Géneros y Sexualidades

VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

En Plaza de Mayo, las mujeres dijeron “Basta de violencia”

En la Ciudad de Buenos Aires, más de dos mil personas -en su mayoría mujeres- marcharon desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo, bajo la consigna "¡Basta de violencia contra las mujeres!"

Miércoles 26 de noviembre de 2014 | Edición del día

Fotografía:Enfoque Rojo/Alejandra Villacorta

Fotografía:Enfoque Rojo

Encabezadas por las docentes de distintos SUTEBAs opositores, dirigentes de la CTA Capital, la FUBA, centros de estudiantes y la Campaña Nacional contra las Violencias, más de 2 mil personas se movilizaron hasta Plaza de Mayo donde se leyó un documento firmado por decenas de organizaciones.

En la cabecera, detrás de la bandera donde se leía "Basta de violencia contra las mujeres", se encontraban Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora; la diputada Victoria Donda; Alejandra Angrima de la CTA Capital; Amanda Asijak, del pueblo Qom y compañera de Félix Díaz; Andrea D’Atri, del PTS y fundadora de Pan y Rosas; Vilma Ripoll del MST, Vanina Biasi, del PO; Manuela Castiñeira del MAS, entre otras representantes de UP, MuMaLá, Frente Popular Darío Santillán, Izquierda Socialista, etc.

Amanda Asijak, Nora Cortiñas y Andrea D’Atri en la cabecera de la marcha

El documento, consensuado entre las distintas organizaciones convocantes, con fuerte tono antigubernamental, denunció el pacto del kirchnerismo con el Vaticano, además de señalar que la violencia contra las mujeres se manifiesta en los femicidios que ocurren cada 30 horas, pero también en las muertes de mujeres por consecuencia de los abortos clandestinos, en la desaparición de jóvenes secuestradas por las redes de trata y en los despidos, suspensiones y criminalización de la protesta de las mujeres trabajadoras.

En uno de sus párrafos señalaba: "El gobierno kirchnerista es el responsables de llevar adelante una política que descarga la crisis sobre los sectores populares y, en particular, sobre nuestros cuerpos, aumenta las suspensiones y despidos, el ajuste, el hambre, hace crujir la salud y la educación pública y se ensaña contra las luchas populares que enfrentan esta política reprimiendo y criminalizando la protesta social. En esta última década se han agravado los femicidios, las muertes evitables de mujeres por la clandestinidad del aborto y la explotación sexual en las redes de trata. Se han agudizado las distintas formas de violencia contra las mujeres."

Nathalia González Seligra, de la Secretaría de DDHH del SUTEBA La Matanza, compartiendo la lectura del documento unitario

La marcha, evitó pasar por la Catedral, algo que fue cuestionado por Andrea D’Atri, cuando al finalizar el acto en Plaza de Mayo, habló ante las más de 500 jóvenes y trabajadoras que marcharon con Pan y Rosas. A unas cuadras de la plaza, por Avenida de Mayo, cerraron la actividad, en la que D’Atri denunció la campaña reaccionaria del PRO, el pacto del gobierno con el Vaticano y la inclinación eclesiástica de todas las corrientes políticas: "no quisieron pasar por la Catedral, las mismas organizaciones políticas de la centroizquierda y la CTA de De Gennaro y Micheli, que hace pocos días se estaban sacando una foto con Bergoglio en Roma; lo mismo que las que se dicen ’izquierda independiente’, pero que se están preguntando si éste acaso no es un ’papa comunista’. La única fuerza política independiente del Vaticano es el Frente de Izquierda".

En ese breve acto, Carina Brzozowski -trabajadora despedida de Felfort- dijo: "en el acto de recién escuché que decían que la pobreza tiene cara de mujer. La pobreza es pobreza... ¡lo que tiene cara de mujer es la lucha, compañeras!".







Comentarios

DEJAR COMENTARIO