Juventud

Hurlingham

Estudiantes de la UNAHUR podrían fabricar válvulas para respiradores de emergencia y alcohol en gel

La universidad cuenta con cuatro (4) impresoras 3D y un laboratorio de biotecnología que está equipado con material específico para la fabricación de respiradores y alcohol en gel. Sin embargo hoy se encuentra cerrada.

En Clave Roja Oeste

Universitarios | PTS en el Frente de Izquierda

Domingo 22 de marzo | 18:04

La Unahur cuenta con gran cantidad de recursos que pueden utilizarse en esta crisis sanitaria

Son días decisivos para el avance o el freno de la expansión del COVID-19. En medio de cuarentena y sólo en un día se detectaron 58 nuevos casos, sumando un total de 225 casos probados en nuestro país.

Distintas universidades han optado por asumir un rol activo frente a la actual crisis sanitaria mundial por la pandemia del COVID-19 que ya tiene 311.000 contagiados y más de 13.400 muertes. Una es el ejemplo de la Universidad de Rosario que producirá respiradores para atender las consecuencias del COVID-19 con un costo un 80% más bajo que el precio del mercado, para cuyo objetivo realizarán una inversión de dos millones de pesos.

En la Universidad Nacional de Hurlingham el Rectorado, con el aval del Centro de Estudiantes, ha decidido cerrar sus puertas por completo poniendo también en cuarentena todos los recursos que hoy se necesitan más que nunca.

Pero sabemos que en sus instalaciones posee cuatro (4) impresoras 3D. Por ejemplo, Jorge, estudiante de Diseño Industrial y trabajador del Hospital Posadas, viene desarrollando todo tipo impresiones 3D, nos decía que “en el caso de las universidades que tienen departamentos tecnológicos es obvia la participación que pueden llegar a tener, desarrollando herramientas al servicio de la salud…”

Estos recursos podrían servir para producir válvulas descartables para los respiradores artificiales y mascarillas, esenciales para salvar vidas. Más aún considerando la crisis del sistema de salud producto de décadas de desfinanciamiento por parte de los distintos gobiernos que se sucedieron en el poder y profundizado con el gobierno de Macri. Los hospitales no cuentan con camas, ni respiradores suficientes, ni insumos básicos para afrontar la propagación del virus.

Y agregó: “...pero además creo que cualquier tipo de universidad puede colaborar organizando boletines informativos, difundiendo información precisa, generando contenidos de todo tipo en especial los que ayudan a organizar las tareas de la población activa”.

Por su parte, Micaela, estudiante de biotecnología, asegura que “la Biotecnología es la rama científica que actualmente encabeza las investigaciones sobre el desarrollo del virus y posibles curas, junto al desarrollo de los test de detección que hoy sólo se realizan en el Malbrán. En la Unahur hay un laboratorio de biotecnología equipado con material específico como microscopios o instalaciones que en términos de seguridad e higiene podrían usarse, de mínima, para la fabricación de alcohol en gel, u otros productos básicos y baratos para la población. Además cientos de estudiantes, docentes e investigadores que podrían aportar muchísimo en la investigación”

Estos ejemplos son a modo ilustrativo para demostrar la capacidad actual que tiene la Unahur para aportar a combatir el COVID-19. Somos conscientes de los límites que tiene esta universidad ya que como las propias autoridades han dicho en varias oportunidades, el presupuesto que recibe por parte del estado es muy bajo y muchas de las iniciativas son realizadas con recursos propios, como las obras inauguradas recientemente.

Es por ello, que desde En Clave Roja planteamos que se tienen que destinar de forma urgente una partida presupuestaria especial para todo el equipamiento y capacitación de la Unahur y todas las universidades. Hoy más que nunca se necesita que la plata vaya para salud y educación y no para el FMI, junto a impuestos progresivos a las grandes fortunas.

Hemos abierto un debate sobre el rol que pueden jugar las Universidades frente a la crisis sanitaria ya que las mismas, tienen objetivamente un potencial inconmensurable para ser parte de afrontar la crisis sanitaria en el país.

Nos preguntamos: ¿Estarán al servicio de los grandes empresas, laboratorios y las ganancias capitalistas o de resolver los grandes problemas de las mayorías, ante lo que muchos denominan una "sorpresa epidemiológica"?

¿Se imaginan el enorme aporte que sería poner las instalaciones, laboratorios, equipos de investigación, docentes y estudiantes universitarios al servicio de dar respuesta a la pandemia?

También podés leer: Coronavirus y universidades: ¿qué rol pueden jugar frente a la crisis sanitaria?

¿Es suficiente la cuarentena?

Científicos y organizaciones internacionales de salud, están planteando la realización de test masivos a la población para detectar a los contagiados y realizar un aislamiento racional de esas personas y su entorno, porque la cuarentena masiva sin esa medida no resuelve el problema. Citamos un pasaje de la nota de este domingo 22 en Página 12, que resume una traducción del artículo de Tomás Pueyo, “Coronavirus: el martillo y el baile”: “Únicamente con medidas de tests y seguimiento se consiguió frenar el crecimiento del coronavirus en Corea del Sur y controlaron la epidemia, sin una imposición fuerte de medidas de distanciamiento social…”

Te puede interesar: Coronavirus: Argentina en etapa crítica para aumentar su capacidad de testeo

Por ello desde la izquierda hemos impulsado el hashtag #TestMasivosYa que fue primera tendencia este sábado y apunta a la exigencia de hacer un testeo masivo en la población para determinar el contagio del coronavirus.

Pero además, miles de trabajadores de la salud, de la alimentación y otros que están totalmente expuestos a contagiarse y propagar involuntariamente el virus. Ni hablar de los millones de familias pobres que viven hacinados en barrios sin servicios básicos, como cloacas, agua potable, sobre zonas contaminadas, donde más golpeará las consecuencias del coronavirus si se propaga.

Por eso, además de los test masivos, son necesarias otras medidas como un plan integral de salud, centralizando el sistema de salud pública y privada (desde los grandes laboratorios a las clínicas y hospitales privados que lucran con la salud), bajo gestión pública y control de trabajadores y especialistas, para recibir a los eventuales infectados que necesiten internación y no tener que elegir quien vive y quien no.

¿Y la UNAHUR? ¡Somos muchos los y las estudiantes que podemos colaborar!

Como estudiantes proponemos convocatorias abiertas y voluntarias a docentes e investigadores, porque queremos ponernos al frente de esta grave situación. Utilizando las instalaciones y recursos disponibles para evitar una crisis sanitaria donde está en juego la salud y la vida de los adultos mayores, los trabajadores precarios, las poblaciones más pobres que viven hacinadas.

No podemos ser ajenos ante esta crisis, el tiempo es clave. La universidad debe abrir sus puerta ya para ser parte ser parte de una solución a la crisis, coordinando con trabajadores de la salud, docentes, industria y servicios junto a la comunidad en general.

Hacemos una invitación especial a difundir esta propuesta, sumar otras voces y ejemplos para poner nuestros conocimientos a favor de las grandes mayorías y para poner en pie comisiones de producción, investigación e higiene en la UNAHUR. ¡sumate!







Temas relacionados

Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO