Economía

POR EL AJUSTE FISCAL Y LA CONTRACCIÓN MONETARIA

Récord de Macri: en noviembre fue la mayor caída de la economía desde 2009

En noviembre la actividad económica tuvo su mayor caída en los últimos 9 años como resultado de la contracción monetaria, el ajuste fiscal y el alza del costo de vida. De 16 sectores que releva Indec, 12 caen.

Jueves 24 de enero | 16:49

La actividad económica bajó 7,5% durante noviembre pasado en relación a igual mes de 2017, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Se trata de la contracción mensual más profunda desde la crisis de 2009.

El organismo comunicó además que la actividad de noviembre estuvo 2,3% por debajo de la de octubre y acumuló en el año un retroceso del 2,2%. La economía acumula ocho meses consecutivos de contracción.

Una caída que no se frena

Cuando se conocieron los datos de octubre, que mostraban que ese mes el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) subió ligeramente respecto a septiembre (0,6 %) aunque mantenía una fuerte caída interanual (-4,2 %), podía parecer que empezaba a desacelerarse la caída de la economía, producida por la corrida cambiaria (que afectó el poder de compra por el recrudecimiento del aumento de los precios que produjo el dólar más alto). Pero los datos de noviembre dan por tierra con esa expectativa ilusoria.

Además, son más los sectores que se encuentran en caída. De los 16 sectores que agrupa Indec, 12 arrojaron en noviembre un desempeño negativo.

Las causas del mayor desplome: el ajuste fiscal y la contracción monetaria

¿Por qué se volvió a profundizar la caída de la economía? En primer lugar, porque a pesar de las magras compensaciones que los sindicatos acordaron con el gobierno a cambio de mantener la paz social mientras avanza con todo el plan de ajuste pactado con el FMI, el salario terminó el año con una pérdida salarial que superará holgadamente el 10 %. Esto pegó de lleno en la caída del consumo, lo que se refleja en el hecho de que el rubro que más cae del EMAE es el de Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-17 %). Los sectores más afectados (que más porcentaje de pérdida sufren) son los de menores ingresos, como se refleja en el hecho de que las variaciones interanuales de la Canasta Básica Alimentaria y de la Canasta Básica Total resultaron del 53,5%y 52,9% respectivamente, superiores al alza general del Índice de precios al consumidor (47,6 %).

Pero además, la actividad económica mostró en noviembre más claramente el efecto de la nueva política monetaria del Banco Central con tasas de interés altas que cortaron el circuito de crédito a las empresas. Si las tasas fueron en alza durante todo el año, a partir de que asumió Sandleris a fines de septiembre llegaron a niveles siderales que superaron el 70 %, para bajar muy lentamente hasta los niveles actuales de 56,7 %. A las tasas altas se sumó la política de aumento cero de la cantidad de dinero en circulación, lo que significa una contracción en términos reales en la medida en que aumentan los precios. Esto se reflejó en la caída de la actividad en Intermediación financiera (-7,1 %). Este sector tuvo valores positivios durante todo el año, con excepcion de octubre (cuando cayó 2,4 %).

Los demás rubros que más sintieron el impacto fueron, Industria manufacturera (-12,6 %), y Construcción (-11,4 %) que refleja el parate de la obra pública. También caen Impuestos netos de subsidios (-9,3 %), Pesca (-5,5 %), Hoteles y restaurantes (-5,2 %) y Transporte y comunicaciones (-4,9 %), Explotación de minas y canteras (-2,7 %), Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-2,7 %) y Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-0,7 %).

En contraposición, los sectores Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (1,9 %), Enseñanza (1 %), Electricidad, gas y agua (0,7 %) y Servicios sociales y de salud (0,5 %) son los sectores que evolucionaron positivamente en el mes.

El ajuste y la incertidumbre prometen otro año de caída

De esta forma, la economía va encaminada a tener una caída que podría superar el 2,5 % en todo el año 2018. Con la política de ajuste que el gobierno lleva adelante para mostrar que puede cumplir con los acreedores y asegurar los desembolsos del FMI, los diagnósticos optimistas de que la economía empezará a revertir su caída en el segundo trimestre de 2019 no encuentran ninguna base sólida.

Todo indica que el año que comienza será igual o peor que el que terminó. La consultora Ecolatina publicó ayer un trabajo en el que prevé que "la economía mostrará una contracción promedio cercana a 1% interanual en 2019, cortando con la racha de crecimiento propia de los años electorales experimentada desde 2011".

Uno de los principales factores que contribuirán a este resultado, para la consultora, serán los tarifazos que el gobierno ya empezó a implementar. "A pesar de que se espera que en la primera parte del año los salarios le ganen a la inflación, el consumo privado (alrededor del 70% de la demanda interna) no repuntará hasta entrado el segundo semestre, dado que no existirá un aumento sustantivo del ingreso disponible para consumo", destaca el informe. Este panorama "se debe a que el principal factor detrás de la inflación será la suba en los (precios) regulados, que incluye tanto las tarifas de los servicios públicos como otros gastos difícilmente eludibles, como educación formal, prepagas y combustibles".

De este modo, ante la imposibilidad de reemplazar el uso de los servicios públicos, "este cambio en los precios relativos no implicará una sustitución en el consumo de los mismos, y se tenderá a reducir el gasto en otros bienes y servicios para afrontar un mayor costo de los regulados", observa el documento.

De esta forma, Macri se prepara para concluir su mandato con una economía en recesión durante tres de sus cuatro años de gobierno, y con un nivel de producción que será marcadamente inferior al de diciembre de 2015, cuando asumió.







Temas relacionados

Actividad económica   /    EMAE   /    Indec   /    Recesión   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO