Sociedad

NEUQUEN

En la tierra de Vaca Muerta, la mortalidad Infantil es un “tema menor”

Gladys Marcela Lima

Trabajadora Hospital Castro Rendon

Martes 30 de septiembre de 2014 | Edición del día

Según datos publicados recientemente por el Ministerio de Salud Pública de la provincia, la tasa de mortalidad infantil durante 2013 fue del 8,4 por 1000, resultado que registra un crecimiento de dos puntos en relación al año 2012, donde las muertes de niños y niñas de 0 a 1 años de edad fueron de 6,3 niños por cada 1000 nacidos vivos, según los datos oficiales.

El Ministro de Salud Dr. Ruben Butigué explicó tal aumento en la tasa de mortalidad diciendo que “hay más nacimientos de prematuros y esto incide en la mortalidad infantil” por la mayor “accesibilidad a tratamientos de fertilización asistida y a la sobrevida en terapias neonatales de alta complejidad”. Según Butigué el aumento del índice de mortalidad infantil se debe a que se pasó del “subdesarrollo económico, estructural y social a un desarrollo”. Para el Ministro la población no debe preocuparse por este aumento en la mortalidad y dio un mensaje a la comunidad: “que la gente se quede tranquila que los establecimientos públicos son seguros, esto tiene que ver con otra cosa”. (*)

Semejantes declaraciones no pudieron más que sorprender y generar preocupación a los trabajadores de salud pública por varias razones.

Por un lado, la explicación del Ministro significaría por tanto, que durante el periodo 2012/2013 8,7 niños de 0 a 1 año murieron debido al desarrollo y el progreso en salud. ¡Inédito! Según Butigué las terapias intensivas de neonatos están tan equipadas que indujeron más muertes. Una hipótesis además de descabellada, mentirosa de la realidad que se vive en los hospitales públicos, donde la situación edilicia del Hospital Castro Rendón resulta el ejemplo más ilustrativo por el hacinamiento en el que se trabaja y se atiende. Otro ejemplo es Añelo donde se registra un aumento demográfico inédito por el auge de Vaca Muerta y no hay un hospital para garantizar una adecuada atención en salud.

Días después la Sociedad Argentina de Pediatría filial Neuquén salió al cruce de los dichos del ministro. El vocero de la Sociedad Argentina de Pediatría y ex Jefe del servicio de Neonatología del Hospital Provincial de Neuquén Dr. Alberto Videla señaló en declaraciones a la prensa que desde el año pasado desde esa entidad realizan su propio estudio de mortalidad. ¿El motivo? Según sus estudios de mortalidad infantil, que utilizan las mismas fuentes de datos que el Ministerio de Salud, para el periodo 2013 la tasa de mortalidad fue de 9 cada 1000 nacidos vivos (**). Ese mismo año los funcionarios del organismo público de Salud anunciaron la cifra más baja de la historia (!) de 6,3 x 1000 nacidos, en encendidos discursos de campaña. O sea, la evidencia indica que el gobierno manipula la información de manera escandalosa y que el discurso oficial es mentiroso respecto de la situación de salud/enfermedad la infancia neuquina y del resto de los grupos etarios.

Declaraciones de la actual Jefa del Servicio de Neonatología del Castro Rendón (***) también hacen pensar en el posible subregistro y manipulación de los índices más sensibles en salud como lo es la mortalidad. La Dra. Vanderboeven reconoció que el índice de bebés prematuros de menos de 1000 grs se duplicó en este sector entre 2012 y 2013; manifestando además que se debería prestar atención a las variables socioeconómicas de las madres, la mayor población de adolescentes madres, los problemas de infraestructura y la situación crítica de faltante de personal de enfermería en el sector de neonatología. Quienes que a diario vemos la realidad socioeconómica de las madres de bebés prematuros que ingresan al hospital, sabemos que son muy jóvenes, pobres y lejos están de haber realizado un tratamiento de fertilización asistida ni tener obra social. La realidad de muchas madres que atendemos es la de la vivir embarazos en contextos y circunstancias de carencias y violencias.

Y en cuanto a que “la gente se quede tranquila que los establecimientos públicos son seguros, esto tiene que ver con otra cosa” como manifestó Butigue a la comunidad, cabe citar nuevamente declaraciones de la Dra. Vaderboeven: "El servicio de neonatología en el Castro Rendón quedó chico por la alta demanda. La infraestructura es deficiente. Necesitamos de forma urgente un edificio nuevo". La falta de personal es otro factor que menciona: "Hay un déficit de recurso humano de enfermería, que es algo que se da no solo en la provincia", "las enfermeras cumplen un rol muy importante en el cuidado de los recién nacidos y más aún en los prematuros". ¿Qué medio informativo sigue Butigue? Las denuncias sobre las condiciones extremas del Hospital Castro Rendón y sus trabajadores de otros sectores como cocina, laboratorio, archivo, oncología son más que reiteradas y graves. El ministro no puede aducir desconocer estos reclamos, porque además de haber sido público en los medios han sido exigidos formalmente por dirigentes de ATE de ése hospital en reuniones con el Dr. Lamel de la Dirección del hospital y en mesas técnicas con funcionarios de la cartera de salud. Todos responden, cada uno con su estilo, responsabilizando a otros funcionarios o descalificando la demanda de los trabajadores.

Pero más allá del discurso cada vez más delirante del ministro de Salud, lo que queda al desnudo es la necesidad del Gobierno de apelar a argumentos falaces a fin de explicar la preocupante realidad epidemiológica de la provincia. La finalidad de la mentira es ocultar las desigualdades sociales que se profundizan en nuestra provincia y empiezan a ser más evidentes cada día, evitar que la información sobre el estado de la infancia y adolescencia no empañe la "fiesta" de la entrega y los negocios millonarios para Chevron. Los problemas de salud actuales de la población neuquina están relacionados a su contexto, a su vivienda, a su educación, a las fallas en lograr erradicar históricos factores sociales. La política social del gobierno del MPN seguirá siendo la de equiparar el clientelismo partidario que ejecutan, a una política social y económica seria. Una política social que tendría sus fortalezas en el trabajo de los sectores de acción social, de salud, de educación, sectores que durante años luchan y reclaman por sus condiciones de trabajo y por estar al servicio de la población.

Resulta evidente que tenemos que ser los trabajadores y trabajadoras que defendemos el sistema de salud público quienes contemos la realidad de la situación de salud de la comunidad y junto a ella seguir la pelea por la defensa del derecho a la accesibilidad, a una atención integral y de calidad en salud. Este trato de la mortalidad infantil expresa el desinterés del Gobierno por las condiciones de vida de la infancia y su firme decisión de negar la realidad de la población más pobre, a la que no les llega ni un poco de las millonarias ganancias del "virtuoso" negocio petrolero con Chevron.

(*) Diario Río Negro Edición 18/9/2014

(**) Diario Río Negro Edición 20/9/2014

(***) Diario Río Negro Edición 19/9/2014







Temas relacionados

Vaca Muerta   /    Chevron   /    Neuquén   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO