×
×
Red Internacional

Este viernes el SUTE realizó su plenario provincial para discutir la propuesta del Gobierno provincial. Los plenarios departamentales habían quedado 10 a 8 a favor de aceptar la propuesta de un 40% de aumento, lejos de la inflación estimada, y un blanqueo del bono en negro, atado al presentismo. Es decir una resolución que restringiría aún más las posibilidades de hacer paro, como también las posibilidades de tomarse diversas licencias. Esta propuesta es la que defendió la conducción Azul Naranja, aunque bronca desde abajo mediante, en otra votación finalmente se aprobó con la condicionalidad de que el ítem no esté atado al presentismo.

Sábado 12 de marzo de 2022 | 00:00

Este viernes el SUTE realizó su plenario provincial para discutir la propuesta del Gobierno provincial. Los plenarios departamentales habían quedado 10 a 8 a favor de aceptar la propuesta un 40% de aumento, muy lejos de la inflación estimada y la propia paritaria a la baja de la CTERA, y un blanqueo del bono en negro, atado al presentismo. Es decir una resolución de un nuevo ítem que restringiría aún más las posibilidades de hacer paro, como también las posibilidades de tomarse diversas licencias, que son un derecho conquistado.

Esta propuesta es la que defendió la conducción Azul Naranja en los departamentos y terminó aprobando provincialmente desvirtuando la voluntad de las escuelas donde fue muy cuestionada. Impusieron una aceptación no real, en base a no ajustarse a las verdaderas mayorías y minorías y al sumar el voto de 28 miembros del secretariado. Luego maniobraron, ante el descontento generalizado y con un guiño del gobierno, y finalmente volvieron a votar: ganó un sí, con condiciones, por 118 congresales a 66. El lunes a las 15hs es la próxima reunión paritaria y hay convocatorias para hacer presencia en el lugar.

Fervorosos militantes del ajuste

Quisieron imponer el miedo “al decreto”. Militaron una lógica individualista de pensar en el propio bolsillo y nada más. Minimizar a los gritos en los plenarios este nuevo ataque a nuestros derechos conquistados. Pero la propuesta tuvo un enorme rechazo desde cientos de escuelas. Incluso en varios departamentos ganó la aceptación con los votos muy justos. La conducción Azul Naranja de SUTE, de esta manera, se transforma en corresponsable de un nuevo ataque a nuestros derechos laborales.

Te puede interesar: El FMI unificó al sindicalismo peronista: abstención, en el Congreso y en las calles

El telón de fondo fue el debate nacional sobre el pacto con el FMI, la entrega nacional y sus consecuencias: tarifazos, paritarias a la baja, sumisión. La dirección burocrática del SUTE festejó a rabiar una nueva mordaza de un tercer presentismo que nos debilita, aún más la capacidad de huelga. Festejaron como conquista propia, un ataque a nuestros derechos adquiridos. Quieren debilitarnos para pelear contra lo que se viene.

Plenarios departamentales. Los peores métodos volvieron.

Los plenarios departamentales fueron una demostración obscena de los métodos con los que la Azul Naranja piensa conducir el SUTE en los próximos años: aprietes, amenazas, atemorizamiento, gritos, maniobras y trampas a la hora de votar, cercenamiento de la palabra censurando que se “hable de política”, etc. Pero, y a pesar de todo esto, no todo es como quieren. Aunque impongan sus métodos: 511 votos rechazaron el acuerdo y 471 lo aceptaron.

Por la distribución de congresales en el Provincial, que no es proporcional, votaron más delegados por la aceptación. Es decir, no se respetó el mandato mayoritario de las escuelas.

Los mismos que conducían cuando gobernaba Cornejo de Cambiemos impuso el Ítem Aula, ahora salieron a militar con fervor la propuesta de acuerdo que propuso Suárez. Pero los plenarios de 8 de 18 departamentos rechazaron la propuesta (Guaymallén, Godoy Cruz, Las Heras, Lavalle, Tunuyán, Malargüe, General Alvear y San Carlos). Y en el resto hay varios en que la votación salió muy ajustada, incluso definiéndose por un voto en Luján.

En Guaymallén prevalecieron comentarios macartistas, igual que en otros departamentos, amordazando el derecho a expresar opiniones políticas. En Capital se votó el mandato, antes de escuchar a los y las delegadas.

En el plenario de Maipú se escuchó a la agrupación Azul Naranja justificar el Ítem Aula argumentando que fue responsabilidad de los propios docentes “por los abusos de faltas”. Como contestó una delegada: más propatronal no se consigue. Y hacia el final fue un papelón, porque maniobraron con los mandatos, y aquellos que rechazaban el ítem de presentismo, sin rechazar el conjunto de la paritaria no pudieron votar lo que expresaron sus compañeros y compañeras. Esto se repitió en varios departamentos.

Organizar la fuerza. Defender nuestros derechos y pelear por salario

Ya vimos en febrero cómo desestimaron los cientos de mandatos que pedían paro para pelear por una recomposición salarial y aumento en blanco, remunerativo, bonificable e indexado mes a mes, según la inflación. Sin embargo, fuimos miles en las calles el 21/02. Tampoco esa fuerza fue puesta al servicio de luchar.

Ahora dicen que van a imponer condiciones a la mesa paritaria. Pero van con las escuelas enojadas, con delegadas decepcionadas y con mucha confusión en la base ante sus zigzagueos.

Algo era claro desde las escuelas: no se trata de tener que aceptar con estas condiciones un blanqueo. Las sumas en blanco son un derecho. Por eso es inadmisible perder derechos a cambio. Por eso se hizo sentir la bronca. Incluso se organizó un caravanazo y ruidazo en el Valle de Uco.

Ahora dejan entrever que podría revisarse lo del presentismo. Saben que la bronca es enorme. Y la propuesta es que quede para ausentes injustificados: esto es seguir dándole la razón y herramientas al gobierno para atacar nuestro derecho a huelga.

Está cada vez más claro: la Azul Naranja son parte del cogobierno que tiene el peronismo kirchnerista con Suárez. Defendieron con más ahínco que el propio gobierno la propuesta paritaria. Militaron el miedo. Y como están haciendo en el Congreso, su único argumento, es “la pesada herencia”. Mostraron su peor cara y su orientación política: pactaron con Suárez.

Este nuevo monto de presentismo y la paritaria que ni cubre la inflación estimada por la propia conducción y el monto que ellos mismos plantearon en febrero que había que pelear son, ni más, ni menos, que los planes de ajuste exigidos por el FMI. No son temas separados.

Te puede interesar: El nuevo SUTE no termina de asumir y ya quiere imponer en agenda la reforma educativa

Pero esto no queda acá: van por la reforma educativa. Y ellos se preparan para eso, por eso nos quieren debilitar. Un nuevo monto de presentismo presentismo ataca en particular a las mujeres trabajadoras, ataca derechos conquistados y nos amordaza en nuestro derecho a huelga, ya que casi el 30% de nuestro salario está atado al presentismo.

Por eso en las escuelas tenemos que seguir alertas e ir por más debate y organización. Hay que elegir más delegados y delegadas que representen verdaderamente la voz de las escuelas, que no se ausenten a la hora de votar, que no cambien sus mandatos, que desarrollen el debate abierto, honesto, extendido y democrático en sus escuelas y coordinar desde la oposición para unir y organizar la bronca, porque ahora hay que revertir este tercer ítem y prepararnos para los próximos ataques que se vienen.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias