×
×
Red Internacional

Escuelas heladeras.  En Morón escuelas sin gas, sin calefacción y sin comedor

En las escuelas de Morón, faltan estufas, o no andan, o no hay gas. Escuelas que tienen aulas containers que son hiper calurosas en verano, o heladeras en invierno.. Suteba como única medida propone la suspensión de clases, mientras Kicillof sigue sin resolver los problemas estructurales de la escuela pública.

Jorgelina EstecheCandidata Sec. Gral. Adjunta Suteba Morón | @EstecheJor

Ariel TaccariDelegado de Suteba Morón | Agrupación Marrón

Martes 31 de mayo | 21:20

Un mensajito en un grupo de docentes pone en alerta la gravedad de la situación;” En la escuela donde doy clases suspendieron las clases por las bajas temperaturas”. Desde allí comenzaron a contar la realidad que se vive (desde hace muchos años) al interior de las escuelas, que cuanto más alejadas se encuentran de los centros que rodean las estaciones, más olvidadas se vuelven.

Mientras el intendente Lucas Ghi promueve publicidades en cable, YouTube y radio, sobre “el corazón del oeste”, el discurso tiene una gran distancia de la realidad que viven trabajadores y sectores populares.

“En la escuela 40 de Castelar Sur, no hay gas entonces le dan a niños y niñas que asisten a doble escolaridad viandas frías” cuenta una madre que manda allí a sus niños a la primaria; En el CENS 458 (educación para adultos) hay 5 aulas sin estufa, y nos van rotando por el frío que hace en las aulas, contaba una mujer que asiste para finalizar sus estudios secundarios. En la escuela 36, las estufas se apagan porque esta rota la termocupla y en la escuela 38 la mitad de las aulas son containers “te toca un aula, o te toca un conteiner que te morís de calor o de frío, según la época del año. El pizarrón está apoyado en dos sillas y tenes que escribir despacio. El patio ya casi no queda porque está poblado de aulas containers que son de primaria y de secundaria”. “En esta escuela si llueve no se puede dar clases porque no se escucha nada y traspasa la humedad, son espacios sin ventilación”.

Siguen llegando las denuncias: “La primaria 81 desde marzo sin gas, los chicos comen empanadas de humita fría, escuela de jornada completa”.
Secundaria 14 en barrio San Juan, los docentes sin sala de profesores descansan en un pasillo mientras siguen las bajas temperaturas

Laura es docente en escuelas que son de la periferia de Morón, contaba que “desde el gobierno de Scioli, cuando se cambió la ley de educación, las viejas escuelas primarias de los barrios se fueron transformando y cambiaron sus estructuras con bajos presupuestos. Se construyeron paredes y los patios pasaron a ser compartidos entre las escuelas primarias y secundarias. Los preceptores o los equipos de orientación escolar no tienen espacios. Las y los docentes estamos hacinados, los estudiantes están hacinados en sus casas y también en las escuelas. Las condiciones edilicias llevan décadas de desinversión y son cada vez peores.

La subordinación del sindicato al gobierno del Frente de Todos, particularmente al gobierno de Kicillof, parece que no tiene límites, cuando se están vulnerando todos los derechos de niñez y trabajadores, como única medida llaman a suspender las clases, cuando deberían convocar urgente a asamblea y a organizar la fuerza de trabajadores de la educación, familias y estudiantes para pelear por presupuesto ya!

“De las 9 escuelas en las que estoy, 5 no tienen sala de profesores, ni biblioteca, ni bibliotecario; las que tienen orientación en naturales, no cuentan con laboratorios, lo que lleva a que los profesores desarrollen los experimentos (para enseñanza de sus materias ) en las aulas, con riesgo laboral y responsabilidad civil en las aulas; la mayoría de las escuelas no cuenta con espacios recreativos y muchos de los recreos los pasan en pasillos” contaba otra docente que se sumaba al intercambio.

Están planteando la necesidad de juntarse con las familias, docentes y estudiantes para organizarse. En algunas escuelas ya hablan de realizar “frazadazos” a modo de protesta. Se hace necesario poder confluir con los reclamos, y unificar las luchas de toda la comunidad educativa, frente al silencio cómplice de los sindicatos para imponer las medidas que necesitamos para pelear por nuestros derechos. Retomar el desarrollo de Comisiones de Seguridad e Higiene, organizarnos desde abajo para garantizar que se cumplan las demandas, garantizando condiciones de estudio y trabajo.

Desde La Marrón docente vienen planteando la necesidad de avanzar en un plan de obras públicas, bajo control de trabajadores y comunidad educativa, para resolver todos los problemas edilicios y construir las aulas y escuelas necesarias. Esto también respondería a generar puestos de trabajo genuinos para las familias de nuestros propios alumnos que se encuentren desocupados o bajo trabajos informales.

La realidad es que los edificios escolares, llevan décadas de desinversión. Las políticas de ajuste de los diferentes gobiernos, profundizada estos últimos años al calor del acuerdo con el FMI, ha llevado a una situación de crisis educativa. No son solo los bajo salarios que perciben los y las trabajadores de la educación, que deben tener entre 2 y 3 cargos para poder acceder a un salario que les permita llegar a la canasta familiar; a ellos se suman los nuevos contratos y la precarización a la que los llevan a quienes no tienen cargos titulares como los nuevos planes de ATR, que han contenido y sostenido a miles de estudiantes durante y post pandemia. Las viandas y alimentos que reciben en las escuelas no cumplen con los requerimientos mínimos nutricionales que necesitan niños, niñas y adolescentes en edad de crecimiento. Junto con la crisis social y económica que golpea a las familias de nuestros alumnos y repercute en la escuela.

La pelea por la escuela pública implica pelear por presupuesto, mientras en el distrito Nuevo Encuentro organización a la que pertenece el intendente Lucas Ghi, lanza una campaña por pagar la deuda con la plata de los que se la fugaron, desde La Marron se plantea plata para educación, salud, vivienda y educación y no para el FMI, no al reconocimiento de ese fraude y responder a las verdaderas prioridades que tenemos los trabajadores.

Te puede interesar: Asamblea abierta con Myriam Bregman: “Nosotros no queremos gestionar este sistema, queremos que la clase trabajadora sea la columna vertebral y la cabeza”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias