Internacional

OPINIÓN

Estados Unidos: es tiempo de reconstruir el movimiento antiguerra

El asesinato de Qasem Soleimani por parte de los Estados Unidos la semana pasada es una clara demostración de que Estados Unidos no tiene intenciones de retirarse de Medio Oriente. Si queremos evitar más conflictos en la región, debemos construir un movimiento antiguerra tan fuerte y determinado como el que ayudó a terminar la guerra de Vietnam.

Martes 7 de enero | 20:00

Mientras que los políticos burgueses y los medios de comunicación se disputan la logística de una nueva guerra en Medio Oriente, la gente en Estados Unidos se lanza a la calle para decir "no". Estos manifestantes entienden que otra guerra en Medio Oriente no significa estabilidad en la región o la defensa de los intereses de la mayoría de los estadounidenses. Saben que otra guerra sólo significa un aumento de la presencia militar estadounidense en la región para asegurar el acceso a recursos lucrativos, la interferencia de Estados Unidos en la política iraní, el aumento de las ganancias en la industria armamentista y, por supuesto, la muerte de miles de personas. En ciudades de todo el país, varios grupos ya han convocado manifestaciones en oposición a los ataques de Trump y están llamando a los políticos burgueses, sobre todo dentro del Partido Demócrata, a oponerse a cualquier otro acto de agresión en Medio Oriente.

Pero si estas manifestaciones realmente desean prevenir una guerra con Irán, resistir las políticas de Trump y poner fin a los ataques imperialistas, entonces debemos darnos cuenta de que no podemos confiar en los políticos del Congreso para que se opongan a la guerra. Aunque los demócratas se han pronunciado en contra del ataque, lo han hecho en gran medida por razones de procedimientos y económicas. Nancy Pelosi, por ejemplo, ha denunciado el hecho de que Trump no buscó la aprobación del Congreso para el ataque, mientras que Elizabeth Warren afirma que el dinero para tales acciones militares podría gastarse mejor en otro lugar. No es sorprendente que ninguna de las dos se haya pronunciado contra el imperialismo estadounidense o el intervencionismo político y militar en la región. Por el contrario, todos los candidatos demócratas se declararon a favor de mantener las tropas en Siria. Tampoco hay que olvidar que bajo la administración de Obama se desplegaron tropas en Irak y Afganistán, que se ganaron el apodo de "rey de los drones" por implementar los bombardeos con aviones no tripulados. Los demócratas no tienen ningún problema con las ejecuciones extrajudiciales o incluso con una guerra con Irán -simplemente se oponen a la toma de decisiones unilateral de Trump y se preocupan por los intereses capitalistas de EE.UU. en la región.

Sólo un movimiento independiente de ambos partidos imperialistas, dirigido por la clase obrera y los jóvenes que finalmente sufren las consecuencias de las guerras burguesas, puede poner fin a tales actos de agresión y hacer mella en un pilar del imperialismo estadounidense del siglo XXI. Estados Unidos tiene un legado de un movimiento antiguerra, es hora de revivirlo.

¿Un retorno al 2003?

Con las devastadoras consecuencias de la guerra de Irak frescas en las mentes de muchas personas en los Estados Unidos, la reciente escalada del conflicto en Irak parece terriblemente familiar. Las prolongadas guerras en Medio Oriente han matado a más de 600,000 iraquíes según cálculos conservadores y han desestabilizado la región, dejándola abierta al saqueo imperialista en los años siguientes. Pero es importante recordar que esta destrucción no se desarrolló sin una resistencia significativa de la clase obrera y los jóvenes en Estados Unidos y alrededor del mundo. Las manifestaciones antiguerra contra George W. Bush, la invasión de Afganistán y la guerra de Irak que tuvieron lugar a principios de la década de 2000 son instructivas para aquellos que hoy exigen el fin de los ataques imperialistas de Trump contra Irán e Irak y la expulsión de las tropas estadounidenses de Medio Oriente.

El 15 de febrero de 2003, más de 500.000 personas se lanzaron a la calle frente a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York para protestar contra los planes de Bush de invadir Irak. Otros activistas organizaron protestas en ciudades de todo el país. Se les unieron sindicatos, grupos ambientalistas y organizaciones progresistas. Las protestas coordinadas alrededor del mundo ocurrieron simultáneamente, marcando una jornada internacional de acción contra la guerra de los Estados Unidos.

A pesar de esta protesta generalizada, sólo 30 días después, la administración Bush, con el apoyo casi unánime de demócratas y republicanos por igual, sancionó la invasión de Irak, iniciando un conflicto de casi una década que causó estragos en la región. Las protestas contra la guerra continuaron en respuesta a la invasión, llevando a cientos de miles de personas a la acción política a lo largo de los años. Lo más notable fue que el 1 de mayo de 2008, diez mil trabajadores del International Longshore and Warehouse Union (ILWU) salieron de los muelles para exigir la retirada de las fuerzas militares estadounidenses de Irak y Afganistán.

Aparte de este ejemplo, sin embargo, los vínculos entre el movimiento antiguerra y el movimiento obrero eran tenues en los EE.UU., y ciertamente demasiado débiles para organizar huelgas masivas contra la guerra de Irak. Un movimiento antiguerra que espera lanzar una llave inglesa a la máquina de guerra capitalista debe luchar sus batallas en el campo de la lucha de clases -uniendo el movimiento laboral y el movimiento antiguerra e implementando huelgas, paros y manifestaciones para forzar a los halcones de guerra en el Capitolio a terminar con la interferencia militar en el extranjero. Este es el tipo de movimiento antiguerra que debemos esforzarnos por construir hoy, mientras Donald Trump y Mike Pompeo avivan las llamas de la guerra sobre los medios de comunicación.

A diferencia de hoy, la guerra de Irak y la más amplia "guerra contra el terrorismo" gozaron de un amplio apoyo popular y político tras el 11 de septiembre. Hoy, después de las revelaciones de las incontables mentiras que el gobierno de Bush y el aparato político burgués en su conjunto le dijeron al público para prolongar la intervención en Irak y Afganistán, este consenso ya no es válido. Aparte de la propia impopularidad de Trump, toda una generación de estadounidenses se ha desilusionado por la experiencia de la guerra de Irak y se resiste a la idea de otra guerra en Medio Oriente. Esto abre un espacio para la izquierda en los EE.UU. para tomar la iniciativa en la organización de un movimiento antiguerra, antiimperialista que une el movimiento antiguerra con el movimiento obrero y los movimientos sociales más ampliamente, una combinación que puede enfrentar las aspiraciones militares del gobierno de EE.UU..

Además, a diferencia de lo que ocurre hoy en día, cuando la influencia de Estados Unidos ha sufrido un prolongado período de degradación, en 2003 se posicionó como un hegemón global establecido, aunque en declive, que disfrutaba de un mayor dominio económico, político y militar. Esto hizo que la organización de un movimiento antiguerra fuera aún más difícil y limitó la capacidad de dicho movimiento para llegar a amplios sectores de la sociedad estadounidense; esto, en última instancia, forzó la energía del movimiento antiguerra en el proceso de elección de Barack Obama en 2008. Sin embargo, el movimiento antiguerra insinuó el poder que tienen los trabajadores y los jóvenes para desafiar al imperialismo de EE.UU. y ha establecido el escenario para un nuevo movimiento antiguerra hoy.

Obama mató al movimiento antiguerra

La elección de Obama en 2008 y la campaña que lo rodeó generaron enormes expectativas. Después de todo, prometió sacar las tropas de Irak y Afganistán y construir una política exterior basada en la diplomacia y no en la fuerza bruta. Después de ocho años de belicismo entre Bush y Cheney, las promesas de Obama de poner fin a las guerras fueron algunos de los temas que lo llevaron a la Casa Blanca. Algunos progresistas concluyeron que las protestas no eran efectivas para detener la guerra, era hora de votar por el cambio. Miles de manifestantes antiguerra creían en la esperanza y el cambio de Obama, y que un voto por él podría ser una táctica en el movimiento antiguerra.

Pero la presidencia de Obama fue una historia muy diferente. No sacó las tropas de Irak o Afganistán. Envió tropas a Irán. En 2014 desplegó fuerzas de operaciones especiales de EE.UU. en 133 países: el 70 % del mundo. Bajo Obama, el ejército estadounidense asignó más dinero a la guerra que Bush (866 mil millones de dólares bajo Obama vs. 811 mil millones bajo Bush). También trasladó tropas a más países que Bush, incluyendo Nigeria, Libia y Somalia, y así, aunque se movilizaron menos tropas, Estados Unidos participó en más países bajo Obama. Y luego estuvieron los ataques con drones, que ocurrieron con mucha más frecuencia que bajo la administración de Bush.

Como Michael T. Heaney y Fabio Rojas discuten en Party in the Street: The Anti-War Movement and the Democratic Party after 9/11, la participación en el movimiento antiguerra cayó drásticamente en el 2008; incluso el número de artículos sobre el conflicto en los medios de comunicación burgueses se desplomó.

El libro señala que no era que los activistas antiguerra hubieran seguido adelante o se hubieran convertido repentinamente en proguerra, sino que "confiaban en que Obama haría lo correcto para remediar la situación". En este sentido, como se argumenta en el texto, fue "la desmovilización no en respuesta a una victoria política, sino en respuesta a una victoria partidaria". Pero no fue sólo una victoria partidaria la que desmovilizó el movimiento; también fue específicamente la victoria y las ilusiones de Obama en la esperanza y el cambio que prometió a las personas que viven en Estados Unidos.

Aquellos que estamos en contra de una posible guerra en Irán y que queremos tropas fuera de Medio Oriente tenemos lecciones para aprender de esto. No podemos confiar en que los políticos demócratas, incluso los "progresistas" como Bernie Sanders o Elizabeth Warren, acaben con la guerra. No podemos confiar en que el Congreso no declare la guerra en Irán y no podemos confiar en el plan de Sanders de aprobar una ley que bloquee el financiamiento de una guerra en Irán. Los demócratas y los republicanos son partidos proimperialistas y, a la hora de la verdad, están a favor de la guerra, los aviones teledirigidos y los golpes de estado. Esta vez, el movimiento antiguerra no debería cometer el mismo error de confiar la lucha contra las guerras a los políticos, tenemos que estar en las calles. Afortunadamente, hay un legado de esto en los Estados Unidos, uno que debemos traer de vuelta si queremos desafiar esta última intervención en Medio Oriente de Donald Trump.

Podés leer: A propósito de Sanders y los demócratas: no hay manera correcta de lanzar un ataque imperialista

Revivir el espíritu de la guerra de Vietnam

Estados Unidos tiene tradición de un movimiento antiguerra combativo, uno que preparó el camino para la derrota del imperialismo estadounidense en Vietnam. Cientos de miles de jóvenes de todo el país se movilizaron en las calles y en los campus universitarios para exigir el fin de la guerra en Vietnam, exigiendo "Vietnam para los vietnamitas" y a los Estados Unidos fuera de Vietnam. Cientos de miles de jóvenes esquivaron el servicio militar obligatorio, y algunos fueron a la cárcel por negarse a unirse al ejército para matar vietnamitas. Lemas como: "No pelearemos otra guerra de ricos", y entre los negros, "Ningún vietnamita me ha llamado nunca "Ni***er"", fueron populares. Fue un movimiento antibélico que tuvo mártires en la masacre de Kent State, donde la Guardia Nacional reprimió brutalmente a los estudiantes que protestaban. Hasta los veteranos se unieron al movimiento, hablando en contra de sus propias fuerzas armadas.

Si bien no podemos subestimar el peso que tuvo el proyecto de ley en la creación de un movimiento antiguerra tan radicalizado, no es la única explicación. El pico del movimiento contra la guerra de Vietnam tuvo lugar en 1969, y esto no debería sorprender. Fue un año después de las masivas movilizaciones de 1968 que sacudieron al mundo: la huelga general de estudiantes y trabajadores en Francia que se conoció como el Mayo Francés, la huelga estudiantil y la ocupación de la universidad de la Ciudad de México, los consejos obreros en Chile y Argentina, y las movilizaciones de la izquierda contra el régimen estalinista en Praga. En Vietnam, hubo una resistencia masiva contra la invasión norteamericana, con civiles y soldados luchando heroicamente. Fue un momento de levantamiento en los EE.UU. también -este período marcó el apogeo de los Panteras Negras y los Young Lords; el levantamiento de Stonewall acababa de tener lugar. Por todo el mundo, los trabajadores, los jóvenes y los oprimidos se estaban levantando. Estaban cuestionando a los poderes fácticos y estaban dispuestos a luchar por algo diferente.

A la luz de estos ataques en Irán y la posibilidad de una guerra inminente, es hora de revivir el espíritu de las protestas contra la guerra de Vietnam. Es hora de sacar a la calle a cientos de miles de jóvenes y trabajadores para exigir que Estados Unidos no entre en guerra con Irán y, de hecho, que salga completamente de Medio Oriente. Es hora de que la clase obrera diga claramente: no vamos a luchar una guerra de ricos, no vamos a luchar guerras por el petróleo y no vamos a luchar guerras para matar a la clase obrera en otros países. Nuestros enemigos están en casa. Son los capitalistas que nos explotan, los políticos que envían a la gente de la clase obrera a morir, y los policías que acosan y matan a la gente de color. En el espíritu de las protestas contra la guerra de Vietnam, no confiaremos en los políticos capitalistas y sus tratos de trastienda con la esperanza de que detengan una inminente guerra en Irán, o de que saquen a los Estados Unidos de Medio Oriente. Eso es lo que Barack Obama prometió. Es lo que Donald Trump prometió. Pero todavía hay 70.000 tropas en el Medio Oriente.

Revivir el espíritu de las protestas contra la guerra de Vietnam significa llevar la lucha a las calles. Significa protestas y mítines masivos, siguiendo el ejemplo de las actuales protestas en Chile. En ese sentido, significa cerrar la producción contra la guerra, de la misma manera que sectores de la clase obrera en Chile han hecho huelga contra el gobierno. Y en este contexto social y político, le corresponderá a la nueva generación de personas interesadas en el socialismo construir las bases de un movimiento antiguerra, conectando la lucha contra el capitalismo con la lucha contra la máquina de guerra que es tan central para las ganancias del capitalismo estadounidense. Una parte esencial de esta tarea es construir una organización revolucionaria dirigida por los trabajadores, los jóvenes y todos aquellos que soportan las consecuencias de las guerras capitalistas, una organización que no esté subordinada a ningún partido burgués y que no se comprometa cuando se trata del imperialismo estadounidense.

Detener una guerra con Irán no será una tarea fácil. Estados Unidos es el hogar de la potencia imperialista más brutal del mundo. También es la sede de uno de los movimientos antiguerra más fuertes de la historia, que obligó al ejército más poderoso del mundo a ser derrotado por las masas vietnamitas, a pesar de tener mucho menos dinero y recursos. Los vietnamitas y el movimiento antiguerra derrotaron a los Estados Unidos en Vietnam. Es hora de hacerlo de nuevo.

Este artículo fue publicado originalmente en Left Voice, medio estadounidense que integra la red internacional de La Izquierda Diario.







Temas relacionados

Bernie Sanders   /    Donald Trump   /    Guerra de Vietnam   /    Irán   /    Guerra   /    Barack Obama   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO