×
Red Internacional

Hace dos meses y medio que comenzaron las sesiones en la Legislatura de la Ciudad. En el marco de una crítica situación sanitaria, política y social, no se ha discutido ninguno de los temas centrales. Los legisladores del Frente de Todos denuncian que solo se debate leyes como “el día de la Abeja”, pero han prestado sus votos a importantes leyes para negocios de todo tipo y color de Larreta. Y para colmo, votaron los jueces que luego fallaron contra la educación pública.

Martes 4 de mayo | 12:17

Estas semanas fueron de mucha tensión social. La última sesión en la Legislatura porteña se dio en el marco de un paro de los principales sindicatos docentes porteños, con un aumento en los contagios y fallecimientos en los lugares de trabajo producto del covid-19, como las y los trabajadores de subte. Una situación social realmente muy grave.

Ni uno sólo de estos temas centrales se ha podido abordar e intentar resolver en ninguna sesión durante este año y el anterior. Han decidido gobernar a través de decretos, jueces amigos o reuniones con el Gobierno Nacional.

Larreta tiene su propia agenda. No hay mucho más por decir. Escuchar que son los defensores de la educación pública cuando el presupuesto no ha parado de bajar en su gobierno, no resiste la menor prueba de la realidad. Los grandes negocios inmobiliarios son su fuerte y la Legislatura funciona como una gran escribanía e inmobiliaria. Luego de estos grandes proyectos, que el Frente de Izquierda denunció fuertemente, también se presentan temas bizarros e irrelevantes como el “día de la abeja” junto a un sinfín de declaraciones y beneplácitos. Sesión tras sesión se tratan este tipo de proyectos que parecen una broma de mal gusto ante la situación de sufrimiento del pueblo trabajador en la Ciudad de Buenos Aires.

Pero ojo, hay que decir toda la verdad. La Legislatura también vota y en forma constante beneficios para los especuladores inmobiliarios, designación de jueces y fiscales que luego votan contra los intereses de los sectores populares, leyes que legalizan la precarización de trabajadores, entre otras. Pero gran parte de estas leyes no solo salen por la mayoría automática de Cambiemos y radicales, sino también por el voto de todo el bloque del Frente de Todos. En año electoral el Frente de Todos denuncia, pero en los otros años acompaña leyes parciales que son complementarias de la agenda de Larreta.

Como dice Myriam Bregman, "para que las leyes no te asusten no hay que votarlas. Veamos algunas de ellas".

Los jueces de la Cámara de Apelaciones porteña que avalaron las clases presenciales, López Alfonsín, Perugini y Macchiavelli, vinculados a la mesa judicial del PRO, no llegaron ahí solos. Fueron votados por Cambiemos, los radicales y todo el bloque del Frente de todos. Sólo desde la izquierda nos opusimos.

Beneficios a las grandes constructoras. En septiembre del 2020 se votó una ley que le otorgaba beneficios impositivos a las grandes constructoras de la Ciudad, una herramienta indispensable para los pulpos inmobiliarios que se beneficiaron de ello, con proyectos como Costa Salguero mientras no se construyen viviendas para los sectores populares y las y los trabajadores.

Beneficios para las cadenas de comidas, entre las que se encuentran McDonalds y Burger King, multinacionales que no pararon de acumular ganancias y siguen super explotando a las y los jóvenes trabajadores.

Ley de Apps. Un claro caso de fraude laboral, el oficialismo porteño lo hizo pasar como una ley de tránsito, legalizando la precarización laboral de miles de pibas y pibes que son esenciales en esta pandemia, trabajan 12 horas, sin sueldo fijo ni aguinaldo ni vacaciones. Solo la izquierda se opuso frontalmente.

Ley Neira de reconocimiento facial. En octubre pasado se aprobó una ley para incorporar a la ley de seguridad de pública el Sistema de Reconocimiento Facial, repudiado en todo el mundo por Organismos de Derechos Humanos. Fue presentado por la diputada del Frente de Todos, Claudia Neira, con el repudio de los Organismos de Derechos Humanos, ONG, Referentes destacadadas/os en el estudio del tema como Busaniche junto a la izquierda, por lo que implica en relación al espionaje y control social. El bloque del FdT tuvo que votar en contra de su propia ley. Pero el daño ya estaba hecho. Cambiemos se enamoró del proyecto de Neira y lo hizo ley, avanzando contra las libertades democráticas de la población.

Te puede interesar: Myriam Bregman: "Al reconocimiento facial no se lo regula, se lo prohíbe"

Deuda con jurisdicción en Inglaterra. En abril del 2020 se votó tomar deuda por 150 millones de dólares, un cheque en blanco para el manejo de fondos de Larreta. Votado en común por Cambiemos y el Frente de Todos. ¿Dónde fue a parar ese dinero? ¿A qué escuela, hospital, construcción de viviendas? Por eso, la izquierda votó negativamente.

Los proyectos presentados para dar soluciones a la enorme crisis sanitaria y social en la Legislatura son trabados por el oficialismo y ni siquiera son puestos a debate. Queremos discutir enserio y exigimos medidas concretas. Lo hacemos a través de la Legislatura y desde cada lucha, como la del personal de salud, la de docentes y la comunidad educativa, la de los trabajadores del Subte, la de las y los jóvenes precarizados y los sectores populares. Junto a ellos peleamos por imponer una agenda distinta.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias