Economía

TRABAJO

En un año se perdieron 224 000 puestos de trabajo registrados

En noviembre se registra el primer mes de variación negativa en el empleo registrado desde mayo. Comparado a noviembre de 2019, el empleo asalariado privado continúa mostrando valores negativos, registrando una pérdida de 224 000 puestos de trabajo.

Viernes 5 de febrero | 19:34

En noviembre de 2020, la cantidad de trabajadores registrados a nivel nacional alcanzó a 11,948 millones. En términos desestacionalizados, presentó una variación del -0,1% en relación al mes anterior (-13,8 mil personas).

El dato surge del Informe sobre la situación y evolución del trabajo registrado que publicó esta tarde el Ministerio de Trabajo, en el que se registra una caída interanual del 1,6% (esto es, -199,2 mil trabajadores) en el empleo registrado.

Luego de una fuerte diminución en el trabajo registrado durante los primeros meses de la pandemia, la moderada recuperación del empleo duró cuatro meses y se detuvo en octubre, cuando se registra una variación neutra. Noviembre es el primer mes con variación negativa desde mayo.

La recuperación de la economía durante el tercer y cuarto trimestre del año no viene acompañada de una recuperación acorde en los puestos de trabajo del sector privado formal. Comparado a noviembre de 2019, el empleo asalariado privado continúa mostrando valores negativos, registrando una pérdida de 224 mil (-3,7%), a pesar del DNU contra los despidos de Alberto Fernández.

Si Techint fue el primer "miserable" en burlarse de la tibieza presidencial anunciando 3400 despidos, atrás le siguieron otros tantos que vieron la ventana abierta para despedir a otros cientos de miles.

Esta pérdida de puestos de trabajo fue parcialmente compensada por el sector público, que presenta una variación interanual de +0,8% (+26,2 mil trabajadores).

El trabajo independiente presentó en noviembre una fuerte caída del 1,4% (-33,6 mil trabajadores) en relación a octubre, que se explica centralmente por la dinámica del régimen de monotributo, que registró una merma de 2,0% (-33,3 mil personas) en la cantidad de aportantes.

Si tomamos el desagregado por ramas se observa que en términos interanuales, algunos sectores muestran variaciones positivas: Pesca (+4,5%), Servicios sociales y de salud (+0,6%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (+0,3%) e Industrias manufactureras (+0,3%).

Sin embargo, la mayoría de las ramas de actividad aun se encuentran en terreno negativo, con caídas pronunciadas: Hoteles y restaurantes (-18,8%), Construcción (-18,4%), Explotación de minas y canteras (-8,1%), Servicios comunitarios, sociales y personales (-5,1%), Enseñanza (-4,7%) y Transporte, almacenamiento y comunicaciones (-3,9%); Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (-3,1%), Intermediación financiera (-2,4%) y Comercio y reparaciones (-2,2%).

En cuanto a los salarios, en noviembre de 2020, la remuneración nominal bruta promedio alcanzó a los $69.455 y creció un 35,4% en relación al mismo mes del año anterior. En términos reales, teniendo en cuenta la variación del nivel de precios, en noviembre de 2020 tanto la remuneración promedio se contrajo un 0,3% frente a noviembre de 2019.

Cuando se observa el promedio salarial entre enero y noviembre de 2020 versus el promedio de 2019 la caída es más pronunciada: 3,7 %. Es decir que bajo el gobierno de Alberto Fernández no solo no se recuperó el salario del duro ataque que sufrió bajo el macrismo, sino que incluso los trabajadores siguieron perdiendo poder adquisitivo.

El doble mensaje del gobierno ahora indica que los salarios le tienen que ganar apenas 1 o 2 puntos a la inflación, al mismo tiempo que intenta cerrar un acuerdo de precios entre las cámaras patronales y la CGT que ubiquen la pauta salarial en un 30%. Este acuerdo está siendo atentamente monitoreado por el FMI, principal acreedor de una deuda fraudulenta e ilegal, y que vuelve a dictar las pautas de la política económica.

Sólo la organización independiente y la lucha de los trabajadores puede imponer las burocracias sindicales un plan de lucha que rompa la tregua con el gobierno por un salario mínimo igual a la canasta familiar, indexado a la inflación mensualmente, por el pase a planta permanente de todos los precarizados, contra los despidos y por un verdadero plan de obras públicas orientadas a salud, vivienda y educación, bajo control de los trabajadores.







Temas relacionados

Ministerio del Trabajo   /    Desempleo   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO