Sociedad

RÍO NEGRO

En los barrios populares de Cipolletti “nos acorrala el virus, nos acorrala el Estado”

Preocupación por la situación de los comedores y merenderos, para quienes no se ha garantizado ningún plan de asistencia ante la crisis sanitaria. La referente barrial Lila Calderón, dialogó al respecto con La Izquierda Diario.

Domingo 22 de marzo | 14:02

Tras el anuncio presidencial del día jueves, un comunicado determinó que, desde la Secretaría de desarrollo humano y comunitaria de la municipalidad de Cipolletti, se garantizaría el alimento que brindan los comedores barriales, para evitar una manipulación inadecuada de los alimentos. Sin embargo, el viernes la gente terminó amontonándose frente a los salones comunitarios de Acción social para recibir un bolsón de comida pero estaba cerrado. En la puerta solo había un cartel con un número de teléfono que no resolvía nada: miles se quedaron sin comida. Tras un nuevo comunicado se informó que podrían mantenerlos en funcionamiento.

Lila Calderón comentó a La Izquierda Diario que en los barrios se vive como en un Estado de Sitio y, que sin contar con las herramientas sanitarias mínimas de protección, quienes sostienen los comedores populares y merenderos en Cipolletti, están imposibilitados de organizarse y hacer cualquier tipo de reclamo. Se han recibido donaciones y desde un taller de costura se están fabricando barbijos. Muchas compañeras que superan la edad de riesgo no están dispuestas a dejar de colaborar con el trabajo de la cocina, porque no están dispuestas a dejar a los pibes sin su plato de comida.

“Estamos laburando para sostener un plato de comida y podemos perder la libertad. Estaríamos poniendo en riesgo la vida de los demás pero muchos compañeros y compañeras no tienen lo mínimo que es el pan”, afirmó la referente y agregó que “los muertos los vamos a poner nosotros, porque el que no se muere del virus, se va a morir de hambre y de desnutrición”.

En los 8 comedores y 15 merenderos que impulsa “La Dignidad Rebelde” se alimentan más de 5000 personas. Están buscando la forma de que el funcionamiento de los comedores se pueda seguir garantizando a partir del lunes. Lila Calderón concluyó con una exigencia al Estado sobre la asistencia sanitaria y alimentaria necesaria, porque “nos acorrala el virus, nos acorrala el Estado”. Hay que recordar que muchos barrios de la ciudad no cuentan con agua potable ni gas natural.

Por su parte el Frente de Izquierda insiste en que se debe garantizar agua potable a toda la población, alimentos y artículos de protección y limpieza. Es urgente la necesidad de un verdadero plan sanitario que contemple el testeo masivo de detección del virus para poder focalizar el aislamiento y prevenir nuevos contagios. Los recursos están; hay que tocar las ganancias de los grandes empresarios que lucran con la salud y la vida de millones de familias trabajadoras.


Contacto para colaborar con comedores y merenderos: Lila Calderón 299-4068951







Temas relacionados

Coronavirus   /    Cipolletti   /    Río Negro   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO