×
×
Red Internacional

Se extiende la cuarentena hasta 26 de abril. En Campana son decenas las familias que se quedan sin recibir los bolsones, y quiénes lo hacen no llegan a cubrir las necesidades básicas. Contrastes en una ciudad con grandes industrias y terminales portuarias.

Natalia RodriguezDocente y miembro de la Agrupación Marrón | Campana

Domingo 12 de abril de 2020 | 21:53

El miércoles se llevó adelante el reparto de alimentos a las familias de la EP 23 de Campana, el SAE (Servicio Alimentario Escolar) que responde al Consejo Escolar del distrito pidió recortar los cupos. Fueron 25 familias quienes no recibieron la bolsa de alimentos. Sumando todos los recortes suman un total de 4000 familias que no recibirán la ayuda alimentaria en el distrito.

Las mujeres trabajadoras son las principales afectadas. Quienes limpian casas son despedidas o no se les paga el 100% del salario mientras se mantenga la cuarentena. Las que tienen hijos/as y tienen que trabajar, muchas veces no tienen con quien se quede al cuidado de sus hijos mientras dure el cierre de jardines y escuelas, por eso la situación se agrava.

Roxana quien vive con su familia en el barrio Las Acacias relata su situación:

"Soy ama de casa, es un trabajo bastante duro en esta situación y el único que trabaja en mi casa es mi marido. En casa la estamos pasando duro, porque mi marido trabaja en un bar y está cerrado desde que empezó la cuarentena, entonces hace más de 20 días que a casa no entra un peso”.

Más de once millones de personas se anotaron para recibir los $10.000 que el gobierno pagará este mes. Monto que según el INDEC sólo cubre los gastos de 7 u 8 días. Y sin embargo más de siete millones de solicitudes (un 70%) fueron rechazadas por el gobierno de Alberto Fernández. Mientras tanto empresas multinacionales radicadas en la zona como Toyota, Siderca o Axion no vieron afectados sus patrimonios.
Está preocupante situación hace insostenible las condiciones de vida de las familias de los barrios más vulnerables.

“La mercadería cada 15 días no me alcanza, estamos tratando de sobrevivir como se puede, es una situación bastante difícil, hay mucha gente que está pasando hambre y se ve en la calle, yo tengo varios conocidos que viven del día a día, no les entra plata, entonces no tienen para comer” continúa Roxana.

Jaqueline, una vecina del mismo barrio nos manifiesta:

"En casa estamos tratando de llevarla, haciendo juegos y cosas para que las niñas se entretengan, con la tristeza que al no poder trabajar se me hace cuesta arriba poder salir adelante sin más recursos de los que tengo”.
“Trabajo en casa de familia como empleada doméstica, cuatro horas, una vez a la semana por $100 la hora, y el salario de mis nenas, creo estamos entrando a la peor etapa por la entrada del frío y todo esto afecta mucho nuestra situación económica porque los que vivimos y trabajamos en negro, el día a día, se hace muy difícil poder seguir adelante."

El intendente de la Ciudad, Sebastián Abella, se encargó de dejar aislados a los barrios más alejados del centro, con retenes en todos los accesos a la ciudad, el hecho de abastecerse de alimentos y/o medicamentos se transforma en una odisea. Ahora decreta el uso obligatorio de barbijos o tapa bocas para circular los espacios públicos pero sin garantizarlos por parte del estado.

La situación el barrio Las Acacias se replica en otros de la zona. Griselda desde el barrio del Pino da cuenta cómo se encuentran en su hogar:

"Soy empleada de Maestranza, solamente contamos con mi sueldo y salario familiar, soy el sostén de mi familia. La situación económica está muy mal y bueno, veo que la pandemia está cada vez peor, la gente del barrio anda muy mal, malhumorados, sin plata y muy asustados."

Los testimonios no cesan, por eso es urgente que haya un plan desde el Gobierno Nacional y provincial que invierta las prioridades, desde el PTS en el FIT venimos proponiendo una serie de medidas acorde a las necesidades de nuestros alumnos y sus familias, se tiene que imponer impuestos a las grandes empresas radicadas en la ciudad como Tenaris-Siderca, Axion y Honda, para garantizar un salario de cuarentena de $30.000 para todas y todos aquellos que tengan que cumplir el aislamiento obligatorio y no tengan una licencia laboral paga. Es necesario prohibir verdaderamente los despidos y suspensiones y que no haya baja salarial bajo ninguna circunstancia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias