Internacional

PALESTINA

Enfrentamientos en un nuevo viernes de ira en Jerusalén

En un nuevo “día de la ira” palestinos chocaron el viernes con soldados israelíes en la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza. Los enfrentamientos llevan más de tres semanas.

Sábado 24 de octubre de 2015 | Edición del día

Foto: EFE

La jornada de enfrentamientos culminó una semana en la que el primer ministro israelí inflamó aún más la situación al afirmar que el exterminio de judíos durante la segunda guerra mundial no habría sido el propósito original de Hitler, sino que habría sido una idea del muftí de Jerusalén (jefe religioso y político palestino). Estas declaraciones no hacen más que aumentar el odio hacia la población palestina e incluso hacia los judíos de origen árabe y los árabes en general, en una verdadera ola de racismo, cómo afirma el historiador de origen israelí Illan Pappe.

Con este “viernes de ira” ya suman casi cuatro las semanas de la peor ola de violencia callejera desatada en los últimos años, desencadenada por lo que los palestinos consideran una “invasión” judía a la explanada de las mezquitas en Jerusalén, el tercer lugar más sagrado del Islam, a la que Israel venía restringiendo el ingreso de palestinos.

Para intentar descomprimir la situación las autoridades israelíes levantaron el viernes las restricciones que prohibían que los hombres menores de 40 años usaran el complejo de la mezquita de Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La policía dijo el viernes que las oraciones llegaron a su fin pacíficamente. Pero en Cisjordania y Gaza, funcionarios médicos palestinos dijeron que al menos un centenar de personas resultaron heridas, incluyendo a tres periodistas cerca de la frontera en Gaza.

Horas antes, un palestino de 16 años apuñaló e hirió a un soldado israelí en Cisjordania, antes de ser herido de bala por otros soldados, dijo el Ejército israelí, en otro incidente que forma parte de una ola de violencia que ha dejado unos 60 muertos, la gran mayoría palestinos.

Las convocatorias a realizar protestas masivas fueron respaldadas por el grupo militante palestino Hamas y por el movimiento Fatah, del presidente Mahmoud Abbas. Según la agencia EFE el grupo Hamas pidió a los palestinos de Gaza y Cisjordania "hacer frente a las fuerzas del Ejército israelí", convocatoria que fue secundada en diferentes puntos de Palestina.

En la entrada norte de Hebrón, en Halhul, tuvo lugar una manifestación convocada por Hamás que acabó con duros choques que se saldaron con tres palestinos con heridas de munición real, otros dos por balas recauchutadas y otros 15 atendidos por inhalación de gas lacrimógeno disparado por las fuerzas israelíes, según informó la agencia de noticias palestina Maan.

En esta región cisjordana los disturbios se concentraron en dos puestos que controla el Ejército israelí situados en el corazón de la ciudad, donde los donde manifestantes palestinos arrojaron piedras y cócteles molotov y las fuerzas emplearon medios de antidisturbios y armas de fuego.

En el puesto de control del DCO, entrada de diplomáticos, cooperantes humanitarios, periodistas y personalidades palestinas a Ramala, se concentraron hoy unas 300 personas, un tercio de ellas miembros del movimiento nacionalista Al Fatah que lidera el presidente palestino, Mahmud Abás, para apoyar la convocatoria de la "Jornada de la Ira", según testigos.

Sin embargo, más allá del llamado de las organizaciones palestinas, las acciones vienen respondiendo centralmente a convocatorias descentralizadas y realizadas por medio de las redes sociales, con una gran composición juvenil que no necesariamente tiene filiación política. Esto hace que las protestas, aunque aún no sean masivas como en las intifadas de 1987 y 2000, sean potencialmente más explosivas y difíciles de controlar por las propias direcciones palestinas. Es una resistencia impulsada por “los chicos de Oslo”, es decir los jóvenes que nacieron y crecieron bajo las miserias y penurias que le siguieron a los fraudulentos acuerdos de Oslo firmados en 1993, que no solo no lograron ninguna paz para el pueblo palestino sino que profundizaron su sometimiento al estado racista y colonialista de Israel.

Después de 23 días de disturbios y ataques que parecen no amainar, la ONU y EEUU (por medio del secretario de estado John Kerry) han intentado, aún sin éxito, detener los enfrentamientos y la ola de violencia que se ha cobrado la vida de 52 palestinos -cerca de la mitad de ellos abatidos en agresiones a israelíes en su inmensa mayoría con arma blanca-, nueve israelíes, un eritreo y un palestino con nacionalidad israelí. Además, el Cuarteto para Oriente Medio -compuesto por la ONU, EEUU, Rusia y la UE- se reunió hoy en Viena para abordar la delicada situación en medio oriente que incluye la guerra en Siria y los enfrentamientos en Israel y Palestina.

Durante el encuentro, el Cuarteto insistió en la necesidad de que Israel mantenga el statu quo de los lugares sagrados de Jerusalén y reiteró su llamamiento a ambas partes a la moderación y evitar la retórica provocadora, según se explicó en un comunicado. Sin embargo Netanyahu parece lejos de aceptar ningún statu quo. Las declaraciones de esta semana sobre la responsabilidad del muftí de Jerusalén en el exterminio de judíos, exonerando de paso a Hitler, no es un exabrupto sino parte de un discurso de odio y racismo hacia el pueblo palestino que tiene entre sus “medidas prácticas” el cercamiento de los barrios árabes de Jerusalén oriental e incluso la posible instauración de un nuevo régimen de permisos, como el que funcionó entre 2000 y 2006.

En profundidad:

  •  Palestina-Israel: ¿hacia un nuevo régimen de permisos?
  •  #ResistePalestina: ¿los cuchillos de una nueva Intifada?
  •  ¿A las puertas de una nueva intifada?





    Temas relacionados

    #ResistePalestina    /    Estado de Israel   /    Benjamin Netanyahu   /    Israel   /    Palestina   /    Internacional

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO