Géneros y Sexualidades

En Viedma la Justicia de clase y patriarcal criminaliza a una mujer por realizarse una ILE

Medios de comunicación y la justicia revictimizan y judicializan a una mujer, quien practicara un aborto legal bajo la ILE. Distintas organizaciones feministas repudian esta persecución. El aborto legal es una necesidad imperiosa.

Jueves 18 de junio | 19:20

Luego de que una trabajadora de la casa refugio realizara una denuncia penal aludiendo que en el lugar se estaba llevando a cabo un aborto, inmediatamente los fiscales Hernan Trejo y Guilllermo Ortiz iniciaron una investigación que rápidamente avanzo con un violento allanamiento en el lugar. Se trata de una mujer en situación de violencia de género, que estaba viviendo junto a sus dos hijos menores en el Hogar Refugio. La mujer habría llegado a principio de mes escapando de la violencia sufrida en su hogar producto de la cual estaba gestando un embarazo no deseado, por lo que solicito se le practique una ILE (Interrupción Legal del Embarazo). Cabe recordar que la Ley de Interrupción Legal del Embarazo está vigente dese el 2015 en la Provincia de Río Negro bajo la ley n° 4796.

El Poder Judicial acciona con total impunidad porque es ideológica y materialmente parte de un sistema capitalista y patriarcal que sostiene al Estado. La justicia de este modo, interponiendo un derecho fundamental que asiste a las mujeres que son víctimas de distintas formas de violencia y para las cuales la ILE es una herramienta legal. Pero no solo se trata de la persecución judicial, sino de la campaña mediática que en Viedma realizaran diversos medios de comunicación revictimizando a la mujer y generando una falsa opinión pública.

Por su parte, el director del Hospital Zatti de Viedma, José Luis Rovasio, confirmó por diversos medios que efectivamente se estaba realizando una ILE, es decir un aborto no punible. En este marco diversas organizaciones feministas de Viedma y Río Negro respondieron ante la campaña anti-derecho de los medios difundiendo la frase: “fue ILE”, en respuesta a la catarata de mentiras de los medios y contra la persecución judicial.

Es inaceptable que funcionarios públicos antepongan sus creencias moralistas y religiosas por sobre nuestros derechos en instituciones y organismos, como la secretaría de género, espacios que están para atender a las mujeres más vulneradas. Pero los antiderechos y la derecha clerical levantan cabeza porque se les da poder. Es por esto que la separación de la Iglesia y el Estado no es una simple consigna, sino una urgencia concreta como el aborto legal, seguro y gratuito en el hospital.

El presidente Alberto Fernández nos dice que el aborto no es "urgente" y que además divide a la sociedad. Para nosotras no solo urge que dejen de morir mujeres en abortos clandestinos si no también que dejen de obligar a niñas a parir. Porque la maternidad será deseada o no será, porque son niñas y no madres. Y porque para la gran marea verde que inundó las calles la única línea divisoria es decidir sobre nuestros cuerpos sin que ello nos cueste la vida o la cárcel.

Es vital mantener la lucha en las calles por nuestras demandas de manera independiente de los gobiernos, tanto provincial como nacional, quienes vienen negando el derecho básico a decidir sobre nuestros cuerpos y aplican en medio de la pandemia presupuestos miserables para erradicar la violencia de género, mientras por el otro destinan partidas millonarias para el pago de la deuda fraudulenta y seguir manteniendo al clero.







Temas relacionados

Interrupción Legal del Embarazo (ILE)   /    Violencia de género   /    Viedma   /    Río Negro   /    Aborto No Punible   /    Río Negro   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO