Deportes

FÚTBOL

En offside: Macri empezó a jugar el superclásico

El Presidente de la Nación habló a través de sus redes sociales y fijó su postura frente a la final de la Copa Libertadores.

Alfredo Blanco

@alfredoescribe

Viernes 2 de noviembre de 2018 | 18:31

Sorprendió, apenas comenzado el día, el tweet en la cuenta oficial del Presidente de la Nación. “Esta mañana cuando me levanté dije: vamos a hacer que esta final tenga realmente todos los condimentos que tuvieron otras finales en otro momento de la Argentina”, fue la reflexión de Mauricio Macri. Así, como si en el país no ocurrieran otros menesteres más determinantes para la vida de los habitantes, el primer mandatario volvió a meterse en cuestiones ligadas al fútbol, esta vez con los partidos definitorios por la Copa Libertadores de América.

“Esta final nunca se va a volver a repetir porque el año que viene se va a jugar en un solo partido y en un estadio neutral en otro país. Es una oportunidad histórica y la tenemos que inmortalizar con un espectáculo completo y completo es que haya hinchada visitante”, analizó, ordenando a la ministra de seguridad Patricia Bullrich que trabaje junto a su par en la CABA, Martín Ocampo. He aquí un posible foco de conflicto, ya que el mismísimo Ocampo aseguró que “no es factible que suceda”. “Mientras haya un vecino de la Ciudad en riesgo, la decisión va a ser la misma”, sentenció entretanto se aguarda por el comunicado de la CONMEBOL, sobre el reclamo de Gremio de Porto Alegre.

Quien se mostró sorprendido por los dichos de Macri fue el presidente de River Plate, Rodolfo D´Onofrio, quien se refirió al tema trayendo a colación lo sucedido en el día de ayer, cuando Rosario Central y Newell´s jugaron su partido por Copa Argentina en la cancha de Arsenal de Sarandí y a puertas cerradas. También recordó lo sucedido en 2017, cuando el Millonario y Lanús, por decisión política, jugaron la semifinal de Copa Libertadores sin público visitante. “Si eso mejoró en un año, nos alegra”, remarcó.

Otro protagonista que declaró en las últimas horas fue Daniel Angelici, presidente de Boca Jrs. El también vicepresidente de AFA no está de acuerdo con que las finales se jueguen los sábados 10 y 24 de noviembre. Argumentó que hay muchos hinchas de Boca en la comunidad judía festejando el Shabat y por tal motivo no podrán asistir a su estadio para ver el encuentro más esperado en la historia del fútbol argentino. He aquí otro ítem a resolver, esta vez entre el club de la rivera y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quienes manifestaron su conformidad con las fechas confirmadas por CONMEBOL. Los representantes del club xeneize presentarán una carta para que se revea esta resolución.

En marzo de este año Boca y River protagonizaron la súper final en Mendoza, con ambas parcialidades. No fue un hecho menor, pero tampoco llevó consigo la magnitud de un partido determinante por la copa más importante del continente.

Más allá de lo preocupante que significa que un primer mandatario ocupe su tiempo entrometiéndose en cuestiones ajenas a lo que realmente debería ser de su competencia, en un momento tan crítico como el que se vive a nivel país. ¿Está preparado el fútbol argentino para un choque de estas características en condiciones óptimas? Nada está dicho, será cuestión de estar atentos a lo que pueda ocurrir en los próximos días.







Temas relacionados

Copa Libertadores de América   /    Superclásico   /    Mauricio Macri   /    River Plate   /    Boca Juniors   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO