Internacional

CORONAVIRUS

Estado de catástrofe en Chile: para Piñera la solución es con los militares en las calles

Piñera anunció este miércoles en conferencia de prensa el estado de excepción por catástrofe, disponiendo que los militares salgan a las calles. Sin embargo, no hubo ninguna medida en beneficio del pueblo trabajador mientras aumentan los casos de coronavirus.

Miércoles 18 de marzo | 14:00

Hasta la noche del martes Chile había sumado 37 nuevos casos de Covid-19, llegando a la cifra de 238 personas con coronavirus.

En ese marco el presidente Sebastián Piñera, decretó este miércoles el estado de excepción constitucional por catástrofe que tiene como medida central la de la posibilidad de establecer una suerte de toque de queda y la salida de los militares a la calles para garantizar el control social y abastecimiento. En contraposición con esta medida autoritaria y represiva, no anunció ninguna medida concreta en cuanto a la salud y la situación de la población trabajadora. Nada en cuanto a los millones que tienen que ir a trabajar, en cuanto al pago de licencias por enfermedad, como así tampoco en cuanto al calamitoso estado del sistema de salud.

La medida se comenzará a aplicar a partir desde las cero horas de este jueves, durará 90 días y permitirá restringir reuniones en espacios públicos, limitar el tránsito y la locomoción y establecer cuarentenas o toques de queda.

"Las facultades que permite este Estado de Catástrofe y las medidas específicas que correspondan, se adoptarán en forma progresiva, según la evolución de este virus y se informarán oportunamente a toda nuestra población", explicó el presidente quién aseguró que podrá disponer de las Fuerzas Armadas "como verdaderas fuerzas sanitarias" para colaborar en el sistema de salud.

"Este Estado de Catástrofe permite una valiosa y necesaria colaboración de las Fuerzas Armadas para enfrentar mejor esta crisis y establece la designación de Jefes de la Defensa Nacional, los cuales asumirán el mando de las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública en las zonas respectivas, velar por el orden público y reparar o precaver el daño o peligro para la seguridad nacional", señaló Piñera.

Es decir se trata de poner a la cabeza de la crisis a los mismo que tienen las manos manchadas de sangre por la brutal represión, detenciones y asesinatos ocurridos durante el toque de queda dictado hace menos de cinco meses al inicio de la rebelión popular en Chile.

Ni una sola medida a favor de los trabajadores y el pueblo chileno

Este anuncio de Piñera se centró más en la necesidad de garantizar el abastecimiento y el control social mediante el uso del Ejército que en explicar como va a prevenir realmente el contagio mediante medidas sanitarias.

No se anunció ninguna medidas claves para prevenir el contagio masivo. En el caso de los test, sólo se están haciendo 800 cada día. Ni siquiera se están usando los 3.000 diarios de capacidad. El Gobierno evita realizar test gratuitos para todas y todos quienes están en riesgo y lo requieran para que no se sepa la magnitud del contagio. Se trata de una política deliberada para esconder la gravedad de la situación.

En el caso de la cantidad de camas disponibles, el martes se había anunciado aumentarlas en 4.000. Un número completamente insuficiente que hace que Chile tenga a lo sumo 2,4 camas cada 1.000 habitantes. Un número que esta por debajo de países como Libia y Tonga. Mientras tanto las clínicas privadas siguen ganando millones, pero no se dispone de sus camas e infraestructura.

Ni siquiera hay entrega gratuita de jabón, gel, alcohol, mascarillas, cuestiones que deberían ser básicas. Tampoco hay licencias para trabajadores que deban cuidar a sus hijas e hijos, prohibición de despidos, paralización de servicios no esenciales con goce de sueldo, aumento de las pensiones. Nada de eso. Mientras mantiene más control, millones usan el metro con posibilidad de contagio, y siguen abiertos lugares de trabajo que no son indispensables arriesgando la salud de trabajadores.

Es en esta situación calamitosa que Piñera fundamentó el sacar a los militares a las calles. Sería para proteger la cadena de logística, resguardar que se respete la cuarentena, resguardar la cadena de producción para asegurar bienes y servicios, y proteger y resguardar mejor las fronteras.

Pero no hay ninguna falta de seguridad en los hospitales, ni en la cadena logística, ni en el cuidado en el traslado de personas en este momento. El problema está en la falta de infraestructura, y el peligro en hacer que millones vayan a trabajar hacinados, exponerlos para el contagio del virus. Todo lo que dice Piñera no requiere que estén los militares en las calles.

Los militares no vendrán a ayudar al pueblo a prevenir el contagio y ayudar a la salud de las y los afectados. Están para reguardar el orden y fortalecer el control.

No se necesitan militares en las calles, se necesitan medidas urgentes para proteger la salud y vida de la población, partiendo por la entrega inmediata de test gratuitos para todas y todos quienes requieran, reparto gratuito de gel, jabón y todos los insumos necesarios que ayudan a la prevención; la centralización del sistema de salud usando las clínicas privadas de forma gratuita en beneficio del pueblo, nacionalizando las grandes clínicas y farmacias para disponer de forma inmediata de toda la red de salud; paro de actividades de todos los servicios no esenciales, sin despidos y con goce de sueldo al 100% así como licencias pagas a quienes tengan el cuidado de sus hijos; aumento inmediato de las jubilaciones, entre otras medidas. Hay que imponer impuestos progresivos a las grandes fortunas, y poner esos recursos para un plan de emergencia inmediato.

Hay que defender la salud de la población, y poner fin a esta salud de mercado al servicio de los ricos, mientras el pueblo trabajador muere en consultorios y hospitales. Piñera defiende a los empresarios, sus amigos, y buscan usar a los militares para fortalecer su control de la población. El enemigo no es el coronavirus solamente, sino Piñera y su Gobierno.







Temas relacionados

Coronavirus   /    #FueraPiñera   /    #RenunciaPiñera   /    Chile   /    Sebastián Piñera   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO