OPINIÓN

Estos son mis principios, si no te gustan… Busco otros

Martes 12 de mayo de 2015 | Edición del día

Tal vez una de las lecciones que más quedaron marcadas a fuego en la conciencia de millones de jóvenes que vivimos el 2001 y la caída de De la Rua, fue el enorme desprestigio y descreimiento en la política tradicional, esa política de punteros, sucia y sin principios que encarnaban los partidos del régimen que habían llevado al país (primero con Menen y después con De la Rua) a la hiperdesocupación, y a la miseria de millones.

Pasaron muchos años en el medio y un ciclo de crecimiento económico con tasas chinas que el kirchnerismo aprovecho para cooptar, contener y desviar la bronca del 2001 y recomponer parcialmente la autoridad del Estado. Pero hay algo que se mantuvo y se mantiene como un hilo de continuidad de aquellos tiempos: la crisis del Bipartidismo (PJ / UCR), que intentaron forzar con la ley electoral, y la decadencia política e ideológica de los partidos patronales.

“Que se doble y no se rompa”

Hoy seguramente la UCR sea el ejemplo más categórico de esta decadencia y degradación política. Hace tan solo unas semanas el partido centenario supo ser noticia de tapa, cuando en Gualeguaychu el congreso radical votaba entregar, tal cual si fuera una sucursal, sello, firma y estructura a la candidatura de Macri. El negocio era redondo: Macri le da los votos a los intendentes radicales del interior para ganar en sus pagos, y estos a su vez le aportan la estructura nacional que Macri necesita para la campaña presidencial. Parecía un negocio perfecto, hasta cuando se dieron cuenta que se olvidaban de algo pequeño: La política, lejos quedaban los discursos sobre Alfonsín, Yrigoyen o Illia, y la UCR se entregaba a brazos abiertos a la derecha más rancia.

Estos son mis principios, si no te gustan… tengo otros

La semana pasada Mariano Recalde presentó compañero de fórmula en CABA y volvió a estallar de nuevo el debate en la UCR. Esta vez fue el turno de Leandro Santoro, dirigente radical del grupo “Los Irrompibles”, y aliado partidario de Leopoldo Moreau, convertidos ambos al kirchnerismo después de una “evolución ideológica”, y un maletín lleno de contratos con fondos de Nación. En el programa 6,7,8 reafirmo su simpatía por el gobierno y su giro político, a partir de conocer más a fondo el trabajo militante de La Campora en los barrios de la capital y a partir de una relación personal con el cuervo Larroque: “Fui un pelotudo”…“me convencí del kirchnerismo como etapa superadora del peronismo”.

La ola naranja que tiñe el progresismo k

Pero tenemos que ser honestos, la decadencia de la que hablamos no es solo patrimonio radical, el FpV también hizo sus méritos en los últimos años. Del gobierno de los DD.HH. al gobierno del General Milani y Berni, ahora el FpV se encolumna acríticamente detrás del sciolismo de cara a las presidenciales 2015. Que lejos quedó la ilusión del candidato propio! Pero todo sigue y el negocio se repite: El kirchnerismo le da los votos y la imagen positiva que Scioli necesita para ganarle a Macri, y este le entregaría un buen número de diputados en las dos cámaras, algunos ministerios y un paquete de contratos. Pero en política siempre hay que jugar también en la liga de las provincias. Acá los partidos son más picantes y vale todo. En los últimos trascendidos parecería que el candidato del FpV para gobernar La Rioja sería nada más ni nada menos que el nacional y popular Carlitos Menem.

Seguramente en lo que falta hasta las presidenciales vamos a escuchar un sin fin de pases y negocios como los que escribimos más arriba. Pero para terminar, me parece que es necesario decir que todo esto es parte de SU política, la de los empresarios, la de la burocracia sindical, la de los punteros. En la vereda del frente está la política de los trabajadores, la juventud y las mujeres, la política que expresa el FIT. La que plantea que los diputados tienen que cobrar lo mismo que un docente y la que utiliza sus bancas al servicio de luchas. Esta es la política que viene ganando espacio entre los trabajadores y la juventud.







Temas relacionados

Opinión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO