×
×
Red Internacional

El miércoles 3 de noviembre les estudiantes de la escuela secundaria Normal 3 de Rosario realizaron una sentada a modo de protesta contra el código de vestimenta impulsado por la institución

Jueves 4 de noviembre | Edición del día

Estudiantes del Normal 3 realizaron una sentada en la escuela, exigiendo que se pueda decidir qué tipo de uniforme usar, teniendo en cuenta los problemas causados por las altas temperaturas.

La consigna que levantan es #ElShortNoProvoca y es una demanda que exigen para poder usar bermudas por arriba de las rodillas. El problema central radica sobre todo en que las estudiantes mujeres y disidentes tienen que usar pantalón largo a la hora de hacer gimnasia, cuando a los estudiantes varones cis no les ponen ese límite. Esta situación machista y sexista, impuesta por las autoridades de la escuela, empeora de conjunto ya que la situación climática genera un impacto directo en la salud de les estudiantes, como los golpes de calor, lo cual se suma a la evidente incomodidad para llevar adelante la cursada.

Esta no es la primera escuela donde el código de vestimenta genera problemas. Como nos comentaba Taiel, estudiante de la Técnica 4 de Rosario: “En la escuela no nos dejan venir con pantalón corto, y al estar la educación tan desfinanciada, ni siquiera tenemos ventiladores que tiren. A mí, en una semana me tuvieron que retirar dos veces porque me dieron golpes de calor”.

Mientras les estudiantes exigen la correcta implementación de la ESI, son los directivos de estas escuelas quienes defienden políticas atrasadas y conservadoras, que afectan directamente la calidad de la cursada y el tránsito de les estudiantes por la escuela, y que perjudican la comodidad y la capacidad de aprendizaje.

“Yo apoyo el reclamo. Sabemos que no perjudica para nada el aprendizaje que las compañeras puedan usar short, y son los directivos los únicos quienes lo sexualizan negándoles la posibilidad de estar cómodas”, afirmaba Ciro, estudiante de 5to año del Normal 3, en diálogo con La Izquierda Diario.

La misma situación se repite en las escuelas católicas, financiadas por el propio gobierno, y es por ello que la pelea de conjunto tiene que ser por la correcta implementación de la Educación Sexual Integral y Laica, por la posibilidad de les estudiantes de decidir qué vestimentas usar y de pelear por sus propias demandas. Les estudiantes secundarios demostraron que pueden ponerse a la cabeza de conquistar sus derechos, como sucedió con el boleto educativo gratuito, que es una demanda histórica del movimiento estudiantil, o con el derecho al aborto legal seguro y gratuito, donde les estudiantes de nivel medio estuvieron a la cabeza en las calles, en las escuelas, impulsando pañuelazos con la famosa “revolución de las hijas”. Es por eso que los centros de estudiantes de todas las escuelas secundarias, y la federación de estudiantes secundarios de Rosario (FESER), se tienen que poner también a la cabeza de esta pelea, empezando por llamar a asambleas democráticas y participativas para votar y decidir qué medidas tomar para pelear por la correcta implementación de la ESI y por un código de vestimenta que contemple a las mujeres y a las diversidades de géneros, un código que no sea machista, sexista, ni discriminatorio, buscando el apoyo de todes les docentes y no docentes, familiares y amigues que quieran acompañarles en esta pelea.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias