Géneros y Sexualidades

CORONAVIRUS

Enfermeras del Hospital Garrahan rechazan el aumento de la jornada laboral

La jefatura del Servicio de Neonatología propuso implementar una jornada de 14 horas día por medio para los turnos diurnos. Esta doble jornada laboral buscaría, según sus fundamentos, cubrir el faltante de enfermería y que “las que estén trabajando se expongan menos a salir de su casa”. Las enfermeras rechazan la medida y el pedido de 6 horas de trabajo empieza a recorrer el sector. Con el lema “Para nuestras familias somos esenciales” comenzó una campaña de fotos que expresa la necesidad de reducir la exposición. El mayor riesgo no es salir de nuestras casas sino la permanencia en el hospital, sobrecargadas, por fuera de toda recomendación infectológica

Bárbara Acevedo

Enfermera | Hospital Garrahan @acevedo_bar

Carina Manrique

Enfermera Neonatología-Hospital Garrahan @carina_manrique

Jueves 9 de abril | 20:22

Si fuese por las medidas de las jefaturas y direcciones hospitalarias o por los funcionarios del gobierno, en los hospitales solo que primaría el miedo y la incertidumbre frente a la pandemia. Pero las trabajadoras que sostenemos todos los días los hospitales públicos sabemos qué es lo que falta, qué necesitamos y cuáles son los protocolos correctos para sostener la primera línea de atención de la crisis sanitaria sin poner en riesgo nuestra salud y la de nuestros pacientes.

Las antiparras, barbijos y ahora las escafandras empezaron a aparecer luego de los reclamos, aunque siguen siendo insuficientes. Tenemos que seguir exigiendo condiciones seguras de trabajo. La sobrecarga de las enfermeras que sostenemos los hospitales no es una “solución”, como pretende la jefatura del Servicio de Neonatología. Esta “reorganización” coincide el resto de los directivos del hospital, cuya única resolución fue quitar el tope de horas extra. Es decir, nuevamente mayor exposición para las mismas compañeras, especulando con la necesidad económica. Las enfermeras rechazaron el plan de duplicar la jornada laboral. Se necesita la reducción la jornada laboral para reducir la exposición y el desgaste prematuro producto de las condiciones laborales insalubres. Comenzó la campaña de fotos por las “6 horas de trabajo.

Si fuese por las medidas de las jefaturas y direcciones hospitalarias o por los funcionarios del gobierno, en los hospitales solo primaría el miedo y la incertidumbre frente a la pandemia. Pero las trabajadoras que sostenemos todos los días los hospitales públicos sabemos qué es lo que falta, qué necesitamos y cuáles son los protocolos correctos para sostener la primera línea de atención de la crisis sanitaria sin poner en riesgo nuestra salud y la de nuestros pacientes.

Trabajadores de salud, en la primera línea en todo el mundo

Estamos viendo la situación a nivel internacional. Howard Catton, director del Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) confirmó que 23 enfermeras murieron en Italia, donde hay un 9% de trabajadores de la salud infectados. Mientras en España la tasa de infecciones es de 14% y murieron 100 trabajadores de la salud en el mundo. Esta situación preocupa a los sectores populares, pero no es tomada en cuenta por Alberto Fernández que dice prepararse con la ventaja de ver lo que está pasando en el mundo. Pero en los hospitales siguen sin haber barbijos, antiparras, camisolines, alcohol en gel, ni en cantidad ni en la calidad adecuada. Sin test masivos ni insumos, lo único que se puede preparar es el colapso.

La verdadera salida viene desde abajo. Las trabajadoras de la salud no queremos ser mártires ni víctimas, mucho menos vamos a admitir que nos quieran hacer pagar los costos de la crisis sanitaria. Menos aún para que el gobierno siga cuidando las ganancias empresarias, sin medidas efectivas contra los despidos. Estos impactan a nuestras familias y las de nuestros pacientes, que son quienes usan los hospitales públicos y ven degradadas todos los días sus condiciones de vida. Decimos junto a nuestras compañeras de Nueva York que la única solución racional es nacionalizar la industria. Que se ponga su producción al servicio de las necesidades populares y no de la especulación.

También es urgente terminar con los negociados multimillonarios de las empresas tercerizadas. Como ya denunciamos en el Hospital Garrahan la empresa de limpieza Floor Clean recibe 27 millones mientras paga salarios de $25 mil y entrega un barbijo por trabajador para que lo re – utilice durante 15 días. Vamos a seguir exigiendo el pase a planta de nuestras compañeras y compañeros de limpieza, un sector tan esencial para que funcione el hospital, y de todas las tercerizadas, contratados, residentes, becarios y concurrentes de todas las áreas. Así como la duplicación de trabajadores limpieza y mantenimiento con salario igual a la canasta familiar y reducción de la jornada laboral.

¿Cómo se resuelve la falta de enfermería?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que faltan 6 millones de enfermeras y enfermeros en el mundo. Como venimos contando, el Hospital Garrahan está trabajando con un 40% de enfermeras menos producto de las licencias por enfermedades consideradas de riesgo frente al COVID-19, mayores de 60 y licencias por hijos menores.

Te puede interesar: Confirman COVID-19 positivo a trabajadora de limpieza del Hospital Garrahan

En un verdadero plan para la Salud Pública debería incentivarse la formación de enfermeras con planes de asistencia económica para facilitar el ingreso a las universidades y el reconocimiento profesional tan negado. Y frente a la inminencia de la pandemia el gobierno tiene que escuchar a los estudiantes de la facultad de medicina que piden ser capacitados para ponerse a disposición de enfrentarla. Las y los estudiantes de los últimos años de las carreras podrían estar cubriendo áreas de menor nivel de complejidad y concentrar los recursos de mayor formación en las áreas críticas.

Las antiparras, barbijos y ahora las escafandras empezaron a aparecer luego de los reclamos, aunque siguen siendo insuficientes. Tenemos que seguir exigiendo condiciones seguras de trabajo. La sobrecarga de las enfermeras que sostenemos los hospitales no es una “solución”, como pretende la jefatura del Servicio de Neonatología. Esta “reorganización” coincide el resto de los directivos del hospital, cuya única resolución fue quitar el tope de horas extra. Es decir, nuevamente mayor exposición para las mismas compañeras, especulando con la necesidad económica. Por el contrario, se necesita la reducción la jornada laboral para reducir la exposición y el desgaste prematuro producto de las condiciones laborales insalubres.

Te puede interesar: Hospital Garrahan: enfermeras y enfermeros exigen equipos de protección

Hasta ahora todo lo que se consiguió de Equipos de Protección Personal (EPP) tanto en el Servicio de Neonatología como en otros sectores fue negándose a atender en condiciones de riesgo para el paciente y para los trabajadores. Negándose a la resignación que nos quieren imponer, negándose a aceptar que nuestras vidas sean el insumo más barato del negocio sanitario. Es necesario seguir unificando cada sala, definiendo y exigiendo lo necesario.

Desde la Agrupación Marrón Clasista venimos proponiendo se conforme un comité de higiene y seguridad que releve el estado de situación. Es una forma de avanzar en lo que muchas salas están denunciando. Necesitamos organizar y coordinar con delegados votados en asambleas por sector o turno concentrando las exigencias que ya se están llevando adelante. El momento es ahora, que todavía no llego el pico esperado de la curva del virus. Necesitamos organizarnos desde abajo para evitar que nuestra salud y la de nuestros pacientes sea el costo de esta crisis. Impulsamos la campaña de fotos que surgió desde Neonatología. Exigimos insumos, personal y 6 horas de trabajo ya. Para nuestras familias somos esenciales.







Temas relacionados

Covid-19   /    Coronavirus   /    Hospital Garrahan   /    Crisis de la salud pública   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Salud   /    Géneros y Sexualidades   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO