×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Las mujeres y disidencias en Mendoza y todo el país volvemos a las calles. No es una marcha más. Tenemos que estar, para decir: ¡Basta de femicidios! ¡Ni una Menos! ¡El Estado es responsable! Porque la crisis no la vamos a pagar nosotras y nosotres, ¡Vamos con las trabajadoras al frente!

Micaela Blanco MinoliConcejala de Lavalle/ Frente de Izquierda

Martes 2 de marzo | 19:08

Una nueva movilización en el día Internacional de la Mujer Trabajadora se acerca. El próximo lunes 8M, mujeres, jóvenes y trabajadoras se preparan para salir a las calles en todo el país. Mendoza no es la excepción. Tenemos que organizarnos y ser miles en las calles para gritar bien fuerte que no queremos ni una muerta más, y que el Estado es responsable.

Marchemos junto a las trabajadoras, que en nuestra provincia vienen dando pelea en distintos sectores y son un ejemplo de lucha. Junto a las obreras de la Cooperativa La Terre. Con las obreras vitivinícolas, las más ignoradas de la vendimia por parte del Gobierno pero que dicen basta y empiezan a organizarse, como desde hace muchos años no se veía. Junto a las repartidoras que se plantan contra Pedidos Ya, las jóvenes precarizadas de los bares y call centers, con las enfermeras y las docentes que están al frente de la defensa de la salud y la educación pública y se han movilizado por miles en los últimos días.

Los brutales femicidios como el de Úrsula Bahillo y Florencia Romano demostraron nuevamente la miseria de este sistema capitalista y patriarcal, gobierno tras gobierno nos demuestran que para ellos nuestras vidas no valen y que el Estado es responsable por cada piba que ya nos arrebatan.

¿Quién nos cuida de la policía?

Una de cada cinco mujeres en nuestro país fueron asesinadas por miembros de la policía y las fuerzas de seguridad. Las mismas fuerzas que reprimen a la juventud por expresarse en las calles, por pedir justicia por sus amigas o que tan solo rapea contra las injusticias en un parque y utiliza el arte como forma de expresión y de protesta.

Un vecino alertó al 911 lo que pasaba con Florencia Romano pero la policía cortó el llamado porque no protegen a las mujeres de los barrios populares, solo las persiguen. Pero por si fuera poco, en San Martín un grupo de pibas estaba pegando carteles por Ni Una Menos y la policía si llegó rápido para detenerlas, encerrarlas toda la noche en un calabozo e imputarlas por “dañar” paredes.

Desde diciembre exigimos que renuncien los responsables políticos del femicidio de Florencia, el jefe de la policía Roberto Munives es responsable y se dio el lujo de responsabilizar a la familia por los femicidios. Es igual a Sergio Berni que, junto a Kicillof, después del femicidio de Úrsula Bahillo hizo un acto, para decirle a la policía bonaerense asesina que lo “enorgullece”.

¿Hay justicia para nosotras?

En todos los casos de femicidios, la Justicia desestima denuncias previas, revictimiza y ampara a los femicidas. El juicio de Paula Toledo después de 17 años demostró que fue el propio Estado, con sus instituciones, el que se encargó de garantizar la impunidad y que de no haber sido por la mamá de Paula y las organizaciones en lucha no hubiese habido juicio.

El rol de la justicia de clase no sólo se puede ver cuando hablamos de violencia machista, sino también cuando las trabajadoras y trabajadores se organizan, tal es el caso de las obreras de La Terre que defienden sus puestos de trabajo y la fábrica que levantaron con sus propias manos, y las de sus compañeros trabajadores donde una jueza a través de un fallo escandaloso le concede el fruto del esfuerzo y la lucha de las trabajadoras a un empresario amigo del poder. O las trabajadoras de la educación imputadas por realizar un plenario de su sindicato.

Además, los diferentes gobiernos se han dedicado a desfinanciar los programas de atención y prevención contra la violencia de género.

El Estado es responsable

El presupuesto 2021 de Mendoza, votado por peronistas y radicales, contempla la irrisoria suma de $42 por mujer al año. La partida presupuestaria para la Dirección de Géneros y Diversidades tiene un recorte del 24%. Se destinarán 38 millones de pesos, el equivalente a lo que cobran los 86 legisladores y legisladoras en solo dos meses. De la mano también hay ajuste en educación, salud y desarrollo social, lo que se ve reflejado en salarios de miseria, escuelas que se caen a pedazos y un mal acceso a la salud pública para las trabajadoras y sus familias.

El mismo Alberto Fernández, que hace un mes decía que estaba “feliz de ponerle fin al patriarcado”, es duramente cuestionado por referentes feministas debido a que en la apertura de sesiones legislativas en el Congreso planteó generalidades para terminar con la violencia de género. Planteó que estamos frente a “un presupuesto trece veces mayor para la perspectiva de género” pero solo llega a los $149,5 anuales por mujer y anunció la construcción de 14 refugios, menos de uno por provincia. Ajustan a las jubiladas, recortan al AUH y se quitó el IFE. Parece una burla pero es una política que decide destinar recursos a pagar la deuda ilegítima y fraudulenta con el FMI y financiar las fuerzas represivas.

“Quiero proponerles que convirtamos a la lucha contra la violencia de género en una política de Estado y una política de la sociedad” dijo el presidente pero las mujeres ya convertimos nuestra lucha en una política hacia la sociedad. Marchamos, nos organizamos, nos ayudamos; es el Estado el que mira para otro lado, empobrece, precariza y nos persigue cuando lo necesita.

No, el patriarcado no se terminó. Por eso decimos que es el Estado el que legitima, reproduce y justifica la violencia machista, dejando a millones en la pobreza y en la precariedad, pegando esta situación doblemente sobre las mujeres, que se encargan de las tareas de cuidado y de mantener a las familias.

Necesitamos presupuesto para construir refugios, otorgar subsidios y créditos a tasa cero para la vivienda familiar de las mujeres víctimas de violencia de género, y licencias con goce de sueldos para las trabajadoras. Por eso seguimos peleando para que se trate en el Congreso y las legislaturas nuestro proyecto de Emergencia violencia de género

Este 8 de Marzo, hagamos temblar la tierra y al Estado por nuestros derechos. Te invitamos a marchar y organizarte con Pan y Rosas




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias