Mundo Obrero

AJUSTE A PEDIDO DEL FMI

Estado presente: dejan sin IFE a 187.000 jujeños y multiplican el empleo esclavo

La decisión del ministro de Economía, Martín Guzmán, de cortar el IFE 4 es un anticipo del Presupuesto 2021 que se acaba de votar y no cuenta ya con esta ayuda social. A cambio proponen empleo por 9450 pesos, cuando la canasta de indigencia cuesta 16 mil pesos. La pelea por trabajo genuino está más vigente que nunca.

Gastón Remy

Economista, docente en la Facultad Cs. Económicas UNJu.

Viernes 20 de noviembre | 10:56

A partir de la decisión del Gobierno nacional de suspender el pago del Ingreso Familiar de Emergencia, 187 mil trabajadores desocupados en la provincia, quedan sin percibir el año la suma de 10 mil pesos que se iba a pagar por cuarta vez en el año.

En todo el país son casi 9 millones las y los trabajadores afectados por esta medida que apunta a reducir el déficit fiscal cortando el hilo por los más vulnerables.

La señal es acorde a las exigencias del FMI sobre bajar aún más el objetivo de déficit fiscal comenzando este año y ratificando esta decisión para el año próximo donde el presupuesto 2021 no incorpora el IFE.

Los senadores y diputados nacionales que responden al gobernador, Gerardo Morales, como los del PJ-Frente de Todos jujeño, votaron a favor del presupuesto 2021 que trae recortes en el gasto social, en salud, educación, en las universidades, dando su voto positivo a la voluntad del Gobierno nacional y el FMI.

Te puede interesar: Plan Potenciar Trabajo: el Gobierno eliminó el IFE y propone empleo precario

Frente a la caída del IFE, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, manifestó que “el Estado sigue presente” ante los más perjudicados por la caída de la economía y las medidas de aislamiento obligatorio en pandemia.

De esta forma, sostuvo que el IFE se iría reconfigurando con modalidades de ayudas con contraprestación, aunque sin aclarar el universo de los que se verían beneficiados, dado que al estar tomando una medida de ajuste, difícilmente se pueda sostener el universo de 9 millones de beneficiarios en todo el país.

Un adelanto del ajuste lo dio el titular del Anses Jujuy, Adrián Mendieta, quien sostuvo en medios locales que considerado que estimativamente un tercio de los 187 mil trabajadores que percibían el IFE son jóvenes, en la provincia recibirían la reconversión a través del plan “Potenciar Joven”.

Esta suerte de estimación mecánica que hace el titular del Anses puede estar adelantado un universo mucho menor de los jóvenes de entre 18 a 29 años que finalmente accedan a esta ayuda que es por un año y asciende a $8.500 pesos.

¿Se trata de trabajo genuino? No. Se reproduce el esquema de “estimular” a las y los jóvenes hacia el “financiamiento de proyectos socioproductivos, sociolaborales y sociocomunitarios” como sostiene la web oficial.

¿Pero alguien puede imaginar siquiera, que con ese monto de dinero mensual, se puede financiar algún tipo de proyecto? Se reproduce así una política neoliberal de asistencia social a los sectores que más sufren la falta de oportunidades laborales, recubierto de un mensaje pro-empresarial de que cada uno sea un “emprendedor”, como si todos pudiesen ser su propio “patrón” ante la falta de generación de trabajo genuino por los propios empresarios y el Estado, mientras crece la desocupación y la informalidad laboral.

Junto a este plan se lanzó el “Potenciar Trabajo” el cual está dirigido fundamentalmente a los adultos, por el cual otorgan 9450 pesos a cambio de integrar proyectos sociocomunitarios o trabajo por 4 horas diarias para alguna dependencia del Estado; por lo general, esto ocurre desde los municipios que ya pagan salarios de 1500 o 3000 pesos como denunció el SEOM.

Con este proyecto se refuerza el trabajo cuasi esclavo por la mitad de salario mínimo vital y móvil, muy lejos siquiera de la canasta de indigencia ($15970 octubre, familia de tres integrantes) y presionando así a la baja del salario en el sector público y privado, a la vez, que crean las condiciones para reproducir el empleo en negro dentro del mismo sector privado que antes del inicio de la crisis (2017) alcanzaba al 52% de los asalariados y a 9 de cada 10 jóvenes hasta 24 años según el ministerio de Trabajo de la Nación.

Este rol del Estado presente precarizando y tirando a la baja del trabajo, es el que festejó el propio Gobernador de Jujuy junto a Daniel Arroyo por video conferencia esta semana, mostrando máquinas de cortar el pasto para los beneficiar del “Potenciar Trabajo”.

Por el contrario, el rechazo al presupuesto 2021 en el Congreso de la Nación por parte de los diputados del Frente de Izquierda, es parte de una pelea por salir de los acuerdos de ajuste y esclavitud del FMI, la cual exige otra pelea: la unidad de ocupados, desocupados y la juventud por el trabajo genuino, un plan de obras públicas financiado sobre el no pago de la deuda y con los recursos del ahorro nacional que surjan de la nacionalización del sistema bancario bajo control de los trabajadores, el reparto de las horas de trabajo, para trabajar todos, sin reducción salarial y el pase a planta permanente de los trabajadores estatales.







Temas relacionados

Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)   /    Daniel Arroyo    /    Precarización laboral juvenil   /    Ajuste fiscal   /    Gerardo Morales   /    Precarización laboral   /    FMI   /    Jujuy   /    Economía Nacional   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO