×
×
Red Internacional

Irlanda del Norte. [Entrevista] A 50 años del Domingo Sangriento, no hay justicia para las víctimas

El segundo Domingo Sangriento ocurrió el 30 de enero de 1972 en Derry, Irlanda del Norte, soldados británicos mataron a 14 manifestantes irlandeses por los derechos civiles desarmados e hirieron a otros 12.

Lunes 14 de febrero | 20:46
Imagen: Robert Ballagh. El 30 de enero de 1972, una manifestación pacífica de integrantes del movimiento de derechos civiles en Irlanda del Norte, en la ciudad de Derry, fue reprimida por paracaidistas británicos, resultando en la muerte inmediata de 13 personas, más de 15 heridos de bala y la muerte subsecuente de otra persona cuatro meses más tarde por sus heridas recibidas ese día.

Left Voice, sección en inglés de la red de diarios La Izquierda Diario, habló con el activista socialista y autor irlandés John McAnulty sobre la masacre, sus consecuencias y la actual búsqueda de justicia.

Aunque McAnulty no estaba en Derry en el momento de los asesinatos, fue un líder del movimiento socialista irlandés durante ese periodo, cofundando el grupo People’s Democracy (Democracia Popular). Como señala, aunque las instituciones británicas e irlandesas han acordado una "resolución" de los sucesos del Domingo Sangriento, ningún soldado británico ha sido condenado por sus crímenes y nunca se ha hecho justicia para las víctimas y sus familias.

Left Voice (LV): ¿Puedes hablarnos un poco sobre ti y tu activismo, tanto en el periodo de los 60 y 70 como desde entonces?

John McAnulty (JM): Pues mi primera experiencia política fue en 1966. Estaba en la escuela y el Sinn Féin decidió presentarse a las elecciones por primera vez en mucho tiempo, y la policía llegó para confiscar la bandera irlandesa de la oficina. A esto le siguieron graves disturbios que sólo terminaron cuando las milicias locales se colocaron en la esquina de todas las calles de mi distrito. Eso me abrió los ojos. Hasta entonces, había pensado que el Estado era bastante bienintencionado, y descubrí que no era así.

Un poco más tarde, en 1968, estaba en la universidad y se formó el movimiento People’s Democracy. Esencialmente, se subió a la ola de la Nueva Izquierda europea. Yo editaba el periódico People’s Democracy y fui secretario general durante mucho tiempo. Acabé siendo elegido para el consejo local, sólo para ser inmediatamente expulsado cuando describí la bandera británica como el "delantal del carnicero".

Nuestra organización fue muy influyente hasta la huelga de hambre de los años 80. Y al final de esa huelga de hambre, se produjo una especie de colapso del movimiento político en general, con la gran mayoría de la gente fluyendo hacia el Sinn Féin. [1] Y eso nos dejó sólo con una parte. Hemos sobrevivido, pero esencialmente la gran mayoría de la izquierda hoy está de alguna manera alineada con el Sinn Fein, que, ya sabes, no es una organización socialista. Ni siquiera es liberal. En realidad es una organización bastante derechista.

Lo que he estado haciendo recientemente es escribir algunos libros. Escribí un breve folleto sobre mis experiencias en la formación de un movimiento de derechos civiles en Irlanda, y más recientemente he escrito un pequeño folleto sobre la partición. He escrito sobre la crisis de la vivienda en Irlanda, que es quizá una de las cosas más críticas que han ocurrido en los últimos tiempos.

LV: ¿Qué condujo al Domingo Sangriento? ¿Puedes explicar el trasfondo de los acontecimientos: el movimiento por los derechos civiles y la entrada del ejército británico en 1969?

JM: Lo más importante es entender que el mecanismo básico, la estructura básica de la cuestión irlandesa es la partición. Irlanda era una especie de laboratorio de pruebas para la descolonización y los británicos estaban muy ansiosos por limitarla. Algunos querían impedirla. Pero con el paso del tiempo, descubrieron que no podrían impedirla. Tuvieron que limitarla creando una milicia protestante y dividiendo el país (1921). Irlanda del Norte se convirtió en un estado sectario después de eso. Antes de la partición, era un poco como Birmingham, Glasgow o Manchester, donde el sectarismo (religioso) era utilizado ampliamente por los jefes, pero no estaba incorporado en las leyes o estructuras. Pero después de la partición, se incorporó de forma muy salvaje.

La respuesta republicana fue la Operación Cosecha, que tuvo lugar en los años 50, y fue esencialmente un intento de llevar a cabo una campaña armada en la frontera y de desplazar comisarías y cuarteles, etc. Y fue un fracaso absoluto; fracasó en todos los niveles imaginables y finalmente se suspendió. Ahora bien, eso condujo a un debate bastante profundo, un giro hacia la política y también un giro hacia el reformismo. Y así, el giro político y reformista condujo al movimiento de los derechos civiles. Los republicanos no lo crearon, pero decidieron unirse a él. Y, de hecho, tuvo mucho éxito; mucha gente empezó a movilizarse, exigiendo que se suavizara la discriminación y la represión masivas. Si éramos británicos, entonces debíamos ser tratados igual que los británicos, ese era el argumento.

Pero había discusiones continuas en el movimiento republicano, en las que algunos decían: esto va a acabar en violencia y necesitamos tener armas. Y también decían que, como republicanos, debíamos promover una Irlanda unida como solución, no sólo una reforma del Norte. Así que eso llegó a un punto crítico. En 1968 se produjo la Batalla del Bogside (La batalla del pantano), en la que básicamente las fuerzas lealistas locales (simpatizantes irlandeses del Reino Unido) fueron derrotadas por la población local [2]. Los lealistas fueron incapaces de seguir luchando y simplemente no tenían los recursos para ocupar la zona con todos los miembros de la población en armas contra ellos. Y su respuesta fue desatar un pogrom en Belfast. Así que esto fue una mezcla de la policía, la milicia local y los paramilitares lealistas; y atacaron. Los líderes republicanos fueron muy criticados por no estar preparados para esto. Y eso llevó a la división en Profesionales y Oficiales (dentro del Ejército Republicano Irlandés). Así que los problemas eran la falta de preparación armamentística y la necesidad de reivindicar una Irlanda unida como solución. Así que las corrientes más reformistas se convirtieron en los oficiales y los revolucionarios nacionalistas en los profesionales.

Quiero destacar que los profesionales no empezaron lanzando una gran campaña de guerrilla. El principal impulso fue armarse en defensa propia. En ese momento comenzó la Operación Bandera, el nombre de la ocupación del ejército británico. La injerencia del ejército británico en Irlanda del Norte es la campaña militar más larga de la historia del ejército británico; se prolongó durante más de 30 años. El objetivo era intentar salvar la partición y la administración lealista. Los británicos impusieron un toque de queda en las zonas nacionalistas, que fue derrotado por una movilización masiva. Pusieron en marcha una unidad llamada Fuerza de Reacción Militar, formada por personas que habían actuado en Kenia, y que se utilizó para llevar a cabo asesinatos y disparos al azar. Luego empezaron a construir sus alianzas con las bandas leales, etc. Nada de esto funcionó realmente. Así que lo que ocurrió fue que decidieron que la única manera de hacer frente a esto era prohibir todas las manifestaciones por actividad política.

El 30 de enero de 1972 el movimiento por los derechos civiles realizó una manifestación en Derry [3] y se utilizó un regimiento de paracaidistas para reprimirla. Los resultados reales son algo más complejos de lo que la gente podría pensar. Por un lado, la gente hacía cola —de hecho, formaban colas físicas— para unirse al IRA después del atentado. Así que el IRA Provisional creció enormemente en influencia y esencialmente se convirtió en el liderazgo de la resistencia. Pero, por otro lado, el ala reformista del movimiento por los derechos civiles celebró una manifestación la semana siguiente y luego se disolvió esencialmente.

Existía un movimiento de masas que se había cohesionado en torno a la exigencia de que los británicos se fueran. Pero los republicanos no tenían un programa que pudiera realizarlo. No plantearon ninguna cuestión de clase real en el Norte y mantuvieron esencialmente los vínculos con la clase capitalista irlandesa en el Sur. Y hay una gran diferencia entre la actividad militar y la movilización de masas ─y en sus mentes, la actividad militar era lo primero─. Así que pedían a la gente que cancelara las manifestaciones. Al principio adoptaron una estructura de células, lo que puede tener sentido militar, pero ciertamente no tenía ningún sentido político porque inmediatamente los separaba de la gente con la que estaban trabajando.

Había una unidad en torno a la exigencia de investigaciones. Y lo que obtuvimos de inmediato fue el informe Widgery, que fue el más puro y blanco de los encubrimientos. Decía que los británicos no habían hecho nada malo. Decía que toda la gente en las calles estaba armada hasta los dientes y había atacado a las fuerzas británicas. Y ese fue esencialmente el camino que siguió y que causó aún más indignación. Así que el tema del Domingo Sangriento siguió vivo. Se ha hecho un intento de cerrarlo con el Informe Saville hace un par de años, y esencialmente el informe Widgery dijo que el ejército británico no hizo nada malo. El Informe Saville [4] dice esencialmente que el Ejército Británico no hizo mucho mal, pero que algunos soldados podrían haber sido mejor disciplinados. Este informe se organizó para que la dirección Provisional lo aceptara. Ha habido una especie de división incluso desde entonces porque una minoría de las familias no aceptó el informe Saville y continuó con las manifestaciones del Domingo Sangriento. Así que hay un nivel de descontento, pero no tiene realmente una expresión política.

Voy a terminar con un punto más. La realidad del Domingo Sangriento es que el mismo regimiento de paracaidistas llevó a cabo una masacre anterior en Ballymurphy, que tuvo lugar entre los días 9 y 11 de agosto de 1971 en Belfast. Las fuerzas británicas mataron 10 personas desarmadas. Se presentó como si hubieran sido atacados por hombres armados allí. Al principio, la prensa no informó de ello, y luego, cuando lo hizo, informó de tiroteos individuales. Pero esencialmente, fue una incursión callejera en la zona y una masacre de civiles, y muy similar a las matanzas del Domingo Sangriento. Pero sin el marco de una manifestación de derechos civiles para exponerlo.

LV: Han pasado 50 años y todavía no ha habido justicia para las familias de las víctimas. ¿Por qué el gobierno británico sigue bloqueando cualquier tipo de justicia?

JM: Creo que están ocurriendo dos cosas. Una es el efecto del Informe Saville. Los republicanos reunieron a sus partidarios en la plaza Guildhall de Derry e instalaron una gran pantalla de televisión. David Cameron (primer ministro británico en ese momento) apareció ante los británicos y dijo: "Lamento mucho sus problemas" y los líderes republicanos condujeron a todo el mundo a los vítores y aplausos. Ya sabes, todo se resolvió.

Pero, por supuesto, aunque los británicos habían trasladado la responsabilidad del origen del ataque a los soldados individuales, hay una gran distancia entre eso y la entrega real de éstos, porque el Estado británico depende de la impunidad de los militares.

Y la otra cuestión fue que en el período desde Cameron en adelante, hemos estado involucrados en un largo y constante deslizamiento de Gran Bretaña hacia la derecha. El estado de ánimo de la clase política británica es que no vamos a acusar a ningún soldado; no sólo eso, sino que queremos aprobar activamente una ley por la que no se pueda acusar a ningún soldado. Y que no queremos que se extienda sólo a Irlanda. Que queremos que extenderla a todo el mundo. Ellos están hartos de estas preguntas sobre lo que pasó en Irak y por eso se van a acabar todas las investigaciones.

LV: Las masacres del 72 se llevaron a cabo bajo la administración conservadora. ¿Cómo ha respondido históricamente el Partido Laborista a las demandas de los republicanos?

JM: Cuando los laboristas estaban en el poder, la gente que enviaban a administrar el Norte era tan despiadada como los conservadores. Dentro del propio Partido Laborista, siempre hubo también una izquierda. Y la izquierda en el Partido Laborista tuvo bastante influencia en la empujar la apertura de la cuestión irlandesa en el momento en que comenzó el movimiento por los derechos civiles.

Pidieron que se apoyaran los derechos civiles en Irlanda, pero eso disminuyó cuando la violencia se agudizó. Y en cualquier caso, la propia izquierda estaba en retirada en Gran Bretaña. Puedes ver dónde estamos ahora, donde Jeremy Corbyn ha sido expulsado de la bancada del Partido Laborista mientras que al mismo tiempo acaban de recibir con los brazos abiertos a un tránsfuga conservador que lleva una máscara de la Union Jack. [5] Es una corrida a la derecha; ahora el partido nunca aparece en la televisión si no tiene al menos dos Union Jacks detrás.

LV: ¿Puedes hablarnos de la clase obrera protestante del Norte y sobre si existen motivos para ganar el apoyo a una Irlanda unida?

JM: Creo que empezaría a responder con el pogromo de los astilleros de 1920, que fue organizado directamente por el político dirigente de los Unionistas Sir Edward Carson. Realizó una mitin y dijo: "No creo que deba haber más de estos [republicanos] en los astilleros". Y al día siguiente, esta empresa fabril extremadamente lealista organizó a sus trabajadores y salieron y comenzaron a dirigirse a los astilleros. Expulsaron a miles de trabajadores, aproximadamente una cuarta parte de las personas que expulsaron eran protestantes. Así que hubo católicos que tuvieron que abandonar los astilleros y también hubo los "Rotten Prods" (protestantes). [6] Eran socialistas, esencialmente. Organizaban los comités de huelga y demás junto a los católicos, por lo que los obligaron a salir.

Yo fui uno de los fundadores de People’s Democracy. De hecho, una gran aportación, como nuestra primera formación, fue la Juventud Protestante, la cual se sentía estrangulada. La gente olvida cuán opresiva era la vieja sociedad Unionistas; era increíblemente opresiva tanto para los protestantes como para los católicos. Así que tuvimos un grupo muy grande de jóvenes protestantes que realmente abrazaron el socialismo. Lo que está absolutamente ausente hoy es un movimiento de la clase obrera de cualquier tipo en el norte de Irlanda. Los sindicatos son tan pobres que cuando el gobierno Stormont [7] colapsó y tuvo que ser revivido de nuevo con esta cosa llamada el Fresh Start Agreement [8]; los sindicatos acordaron que aceptarían los recortes de austeridad y no convocaron más manifestaciones.

Lo que sí podemos decir es que la propia Gran Bretaña está hoy en una posición más débil. El Brexit ha provocado el caos y ha fragmentado las diferentes regiones de Gran Bretaña y también ha fragmentado a la clase dirigente hasta cierto punto, pero ha sido muy eficaz para aplastar a la clase trabajadora. Pero no veo al Brexit abandonar el reclamo sobre Irlanda, en el sentido de que los Brexiters estaban deseando apuñalar a los unionistas (lealistas) para conseguir el Brexit. Pero los Brexiteers son también la Liga de los lealistas del Imperio, quienes nunca considerarían ni por un momento retirarse de Irlanda. Así que volvemos a la movilización de la clase trabajadora y los movimientos de clase y la política en los lugares de trabajo.

Traducción: Óscar Fernández


[1Sinn Féin significa en irlandés gaélico “nosotros mismos”. Este partido fue fundado primero en 1905 y en su versión más actual en 1970. Fue durante muchos años el brazo político de la organización paramilitar conocida como Ejército Republicano Irlandés Provisional (PIRA por sus siglas en inglés), una escisión del IRA histórico. Se trata de un partido político nacionalista burgués. Sus diputados son miembros tanto del Senado y la Dáil (asamblea) de la República de Irlanda, donde tienen actualmente cuatro y 37 escaños respectivamente, mientras que en la Asamblea de Irlanda del Norte técnicamente posee 26 escaños, pero en la práctica realiza una política de abstencionismo al ser ésta un órgano legislativo del Reino Unido. También tiene cuatro puestos ministeriales en el ejecutivo de Irlanda del Norte. (N.T.)

[2Los lealistas son aquellas personas, por lo general protestantes, que reivindican lealtad de Irlanda del Norte hacia la corona inglesa y que siga siendo parte del Reino Unido. Son considerados parte del nacionalismo británico. (N.T.)

[3La ciudad de Derry es la segunda más grande de Irlanda del Norte y tiene un conflicto con respecto a su nombre. Históricamente se ha llamado Derry y el uso de ese nombre hace alusión al apoyo del bando republicano y antimonárquico en Irlanda. El nombre oficial fue cambiado por la realeza inglesa a Londonderry en 1613 para reconocer a los colonos ingleses y escoceses en la ciudad. La adición del nombre de Londres (Londonderry) es reivindicada por quienes apoyan que Irlanda se mantenga dentro del Reino Unido. (N. T.)

[4Al respecto del Domingo Sangriento han habido dos investigaciones. La primera fue la del Informe Widgery en abril de 1972 llevada a cabo por el juez John Widgery, que como menciona McAnulty, fue hecha para exculpar al ejército inglés de la masacre. El segundo fue el Informe Saville, llevado a cabo por el juez Mark Saville, cuya investigación inició en 1998 y fue publicada en 2010 y en la cual declara la inocencia de varias de las víctimas a las que el Informe Widgery había declarado culpables, como la del joven Gerry Donaghy de 17 años, a cuyo cuerpo sin vida le fueron sembradas dos bombas de clavos por soldados británicos para justificar la agresión inglesa. (N.T.)

[5La Union Jack es la bandera del Reino Unido, la cual combina las cruces de las banderas de Inglaterra, Irlanda y Escocia: las cruces de San Jorge, San Andrés y San Patricio. (N.T.)

[6“Rotten Prods” es la contracción de “rotten protestants”, que significa “protestantes podridos”. Eran protestantes sindicalistas que se rehusaban a jurar lealtad al Reino Unido. El hecho de que fueran también blanco de ataques demuestra que el conflicto va más allá de la lucha entre católicos y protestantes.

[7Se refiere al parlamento irlandés, el cual se ubica en el barrio de Stormont en Belfast (N.T.).

[8El “Fresh Start Agreement” fue un acuerdo entre los gobiernos irlandés y británico que busca mayor cooperación entre ambos para resolver asuntos domésticos. Se le llama así porque pretendió ser un “borrón y cuenta nueva” entre ambos países. (N.T.)





Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias