como lo resaltó La Nación en un artículo, Domínguez dijo que pretende ser “un puente” entre la Casa Rosada y “la producción” del campo. Para ello, dijo, el diálogo con “objetivos y metodología concretos” es fundamental.

“Acá está el campo argentino”, afirmó el ministro ante los ricos que llenan sus bolsillos con el usufructo privado de las riquezas naturales argentinas, del trabajo precarizado de miles de peones y de más de un beneficio otorgado por el Estado. “Nuestro campo es constitutivo de nuestra identidad”, agregó con tono épico.

Como muestra de la visión del “campo” y sus negocios que tiene el ministro Domínguez, vale mencionar que elogió especial que le dedicó a la iniciativa oficial de modificación genética del trigo, proyecto muy cuestionado por organizaciones ambientalistas y de lucha por la preservación del suelo y el ecosistema. “Fui muy criticado por apoyar la tecnología HB4”, dijo en referencia al permiso del Gobierno del Frente de Todos dado en 2020 para el desarrollo de un trigo modificado a partir de un convenio entre la Universidad del Litoral y la empresa Bioceres (que tiene como accionistas a la familia Grobocopatel y a Hugo Sigman). “Quiero que haya más empresas argentinas de tecnología agrícola, eso también es soberanía nacional”, remató con una sonrisa.

En línea con eso, Domínguez resaltó que bajo la gestión del FdT el Banco Nación y el Banco Provincia (bonaerense) subsidiaron a las patronales del sector con más de $ 460.000 millones. Obviamente fue aplaudido.

El ministro del Interior, Wado de Pedro, no subió al atril de Expoagro para dar un discurso. En el medio de la discusión interna del Frente de Todos por la letra chica del acuerdo con el FMI, hubiera sido un tanto complejo para el “progresismo” kirchnerista deglutir la foto del referente de La Cámpora (que hoy cacarea cierto rechazo al plan del ministro de Economía Martín Guzmán) con el banner del evento organizado por Clarín y La Nación de fondo. Sin embargo, no se negó a ser fotografiado en la cena empresarial.

Quienes sí hablaron después de Domínguez, con palabras elogiosas hacia el ministro, fueron representantes de las empresas del sector. Martín Schvartzman, CEO de Exponenciar, dijo sacando pecho que “el sector agroindustrial nos ha demostrado, una vez más, que no hay pandemia, incendios, sequías ni inundaciones que paren este impulso por crecer, por innovar”. Curioso, porque justamente muchos de los “fenómenos” naturales que vienen castigando fuerte al campo en Argentina tienen su origen en las transformaciones del suelo y del clima que esas mismas empresas vienen produciendo desde hace décadas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias