×
Red Internacional

La Policía había amenazado con reprimir a los cosecheros si no dejaban pasar al turno. Los trabajadores de estos sectores decidieron no ingresar a la planta.

Viernes 30 de abril | 11:45

“Compañeros, buenos días, nosotros somos autoconvocados limoneros. Les paso a contar la situación: San Miguel ha hablado con el Grupo CERO, con Infantería, dicen que si nosotros limitamos el paso, ellos nos reprimen. Yo lo que les vengo a pedir es que se sumen a la huelga con nosotros o no entren a trabajar, nosotros vamos a resistir”. Con esas palabras uno de los cosecheros que se encuentra en el corte frente la citrícola San Miguel se dirigió a sus compañeros del empaque y la industria. Frente a la amenaza de represión, los trabajadores que debían ingresar decidieron no hacerlo en solidaridad con los cosecheros.

En la citrícola San Miguel, desde hace varios días, cosecheros mantienen un corte con bloqueo al ingreso de la planta y ayer fueron detenidos durante la madrugada un grupo de 19 cosecheros. Esto despertó la bronca y la solidaridad, como se vio en la nutrida protesta frente a la comisaría de Famaillá, con el nuevo corte que se hizo ayer por la tarde y se ve nuevamente esta mañana.

En la décima jornada de protesta de los cosecheros aparece un nuevo ejemplo que hay que multiplicar: la unidad con los trabajadores de empaque (también contemplados en Uatre) y los de la industria (enrolados en el gremio de la alimentación). Las patronales se unieron desde Acnoa hasta la Sociedad Rural para pedir represión y desalojo de las rutas, vergonzosamente la conducción de la Uatre, con Remache Ferreyra a la cabeza, también adhiere al pedido de los empresarios. El Gobierno cumple con las patronales y todos los días despliega operativos para reprimir. Ante ese frente contra los limoneros, es fundamental tomar este ejemplo en la San Miguel, extenderlo y profundizarlo para torcerle el brazo a los empresarios que no quieren ceder.

En otras huelgas duras como la de los autoconvocados de la salud de Neuquén, la solidaridad y la coordinación con otros sectores fue clave para poder sostener los piquetes, ganar apoyo popular y obligar al Gobierno a conceder su demanda de aumento salarial. La intransigencia de las patronales del citrus, la traición de la Uatre y la línea represiva del Gobierno, plantean para los cosecheros la necesidad de ampliar la organización en asambleas, la unidad y la coordinación con el empaque y la industria, y otros sectores de trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias