UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUCUMÁN

Estudiantes, docentes y egresados se movilizan este viernes contra el cierre de Veterinaria

Será hacia plaza Independencia para manifestarse con el cierre definitivo que quiere imponer la Coneau, un órgano que viene desde el menemismo en contra de la educación pública.

Miércoles 13 de noviembre | 11:25

Un conflicto en la Universidad Nacional de Tucumán se acerca a sus días definitorios. Estudiantes, profesores y egresados de Medicina Veterinaria se movilizarán este viernes contra el cierre de la carrera. La razón de este cierre es el rechazo por parte de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau) del nuevo plan de estudio. Sin la acreditación por parte de este organismo, la carrera que se dicta en la Facultad de Agronomía y Zootecnia no podrá reabrir las inscripciones en 2020 (las últimas inscripciones se realizaron en 2017).

Este 20 de noviembre vence el plazo para que presentar nuevamente la documentación ante la Coneau con el de que se revea el dictamen desfavorable de octubre. Según el organismo el principal problema es la falta de docentes encargados de las cátedras, además de déficits en la infraestructura y las prácticas hospitalarias. Cuestiones atravesadas por la necesidad de un mayor presupuesto.

Ayer el Consejo superior de la UNT aprobó ayer un compromiso de enviar fondos para colaborar para evitar su cierre definitivo. Pero no se puede saber aún si estos fondos alcanzarían para mejorar toda la infraestructura necesaria para subsanar los puntos que se exigen y aun faltaría solucionar el tema del nuevo plantel docente, que como mínimo son 18 nuevos docentes. Tampoco se sabe si la Coneau exigirá nuevas pautas, tal como viene agregando desde que se presentó el nuevo plan.

¿De dónde viene la Coneau?

La Coneau se constituyó como órgano para aplicar una de las leyes neoliberales del menemismo en la educación, como es la Ley de Educación Superior (LES), con un objetivo claramente mercantilizador que todos los gobiernos posteriores a Menem sostuvieron.

Muchos defensores de las acreditaciones a Coneau, argumentan que éstas permitirían avanzar en una “modernización” del sistema educativo. Sin embargo, esto no es así. Las verdaderas intenciones que tiene este organismo externo, que busca la constante estandarización de nuestras carreras a través de evaluaciones diagnósticas, para luego regular y actualizar los planes de estudios, es reformar la orientación de las carreras acorde las nuevas demandas del mercado.

Al permitir el financiamiento por “terceros”, la Coneau es un salvavidas del Estado para descentralizar el presupuesto educativo. En lugar de que el Estado se haga cargo de la educación pública superior como un derecho, se desliga de esa función y abre las puertas otras vías de financiamiento externo.

Pero también se puede usar este órgano como una herramienta de ataque y vaciamiento de la educación pública bajo la máscara de “no cumplir con la acreditación” para cerrar carreras directamente.

Por eso no es casualidad que la Coneau parecería que cada vez está poniendo la vara más alta para la acreditación de Veterinaria, una carrera publica única en el noroeste que ninguna empresa la financiaría, a diferencia de las ingenierías por ejemplo que las empresas se benefician a través de las pasantías gratuitas o mal pagas a los estudiantes.

Movilizarse para pelear contra el cierre definitivo de la carrera

Si no se acredita la carrera hasta diciembre, la actual gestión de la facultad ya decidió que no presentará nuevo plan hasta los próximos 3 años, por lo que hasta ese tiempo la carrera prácticamente desaparecería.

Tras 3 años del cierre de las inscripciones, el Centro de Estudiantes de la Facultad de Agronomía y Zootecnia conducido por Franja Morada, tomó una posición absolutamente pasiva que ni siquiera visibilizó el cierre de la carrera. Incluso los mismos estudiantes no se enteraron de que la carrera estaba desacreditada hasta que saltó el cierre de inscripciones. Las conducciones de los Centros de Estudiantes dedicados exclusivamente a a gestionar algunos servicios, en manos de agrupaciones como Franja Morada, cumplen un rol pasivo y funcional a la desinformación, cuando no es directamente favorable a la acreditación.

Con todo esto, los estudiantes autoconvocados de Veterinaria se empezaron a organizar y difundir sobre lo que estaba pasando. Se movilizaron y gestionaron para tratar de subsanar cada uno de los puntos de la Coneau ponía en falta y de llevar a que el Consejo Superior trate el tema del aumento presupuestario antes del 20, que es donde vence el plazo para presentar la acreditación.

Anteriormente hace un par de semanas se habían movilizado al Rectorado llevando el reclamo de “no al cierre de medicina veterinaria”, y ahora están convocando para el viernes 15 a las 17:30 en plaza independencia a una movilización para visibilizar el reclamo e invitan al resto de los estudiantes de distintas carreras y a la comunidad toda a sumarse en su concentración.

Por eso es importante la participación de toda la comunidad universitaria y exigirles a los centros de estudiantes que convoquen a sumarse a la convocatoria, que no es solo un cierre de una carrera, sino un vaciamiento a la educación pública y porque sumando nuestras fuerzas a las de ellos podemos ganar la unidad necesaria para derrotar este ataque a la educación pública y pelear nuestro futuro.







Temas relacionados

CONEAU   /    Universidad Nacional de Tucumán   /    Tucumán   /    Universidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO