Internacional

LUCHA DE LOS DOCENTES

Estados Unidos: en West Virginia ganaron los maestros y la lucha se extiende a otros estados

En una lucha sin precedentes, las y los docentes de estado de West Virginia llegaron a un acuerdo con el gobierno que incluye al resto de los empleados públicos, con un aumento salarial del 5 por ciento.

Gloria Grinberg

@GloriaGrinberg

Jueves 22 de marzo de 2018 | 16:11

La semana pasada se concretó el triunfo de las maestras y maestros que movilizó a decenas de miles de trabajadores durante 9 días, ganó un enorme apoyo popular y protagonizaron una lucha sin precedentes. La característica central que tuvo fue su liderazgo y sus desafíos: sus líderes de base superaron a las conducciones sindicales, a la vez que han “quebrado la ley” ya que en West Virginia la huelga de empleados del sector público es ilegal. Además de asestarle un golpe en la práctica al fallo Janus que busca limitar los derechos sindicales, y destripar el marco legal para la organización de los trabajadores del sector público.

Esta huelga se hizo popular centralmente por “violar la ley” de forma militante (en el año 2011 la corte suprema aprobó el caso Janus vs AFSCME). Distintos medios de ese país dan cuenta de un movimiento que surge desde las bases, una nueva generación de docentes.

La huelga comenzó debido a los recortes tributarios en West Virginia que impactaron en el seguro de salud, aumentando las tarifas mientras que el salario de los maestros sigue siendo uno de los más bajos del país. Esto se sumó a la reforma impositiva que aprobó el gobierno de Donald Trump, que claramente favorece a las grandes corporaciones por sobre los trabajadores, causando un amplio descontento entre los docentes.

Uno de los profesores lo explico de la siguiente forma: "…Han estado recortando nuestro seguro de salud una y otra vez, lo que hace que sea realmente costoso sobrevivir…".

Según los huelguistas, el aumento del 5 por ciento no revertirá el daño que los crecientes costos de la atención médica generan en el salario de empleados públicos de West Virginia, y la dificultad para llegar a fin de mes.

La dirección del sindicato ha perdido gran parte de la autoridad que tenía entre los huelguistas durante los primeros días de la huelga. Esta lucha se fue extendiendo por todo el estado incluyendo paros y cierres de escuelas, además de las protestas de miles de personas dentro del congreso estatal.

Con una campaña en contra desde el gobierno, donde el procurador general denostaba a los sindicatos de los empleados publicos, las asambleas docentes también se han encargado de difundir su lucha entre las familias de los estudiantes y de mantener la distribución de alimentos a los niños en todo el estado ya que muchos dependen de los comedores escolares para tener una alimentación adecuada. Gracias a esta huelga los docentes también pudieron asegurar que muchos proyectos de ley que perjudicaban la educación pública no fueran aprobados, como el proyecto de la escuela autónoma, logrando también la eliminación de algunas reformas antisindicales.

El gobernador Jim Justice tildó a las docentes de “dumb bunnies” (tontos conejos) en enero, y este movimiento docente compuesto en un 75% por mujeres, ha obtenido un triunfo en días.

Los conductores de ómnibus escolares, cocineros de escuelas, y otros sectores también adhirieron a las medidas de lucha; la unidad entre las docentes y el resto de los trabajadores de la educación, fue muy importante.

Los docentes también han señalado que su gobierno demostró que no están interesados en ayudar a la gente pobre, solo trabajan para los sectores más ricos. Por eso, plantean que su próximo paso debe ser unir no solo a otros maestros y empleados públicos, sino también a las familias de los estudiantes que viven en la pobreza.

Entre las principales lecciones de esta lucha han planteado lo siguiente: “…En primer lugar, si podemos hacerlo, cualquiera puede hacerlo. No es como si fuéramos un grupo especial de maestros activistas que han estado estudiando durante veinte años sobre cómo movilizar a la clase trabajadora…”

“…Para un movimiento de masas exitoso, las personas no tienen que ponerse de acuerdo sobre política partidista, sobre religión o cualquier otra cosa para el caso. Pero sí se han unido y han luchado en solidaridad en torno a un tema compartido. Hemos aprendido que las personas harán a un lado las otras diferencias en nombre de la solidaridad…”

En las últimas semanas, los docentes de los estados de Oklahoma y Kentucky y de la ciudad de Nueva Jersey han anunciado medidas de lucha frente a la negativa de sus gobiernos a un aumento salarial. Como informó Los Angeles Times, la Asociación de Educación de Oklahoma viene discutiendo un plan de lucha; el sindicato de docentes dijo que la gran mayoría de los 10.000 educadores, respondieron a una encuesta apoyaban el cierre de campus para poder realizar una huelga. En Kentucky, otra lucha por los beneficios de pensión de los educadores también ha planteado la posibilidad de una huelga.

La huelga de West Virginia es un punto de inflexión y se convirtió en un ejemplo para la clase trabajadora, a la vez que pone la alarma sobre las dirigencias sindicales en Estados Unidos: un movimiento de lucha puede atravesar la ilegalidad e incluso las direcciones burocráticas y traidoras.







Temas relacionados

Donald Trump   /    Docentes   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO