×
×
Red Internacional

Así lo determinaron los jueces del Tribunal Oral Federal N°1 de La Plata quienes consideraron que el ex comisario y jefe de la policía bonaerense durante la dictadura debe continuar alojado en la Unidad 34 de Campo de Mayo.

Valeria Jasper@ValeriaMachluk

Martes 28 de diciembre de 2021 | 20:44

Los jueces Andrés Basso y Jose Michilini, integrantes del Tribunal Oral Federal N°1 de La Plata rechazaron un nuevo pedido de arresto domiciliario para el genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz, ya que el detenido cuenta con "la atención médica necesaria y la adecuación de la infraestructura de la Unidad 34 para proporcionar la atención sugerida por los profesionales de Cuerpo Médico Forense".

El pedido realizado por la defensa del genocida tuvo como fundamento el estado crítico de salud y el riesgo de volver a contagiarse de Covid, en el marco de "garantizar el respeto a la vida digna del justiciable y a razones humanitarias reconocidas por nuestra Ley Suprema y los tratados internacionales incorporados a ella", entendiendo que es "un adulto mayor, con diversas patologías, que lo ubican dentro de un grupo en situación de vulnerabilidad y en un gran riesgo frente a su vida y su salud. Que a pesar de ello, continúa privado de su libertad ambulatoria, con un grave estado de salud que se compromete aún más por esta particular situación de pandemia por COVID-19 y la consecuente emergencia carcelaria".

Te puede interesar: El 75% de los condenados por crímenes de lesa humanidad se encuentra con prisión domiciliaria

La defensa sumó un informe realizado por la perito Josefina Margaroli, quien sostuvo que "por el estado de salud psicofísica de Miguel Osvaldo Etchecolatz, en su condición de adulto mayor, anciano frágil, demanda asistencia geriátrica, EL HPC 1, y la Unidad 31 de Ezeiza, donde estuvo internado y detenido no puedo brindar la atención integral que necesita (…). Resulta imperioso dar cabal cumplimiento a la restitución de Miguel Osvaldo Etchecolatz a su domicilio, y así poder brindarle los tratamientos médicos necesarios y psicológicos, para el restablecimiento de la salud, y asimismo, evitar las graves consecuencias físicas y psicológica del entorno familiar (…)”.

Te puede interesar: El día que Etchecolatz quiso matar a la ciencia (y el tiro le salió por la culata)

La resolución que rechaza la prisión domiciliaria da cuenta de la atención recibida tanto en la unidad carcelaria donde se encuentra como fuera del mismo durante los últimos meses. Para los jueces fue determinante el informe recibido por el Servicio Penitenciario que informa que la Unidad 34 “dispone de un sector de alojamiento en el cual se brindará atención de enfermería las 24 horas y que asistirá al interno que nos ocupa en actividades de la vida cotidiana".

Cabe mencionar que las condiciones de detención de los pocos genocidas condenados por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura, nada tienen que ver con las que padecen miles de presos y presas en las cárceles del país.

Te puede interesar: Pese al relato, en la gestión de Kicillof se encierra y tortura a más personas que antes

Etchecolatz está siendo juzgado por los crímenes cometidos en los centros clandestinos de la zona sur del Conurbano bonaerense conocidos como Pozo de Banfield, Quilmes y El Infierno, y también por lo sucedido en la zona de Arana; juicio surgido por la declaración de Jorge Julio López.

A 45 años del golpe genocida, los condenados por delitos de lesa humanidad es una ínfima parte de todos aquellos responsables, incluidos jueces, empresarios, funcionarios e integrantes de la Iglesia Católica.

Para ellos, cárcel común, perpetua y efectiva.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias